Hay quienes creen que debemos proteger a los niños de los males y los traumas de este mundo durante el mayor tiempo posible. Luego están aquellas personas que creen que hay que hacerles fuertes exponiéndolos a todo el terror y depravación posible. Pero la verdad es que es casi imposible anticipar el contenido potencialmente traumático que podrán ver nuestros hijos en las salas de cine o en casa hoy en día, sobre todo con tanta accesibilidad a todo gracias a internet.

Pero dicho esto, al ir en busca de las películas infantiles más traumáticas de la historia del cine para nuestra lista de hoy, nos dimos cuenta de que ya no las hacen como antes…

EL CARNAVAL DE LAS TINIEBLAS (1983)

A Disney le encantaba la oscuridad de los 80, así que decidió producir una adaptación de una historia de Ray Bradbury sobre el impacto de una feria de lo más inquietante cuando llega a una pequeña ciudad. Bradbury fue contratado como guionista, pero al final se tuvo que diluir la cosa cuando Disney se dio cuenta de que quizás había sido todo una mala idea. Hasta optaron por deshacerse de la banda sonora original por ser demasiado aterradora y se gastaron millones de dólares para grabar un sinfín de escenas nuevas para que el producto final fuera más apto para su público objetivo. La película fue un auténtico fracaso de taquilla y Disney hizo todo lo posible para ocultar la película y de hecho es casi imposible comprarla en DVD fuera de los EE.UU. Aun así, sin lugar a dudas, ha dejado una impresión indeleble en cualquier niño que la haya visto.

CRISTAL OSCURO (1982)

Imaginate la escena. Eres un niño de los años 80. Tu madre o padre se agacha en el videoclub y te pregunta: “¿Te gustaría ver una película de Jim Henson, ese hombre que creó Los Teleñecos, y de Frank Oz, el hombre detrás de Yoda?” Tus pequeños ojos se iluminan … hasta que llegas a casa y le das al play y ya es demasiado tarde. El CRISTAL OSCURO? La palabra oscuro no le hace justicia. En esta ocasión ni hemos podido decidir cual es la escena más aterradora ya que todo es espeluznante.

OREJAS LARGAS (1978)

Basado en la novela para adultos de Richard Adams, OREJAS LARGAS es quizás el mayor error que pueden cometer unos padres si la eligen para los más pequeños e inocentes de la casa. ¿Pero quién puede culparles? ¿Cómo lo iban a saber basándose en esa portada tan adorable? Pero la verdad es que en ningún momento se pretendía que esto fuera una película para niños. Lo que pasa es que es una película de dibujos animados sobre conejos, por lo que algún genio de marketing lo hizo parecer los 90 minutos más agradables que se podían pasar en familia.

Pero ya basta de explicaciones porque una imagen vale más que mil palabras…

 

CHITTY CHITTY BANG BANG (1968)

Y ahora una película de lo más divertida sobre un coche volador llena de canciones memorables pero, espera un segundo, ¿a quién se le ocurrió la idea del Cazador de Niños? Pregúntale a cualquier persona de treinta o cuarenta años qué película le causó más miedo de niño y estamos seguros de que casi todos harían mención de la actuación escalofriante de Robert Helpmann. Sin duda uno de los personajes que más miedo inculcó en niños y adultos en esa época. Muchas gracias por someternos a eso, papá y mamá.

LA MALDICIÓN DE LAS BRUJAS (1990)

Y acabamos con una cinta basada en una clásica historia de Roald Dahl, un peso pesado de la literatura infantil. LA MALDICIÓN DE LAS BRUJAS no muestra ni una sola gota de sangre pero aún así cuenta con unas de las escenas más espeluznantes. Anjelica Huston se quita la cara para revelar que en realidad es una vieja bruja aterradora y verrugosa. ¿Y cómo vamos a quitar de la cabeza ese momento cuando Luke (Jasen Fisher) se convierte en un pequeño ratón?…