Inquietante, asombroso, insufrible, falta de argumento o sangre sin sentido son esas palabras de los dos lados del espectro que muchas veces oímos o leemos cuando se trata de películas del subgénero conocido como la de gore o splatter. Los orígenes del género gore se remontan en la historia hasta finales del siglo XIX cuando nació “Le Théâtre du Grand-Guignol”, pero el primer pionero de ese fenómeno en el mundo de cine fue Herschell Gordon Lewis, conocido como “El Padrino del Gore” cuando se estrenó BLOOD FEAST en 1963; la cinta considerada por muchos como la primera película gore de la historia.

Dos décadas más tarde, llegó un nuevo término, el de cine splatter, que fue adoptado por George A. Romero para describir su película ZOMBI, una cinta que logró popularizar el género resultando en una creciente popularidad de películas de lo más visceral durante los años 80. Con tanta violencia en las pantallas en dicha década, fue creado el consejo de clasificación de la MPAA y, como resultado, varias películas gore sufrieron cortes, con la excepción de VIERNES 13 y sus gráficas escenas de violencia.

Hoy queremos rendir homenaje a la década dorada para el cine de terror, así que agarra tu bolsa de mareo, porque empezamos con nuestra lista de algunas de las películas más violentas y gráficas de los años 80.

LOS OJOS DE UN EXTRAÑO (1981)

Un psicópata violador y asesino siembra el pánico en la ciudad. Sin saberlo, una joven ciega se convierte en su próxima víctima. Inicialmente lanzado con gran parte de la violencia eliminada, un posterior lanzamiento en DVD restauró el gran trabajo del mago de los efectos especiales, Tom Savini.

Una combinación entre LA VENTANA INDISCRETA y NAVIDADES NEGRAS, la película presenta a una heroína inteligente y la atención que presta Savini a los detalles más mórbidos está muy presente con cortes de gargantas, apuñalamientos y muchos más momentos muy difíciles de soportar. No recomendado para pusilánimes, enfermos del corazón o embarazadas.

PESADILLA MORTAL (1981)

Promocionada en muchos países como “la película de terror prohibida en Inglaterra por Margaret Thatcher”, PESADILLA MORTAL es contada desde la perspectiva del propio asesino, George, un hombre que sale de un hospital mental ya que sus médicos creen que ya está curado. Pero paulatinamente se irá sumergiendo en una espiral de locura al recordar su sangrienta infancia.

George está empañada por una sordidez de lo más oscura y resulta muy fascinante y a la vez inquietante verle literalmente salivar ante sus “exquisitas” víctimas en ciertas escenas. El baño de sangre final es particularmente memorable. La película también es muy recordada por la polémica que hubo cuando la prensa sugirió que Tom Savini estaba detrás de los efectos especiales, una afirmación que Savini desmintió reiteradamente.

EL DESTRIPADOR DE NUEVA YORK (1982)

Del maestro Lucio Fulci, esta película marcó un cambio radical de tono para el ya que aquí le vimos optar por rodar un proyecto bastante más tradicional y muy cercano al giallo tan famoso en su país de origen.

Un maníaco y misógino asesino está sembrando el pánico entre las mujeres de la ciudad de Nueva York. El talludo teniente de policía Fred Williams tratará de dar caza al asesino “Pato Donald” con la ayuda del profesor universitario Paul Davis, quien pronto descubrirá que se hayan tras la pista de una persona con una inteligencia fuera de lo común.

Rebasando los limites en cada escena que el malsano asesino empuña un objeto afilado, EL DESTRIPADOR DE NUEVA YORK no dejará indiferente a ningún espectador que descubra o revise una de las películas más violentas y memorables de todos los tiempos.

EL ASESINO DE LA ISLA (1982)

En las primeras horas de una fría mañana, dos parejas se levantan y comienzan los preparativos para unas largas y esperadas vacaciones. Ninguno espera que el terror les está esperando en la isla que han elegido para pasar las vacaciones. Sólo uno de ellos conoce la existencia de “el asesino”, creyendo hasta esa mañana, que sólo vivía en las oscuras regiones de sus pesadillas.

No tenemos muchas oportunidades de ver al asesino en la pantalla, lo cual es una pena porque el diseño del monstruo en cuestión es sublime. Y aunque es cierto que no llega a ser otro slasher sobrenatural del montón, el antagonista y unos momentos realmente difíciles de soportar como espectador lo hacen imprescindible para cualquier fan del cine gore. Y, de hecho, comparte mucho en común con PESADILLA EN ELM STREET 3: LOS GUERREROS DEL SUEÑO, una de las películas más queridas de la saga Elm Street.

NEKROMANTIK (1987)

Censurada y prohibida en muchos países, NEKROMANTIK es una enfermiza producción que presenta de forma muy explicita el lado obscuro, vil y grotesco del ser humano a través de un tema tan perverso y controversial: la de necrofilia.

Rob, un perturbado empleado de la morgue, se apodera de cuerpos de víctimas de accidentes de tráfico, robando sus ojos, pies y dedos para llevárselos a su “adorada” novia Betty, otra enferma necrófila que los almacena cuidadosamente en jarros de cristal. Rob y Betty se convierten en expertos necrófilos cuando Rob trae a casa el cadáver podrido de la víctima de un disparo y hacen el amor con el cuerpo en un auténtico y macabro trio. Desafortunadamente a Rob le despiden de su trabajo, dejándolo sin más material para sus horripilantes juegos… Betty rabiosa, lo abandona llevándose a su putrefacto amante.

Desde el primer instante, Jörg Buttgereit no deja la polémica de lado mostrando su amor por el arte visceral y transgresor. Los efectos son de lo más efectivos a pesar del extremadamente reducido presupuesto con el que se contaba ya que usaron intestinos de animales y ojos de cerdos reales…