Antiguamente se investigaron prácticamente todas las píldoras, ungüentos y sueros en células y animales cultivados en laboratorios, pero el tiempo está cambiando y la gente se va haciendo más exigente, prepotente y competitiva, por lo que hay más ensayos clínicos de lo que se cree realizados en seres humanos.

No hay mejor influencia que la vida real y por ello cada vez vemos más películas evidenciadas en casos de ciencia escandalosamente infligidos a víctimas involuntarias o los mismos científicos arriesgando la temeridad de sus investigaciones, con resultados y experiencias muy inquietantes.

Para satisfacer tus necesidades de terror, DARK os receta la siguiente lista de películas sobre experimentos perturbadores no aptos para aquellos con síndrome de bata blanca:

SYNCHRONICITY (2015)

Esta desafiante película de cine de ciencia ficción negro es un buen ejemplo de cómo llegar muy lejos con poco presupuesto y mucha creatividad.

SYNCHRONICITY sigue al físico Jim Beale (Chad McKnight) quien está dispuesto a ser conejillo de indias para comprobar que efectivamente su máquina abre un atajo a través del espacio y el tiempo hacia otras dimensiones.

Es cierto que el mercado está más que saturado con películas de viajes en el tiempo y a universos paralelos pero SYNCHRONICITY destaca gracias al elenco de primera categoría, en especial la química entre Brianne Davis y Chad McKnight, y la gran capacidad del escritor/director Jacob Gentry de despistar a su audiencia, inyectando una sobredosis de intriga en el asunto.

Con su guión perfectamente estructurado, Gentry encuentra una fórmula que sirve de aliciente para volver a ver su obra maestra una y otra vez.

FRANKENSTEIN (2015)

Bernard Rose reinventa esta historia clásica para la nueva generación resaltando los peligros de las tecnologías de clonación que, desgraciadamente, son más cercanos a la realidad de lo que pensamos.

Mientras Rose se mantiene bastante fiel a la novela original de Shelley, las características físicas del monstruo se desvían un poco de lo que estamos acostumbrados para encajar con las tecnologías de hoy, dejando el look clásico de un monstruo por un chico inmejorable hasta que todo empieza a cambiar a peor con la apariencia de manchas cancerígenas: la perfecta analogía de una enfermedad destructiva que le está comiendo a Adam por fuera, y sobre todo, por dentro. Otra novedad implementada por Rose es que Adam sea prácticamente invencible dando un giro nunca antes visto en la historia de Frankenstein.

Son las adaptaciones de esta variedad las que siguen manteniendo al monstruo de Frankenstein vivo casi dos siglos después de la obra maestra original.

EL INSTITUTO ATTICUS (2015)

El largometraje debut del director Chris Sparling, EL INSTITUTO ATTICUS, fue uno de los mejores relatos sobrenaturales del 2015, funcionando mil veces mejor que cualquier otro “Shockumentary” gracias a su enfoque en el elemento médico de lo sobrenatural cuando un pequeño laboratorio de psicología en Pennsylvania se convierte en el hogar del único caso de posesión confirmado por el gobierno.

Utilizando fotografías de archivo y entrevistas terroríficamente convincentes, Sparling forja un asombroso sentido de la autenticidad. William Mapother es fantástico como director del equipo médico, pero es Rya Kihlstedt quien es realmente asombrosa como Judith, donde su timidez y soledad no podrían ser más inquietantes.

Mientras la película tiene sus momentos de susto, está claro que lo que más le interesaba a Sparling era crear una historia absorbente y sustancialmente creíble, cosa que consiguió con creces.

THE HUMAN RACE (2013)

Muy similar a películas como BATTLE ROYALE y EL EXPERIMENTO BELKO, THE HUMAN RACE transporta a cien individuos aleatorios de todo el mundo para participar en una carrera de muerte. Lo que la diferencia de las películas antes mencionadas, es que todos los concursantes padecen de diferentes capacidades y discapacidades físicas: un chico con una sola pierna, una mujer sorda, otra con embarazo avanzado. Cada personaje tiene el mismo objetivo, sean cuales sean sus circunstancias.

Ciertas sorpresas inesperadas a lo largo del camino mantienen al público en el borde de su asiento, con unos momentos gore inolvidables, todo rematado con un final espectacularmente innovador. Muy recomendable.

LÍNEA MORTAL/ENGANCHADOS A LA MUERTE (1990/2017)

Mientras las anteriores películas igual no os suenan tanto, vamos a dar fin con una de las películas más míticas sobre experimentos humanos. Kiefer Sutherland, Julia Roberts y Kevin Bacon interpretan a un grupo de estudiantes de medicina quienes están dispuestos a desafiar a la muerte y perfeccionan un cóctel “casi” letal de fármacos que provocan un estado temporal de muerte para ser traídos de vuelta a la vida para contar lo que han visto.

Siendo médicos tan innovadores y presumidos, les vence la curiosidad y cada vez están más dispuestos a arriesgar su vida para destacar más que sus compañeros. Diseccionando los pecados más profundos y oscuros de los protagonistas, Schumacher y el escritor, Peter Filardi, consiguen forjar un terror psicológico realmente estremecedor.

Ahora, transcurridos 27 años, podremos disfrutar de una reinterpretación de Niels Arden Oplev, quién confiesa que será una versión mucho más vanguardista y realista que la original, con un cameo de Kiefer Sutherland incluido, aunque no está nada claro si es el mismo papel de Nelson.

Hablando con Dark, Arden Oplev comentó que decidió aceptar el reto de hacer una reinterpretación ya que para él “la película original no es una obra maestra a pesar del estado de culto que ha poseído durante tanto tiempo”, y nos asegura que “los fans del original apreciarán esta versión moderna que ha creado y su visión no quitará nada de prestigio a la original de Schumacher.” Sea lo que sea, es un remake que morimos por ver.

¿Qué películas añadiríais a la lista? Háznoslo saber en Facebook o Twitter.