¿Hay algo más aterrador que enamorarse? Tu corazón empieza a latir a todo motor; sientes un nudo en la boca del estómago: la palabra dormir ya ni existe…

Al igual que los sentimientos que experimentamos cuando florece el amor, ver una película de terror también tiene el mismo efecto; ambos suponen un gran salto hacia lo desconocido. Entras a ciegas, y lo único que puedes hacer es rezar para estar sano y salvo. Por supuesto, estamos de broma pero lo cierto es que el romance y el terror han ido juntos como clavo y martillo en la gran pantalla desde siempre y seguirán así hasta que la muerte les separe y mas allá.

Con esto en mente, aquí en DARK queremos hacer un repaso a algunos de los mejores títulos de terror con cierto toque romántico que ningún amante del cine de terror se debe perder el próximo 14 de febrero para pasar un Día de San Valentín aterrador…

LA MUJER PANTERA (1942)

La primera de una serie de cintas de terror de lo más elegante producida por Val Lewton en los años 40 (incluyendo YO ANDUVE CON UN ZOMBIE y EL HOMBRE LEOPARDO), LA MUJER PANTERA cuenta una historia clásica sobre una joven serbia, Irena, que está convencida de que es la descendiente de una raza de personas que se convierte en gato cuando se excitan sexualmente. Sexo, romance y humanos transformándose en gatos: ¿qué más se podría pedir en una película de terror romántico?

DEMENCIA (1979)

Sin duda la joya más polémica de Joe D’Amato, DEMENCIA empieza cuando la prometida de un taxidermista muere a causa de un malintencionado conjuro, debido a una sesión de brujería fallida practicada por su mayordoma un tanto celosa. Afligido por lo ocurrido, el hombre desentierra el cadáver de la chica y decide disecarlo para poder vivir a su lado eternamente.

Y por si eso te parece poco, como él la sigue amando, para demostrárselo se dedica a asesinar a cualquier mujer con la que se involucre. Poco a poco, se convierte en un demente sin cordura alguna, que realiza cualquier acción (tortura, violación, mutilación, descuartización…) con tal de que nadie descubra su “secreto”.

All you need is love … ¿o no?

RED, WHITE AND BLUE (2010)

Moralmente complejo y cargado de emociones y sentimientos auténticos, el británico Simon Rumley cuenta una despiadada historia de amor incondicional en un mundo sin esperanzas. Marc Senter interpreta a Franki, un joven con aspiraciones a convertirse en estrella del rock que cuida de su madre enferma y que lleva largo tiempo separado de su novia. Una noche de borrachera, comparte con sus amigos a la joven Erica para descubrir más tarde que tiene VIH positivo. Para los ojos de Franki, sólo hay una persona a la que culpar.

Una historia de amor por un lado y un slasher de venganza por otro, RED, WHITE AND BLUE es una historia implacable de destrucción y violencia.

ENTERRANDO A MI EX (2014)

Un subgénero que es particularmente complicado de acertar es el que mezcla la comedia y el romance con los zombis pero la última comedia cadavérica del gran Joe Dante, ENTERRANDO A MI EX lo logra con creces.

Basado en el corto del mismo nombre de Alan Trezza, Anton Yelchin interpreta a Max, un “friki” de veinte años cuyo romance con su chica de ensueño toma un giro inesperado cuando su ex novia muerta regresa de entre los muertos y piensa que están saliendo todavía. Tiene todos los elementos que uno espera encontrar de una “Rom-Zom-Com”: Te asustará, te emocionará, pero sobre todo te hará reír.

THE TRANSFIGURATION (2016)

Esta ópera prima del escritor / director Michael O’Shea THE TRANSFIGURATION relata un cuento conmovedor y enfriador con un elemento de amor entre dos marginados al más puro estilo de películas como DÉJAME ENTRAR. Sigue al adolescente Milo, que vive sólo con su hermano mayor. Víctima del acoso escolar, él busca el consuelo en un hobby bastante poco ortodoxo: el vampirismo, que ha aprendido gracias a su colección extensa de películas del vampiro.

Con una química mágica entre Eric Ruffin y Chloe Levine y un guión meticuloso, ésta es la película perfecta para los que prefieren su terrores más auténticos posibles.