Las películas de criaturas acuáticas con un hambre feroz nunca pasan de moda. Desde que el entonces director emergente Steven Spielberg nos aterrorizó con TIBURÓN en 1977, nuestras acuafobias han sido explotadas hasta la saciedad en la cartelera y más aun en casa aunque en este último caso pocas han llegado a saciar nuestra ansiedad para ver una buena película  que se atreve a navegar por las aguas más infestadas.

Hemos intentado separar lo bueno delo malo y si estáis con ganas de meteros en aguas turbulentas, llenas de todo tipo de criaturas marinas, no os perdáis esta selección de películas de terror más profundo del océano.

THE HOST (2006)

Bong Joon Ho está en boca de todos ahora con el éxito rotundo de OKJA, pero THE HOST fue igual de fascinante y emocionante que mezcla un popurrí de géneros: thriller de terror, sátira política, comedia familiar y melodrama conmovedor. THE HOST relata una historia en la misma línea del propio Spielberg sobre una monstruosa criatura mutante que rapta a la hija del dueño de un quiosco que vive felizmente a la orilla del río. Mientras el ejército fracasa una y otra vez en sus intentos de destruir al monstruo, este hombrecillo anónimo y su familia intentan recuperar a su hija. Prácticamente imprevisible durante sus dos horas, THE HOST no deja de sorprender, aterrorizar y hacernos reír con su sentido del humor de lo más torcido.

 

 

EL TERRITORIO DE LA BESTIA (2007)

Inspirada en el hecho real de “Sweetheart“, un gigantesco cocodrilo que atacaba embarcaciones en Australia a finales de los años 70, esta aventura pasó muy desapercibida, por razones que aun no entendemos, y fue lanzada directamente a DVD. Dirigida por Greg McLean (WOLF CREEK) y protagonizada por Radha Mitchell, Michael Vartan y un “antes-de-AVATAR” Sam Worthington, EL TERRITORIO DE LA BESTIA sigue a un grupo dispar de turistas que se ven cazados por un descomunal cocodrilo salvaje en el interior de Australia. Mientras que el guión de McLean quizás no sea su mejor material, consigue mantener una sensación de tensión constante, apoyado por el concepto ingenioso de aislar a los turistas en un islote que poco a poco va desapareciendo por la marea creciente convirtiéndoles en presa fácil para la bestia.

 

BAIT (CARNADA) (2012)

Esta película de Kimble Rendall (CORTEN) contó con un presupuesto de 20.000.000 de dólares y ha supuesto uno de los esfuerzos de producción más importantes en la historia del cine australiano, y se nota…

Aunque en papel la idea puede parecer absurda no, lo siguiente, ocurre todo lo contrario. El resultado es cine de puro consumo rápido pero está rodada con unas auténticas actuaciones y un dinamismo que sirven de cebo ideal para engancharos desde el primer momento:

En una ciudad costera, unos delincuentes atracan un supermercado cuando, de repente, son sorprendidos por un tsunami que inunda la ciudad. Los supervivientes quedan atrapados y pronto descubren que la inundación no es la peor de sus preocupaciones, sino lo que el tsunami ha traído desde las profundidades del océano, un grupo de hambrientos tiburones.

 

DEEP BLUE SEA (1999)

El maestro del cine de acción de los años 90, Renny Harlin (MAXIMO RIESGO, LA JUNGLA 2) vuelve al terror después de PESADILLA EN ELM STREET 4 con una mezcla bien equilibrada de TIBURÓN, ALÍEN y ATRACCIÓN DIABÓLICA. Rodada con la misma energía que sus mejores películas taquilleras de acción, DEEP BLUE SEA funcionó en mayor parte por no presumir de ser ni demasiado inteligente, ni demasiado tonto, y el asombroso reparto coral de caras conocidas mantenía a los espectadores contentos aunque es verdad que los auténticos protagonistas de esta película son los tiburones, quienes aparecen en los escenas más espectaculares.

Toda la película transcurre en una base submarina donde se realizan experimentos con tiburones Mako, violando los códigos éticos, para conseguir una cura al Alzheimer. Sin embargo, una tormenta hace que los escualos (modificados para resultar más inteligentes y más rápidos) escapen y den caza a los científicos y el resto del personal de las instalaciones.

Como muchos ya sabréis, Syfy ya está rodando una secuela en la Ciudad del Cabo 18 años después del original y será dirigido por Darin Scott (DARK HOUSE) y protagonizada por Michael Beach (ABYSS) y Danielle Savre (“Heroes”).

 

BLACK WATER (2007)

También basada en hechos reales, el debut del cineasta Andrew Traucki, BLACK WATER, no deja al espectador ni un momento para tomar un respiro, rematándolo con un final inesperado que desafía todas las reglas del libro de este subgénero.

Grace, su novio Adam y Lee, su hermana pequeña, pasan las vacaciones en el norte de Australia. Acompañados por Jim, un experto guía local, deciden adentrarse en un pantano. De repente, su barca se vuelca y, en medio de la confusión, Adam desaparece sin dejar rastro. Desorientados y exhaustos, los tres inexpertos excursionistas tendrán que luchar por la supervivencia.

¿Conseguirán salir ilesos del pantano? Solo hay una forma de saberlo. Viéndola aquí en Dark a partir del 23 julio.

 

EL ARRECIFE (2010)

Y seguimos con otra película de Traucki ya que no se quedó tranquilo con hacer solamente una película sobre la madre naturaleza, y acabó haciendo una trilogía: BLACK WATER, EL ARRECIFE y THE JUNGLE (LA SELVA). Todo un exitazo en la sección Fantàstic Panorama de Sitges en 2010, EL ARRECIFE llegó a disfrutar de un éxito rotundo por todo el mundo y muchos la consideran como la película que más se acerca al podio de TIBURÓN, que ya son palabras mayores.

La película sigue a la tripulación de una embarcación que navega por la gran barrera de coral “Great Barrier Reef”, pero su embarcación vuelca y los amigos deciden nadar hasta la costa todos juntos…. Sólo que hay un gran tiburón blanco acechando cada movimiento.

Con un gran trabajo de cámara submarina, acción de tiburón real, y grandes momentos de tensión, ésta es una película para todos los fans de películas de tiburones voraces.

 

TIBURÓN (1975)

Hemos dejado al Rey del océano para el final. Más de 40 años desde su estreno en cines, TIBURÓN sigue siendo la película de referencia en su subgénero, tanto para la vieja como para la nueva escuela. Roy Scheider interpreta al más que conocido Martin Brody, el jefe de policía que se une a Quint (Robert Shaw), un veterano cazador de tiburones y a Matt Hooper (Richard Dreyfuss) un oceanógrafo de lo más ambicioso para encontrar y matar a un gran tiburón que está asesinando brutalmente a los bañistas de la hasta entonces tranquila Isla de Amity.

Si eres uno de los pocos navegantes que todavía no ha subido a bordo del Orca ¿A qué esperas?