Después de su debut en el Festival FANT de Bilbao el pasado 7 de Mayo, la película NOCTEM de Marcos Cabotá ha vuelta a dejar su huella en la V Edición del Festival Internacional de Cine Fantástico Nocturna Madrid donde, por primera vez, DARK participa como colaborador.

Inspirada en hechos reales que experimentó el actor Adrián Lastra, NOCTEM mezcla el subgénero “Found Footage” con escenas más convencionales para relatar cómo Adrián Lastra y Esteban Piñero (interpretándose a sí mismos) llevan un año desaparecidos. La policía se encuentra en un punto muerto a pesar de haber encontrado sus pertenencias en Cozumel, una isla a veinte kilómetros de la Riviera Maya. Álex, un amigo en común de ambos, consigue hacerse con sus teléfonos móviles, los cuales utiliza para iniciar una investigación paralela. A pesar de que sus amigos siguen en paradero desconocido, Álex tiene otras inquietudes….

Con motivo de la reciente proyección de NOCTEM en Nocturna, Lastra, Piñero y Cabotá han compartido con DARK la aterradora historia real que sirvió como ímpetu para la película y los desafíos que implicaba rodar con la gran mayoría de los actores interpretándose a sí mismos…

DARK: Adrián, NOCTEM está basada en algunos fenómenos sobrenaturales que experimentaste de primera mano.

Adrián Lastra: Sí. La verdad es que la secuencia principal de la película es el vídeo real de lo que me sucedió en casa. Lo que sucedía realmente es lo que documentó Marcos Cabotá que es que por la noche sucedían varias cosas. Se escuchaban como golpes y ruidos y, al principio, pensaba que sólo se trataba de mi gato pero, luego, al hablarlo con mi pareja yo decía, “¡Hostia! Esto no es.” A mí me daba mucho miedo y no quería aceptarlo porque pensar que era algo sobrenatural me creaba mucha ansiedad y no conseguía dormir. Luego cuando envié el vídeo a Basty (Esteban Piñero) me decía que era todo sugestión. Yo desde pequeñito, siempre hacía una cosa. Era híper masoca y eso nunca se lo he dicho a nadie. Cuando vivía en casa de mis padres en Vallecas, llegaba a casa después de tomar una coca cola con mis amigos por la noche, me ponía en el soportal muy grande como de 100 metros, y miraba a la oscuridad y forzaba mi imaginación a ver algo. Fíjate si era masoca.

Basty: Cuando me lo contaba, la casa es en un edificio ya viejo, entonces le decía que tenía que ser una cosa normal como las tuberías o así.

DARK: ¿Pero te pasó sólo una vez o varias veces?

AL: No. No. No. Varias veces. Hubiera sido demasiada coincidencia que me pase una vez y justo pude grabarlo con mi móvil. Y grabé con todo mi pesar porque no quería grabar. De hecho, yo estaba sólo en casa porque los fines de semana mi pareja siempre trabaja. Me acuerdo que yo venía de tomar una cerveza con un gran amigo mío de Madrid y eran las tres y media de la mañana. Yo estaba en la cama y empecé a escuchar cosas y decía, “¡No puede ser, tío¡” y por cojones, es una cosa que no me voy a olvidar en mi vida, me puse a grabar todo. Cuando me fui para la puerta, no veía nada y era todo de angustia y ansiedad, pensando que iba a pasar algo y siempre he tenido la sensación de que si viera algo en mi vida real, me podría dar un infarto. Mi mayor terror es …. ¿Has visto la película THE RING? Pues, si alguien como esta niña vestida de blanco me da un susto así en la vida real, me muero; me da un infarto o me trago la lengua. Y eso que me encantan las películas de miedo. Por eso te digo que soy súper masoca. Tampoco puedo con el sonido que hace el niño en LA MALDICIÓN. Y encima, esto es un sonido que se utiliza para calentar la voz cuando vas a clase de canto. Te dicen, “Venga. Va. Vamos a relajar las cuerdas.” Y todos empiezan a hacer ese sonido y pienso, “Hostia, que parezco el niño chino ahora mismo…”

DARK: Y a raíz de lo que grabaste, cómo llegó a convertirse en película?

Basty: Yo estaba con Marcos un día y fuimos a ver el concierto de un amigo en el Hard Rock en Madrid y Adrián me llamó para contarme como le había vuelto a pasar lo mismo. Entonces, como estaba con Marcos le comenté lo que le estaba pasando a Adri y me decía, “¡Venga ya!”

Marcos Cabotá: Pensaba que era un zumbado. Ya sabes, a estos actores de método se les va la pinza. Pero Basty siempre lleva sus casquillos para hablar por teléfono y entonces me puso el vídeo con los cascos y cuando la vi le dije, “Pues no es tan tontería como pensaba”. Y desde ese momento siempre le preguntaba a Marcos que tal Adri y su casa. Había temporadas mejores y otras peores y luego ya cuando le conocí le comenté de cómo me había enseñado Basty el vídeo y empezamos a hablar de ¿qué debe ser esto?

Pero sí, el video que me enseñó Basty en ese pasillo oscuro llama mucho la atención. Hay un silencio que no es un silencio. Hay una sombra que no es una sombra. Puede ser perfectamente la imaginación y probablemente ha sido el producto de la imaginación pero esa imaginación, más todo lo que le ha pasado a Adrián que, gracias a Dios, yo no he vivido, se fue sumando y pensé que lo mejor sería intentar romper esa bola creando esta fantasía o esta historia alrededor.

DARK: Y cuando se toma la decisión de hacer la película sobre el terror que has estado pasando, Adrián, y encima que vas a hacer el papel de ti mismo, como reaccionaste?

AL: Por supuesto, al principio había dudas sobre el hecho de que tenía que ser yo y que tenía que ser la casa, sobre todo por las inseguridades de interpretarte a ti mismo. Me parecía muy complicado porque pensé que siempre iba a querer interpretar en vez de ser yo mismo. Pero, al fin y al cabo, aunque lo había estado pasando mal, para mí era una cosa más naif. No es como “han matado a mi madre y vamos a hacer una peli sobre esto”. Eso ya sí que hubiera sido mucho más complicado. Al final, lo que hemos hecho ha sido mucho más una película de fantasía y de terror que creemos que no defraudará a los fans de ese género…