Estamos experimentando un momento decisivo para el cine de terror y prueba de ello es que el remake de IT de Andy Muschietti se convirtió en la película de terror más taquillera de la historia el año pasado. Pero, a pesar de tales éxitos en las salas de cine, hará falta mucho más que eso para silenciar los suspiros cada vez que se lee una noticia sobre otro remake más que pasará por la cartelera. Todos sabemos que no todos los remakes son malos pero lo que sí es cierto es que se ha convertido en una práctica tan común que el consenso general hoy en día entre los detractores es que Hollywood no se atreve a arriesgarse con propuestas innovadoras, optando por la ruta segura que consiste en sacar el máximo beneficio con productos de eficacia comprobada.

En el lado opuesto del espectro, los defensores de las nuevas versiones te dirían que algunas de las mejores películas de terror de hecho son remakes. Y razón no les faltará. Películas como LA COSA (1982) y LA MOSCA (1986) son ejemplos que desde luego consideramos como remakes que superaron a los originales con creces.

Pero LA COSA y LA MOSCA se estrenaron en le época dorada de los años 80 cuando entonces no había tanta oposición ni tanta tendencia de recrear cosas ya vistas anteriormente. La cosa se cambió al entrar al siglo XXI y es que ha habido tantos remakes durante los últimos 18 años que no nos sorprende que la mayoría de la gente crea que ya es hora de que el fenómeno de los remakes llegue a su fin. No obstante, sí que ha habido unos pocos ejemplos que nos han sorprendido gratamente, así que hoy en DARK hemos recopilado una lista de nuestra selección de lo que creemos que son los mejores remakes que han visto la luz del día desde el inicio del nuevo siglo…

EVIL DEAD (2013)

Sam Raimi siempre será venerado por los fans del terror gracias a su ejemplo sin parangón de cine de bajo presupuesto, POSESIÓN INFERNAL, que en realidad fue una adaptación de su propio cortometraje “Within the Woods”.

Tras el éxito de una serie de secuelas ya de culto, en 2013 Raimi y Bruce Campbell decidieron que ya había llegado el momento de rehacer la película original en vez de seguir la saga con una cuarta entrega.

El hombre que eligieron para el reto fue el director uruguayo Fede Álvarez, quien tomó la estructura básica del original pero la adaptó para reflejar los tiempos modernos. Y el resultado final acabó siendo mucho más serio que las entregas anteriores, aportando una intensidad implacable nunca antes vista en el mundo creado por Raimi. Álvarez también ha adoptado la sensatísima decisión de confiar en los efectos prácticos y el maquillaje para conseguir un tono de lo más realista. El director usó más de 250,000 litros de sangre falsa para una sola escena.

Resumiendo, Alvarez usó todos los recursos posibles para tomar todos los elementos que hicieron que la película original fuera tan memorable y, para sorpresa de muchos escépticos, las mejoró.

AMANECER DE LOS MUERTOS (2004)

Antes de labrarse un nombre como un director de cómics con películas como 300 y LIGA DE LA JUSTICIA, Zack Snyder su primera oportunidad llegó en el género de terror. Dirigiendo una película basada en todo un clásico de George A. Romero, Snyder tomó el concepto básico pero aumentó la intensidad por las nubes llevándola más hacia el género de acción.

La película entra en el caos zombie de cabeza cuando una inexplicable plaga ha diezmado la población del planeta. En Wisconsin, un variopinto grupo de personas que han escapado a la plaga, tratan de salvar la vida refugiándose en un centro comercial, donde deben aprender no sólo a protegerse de las hordas de zombies, sino también a convivir.

Snyder incorpora zombies que son rápidos, muy eficaces en grupo e implacables a la hora de desmembrar los seres vivos. Snyder nunca deja tiempo para tomarse un respiro y los efectos de maquillaje y gore son soberbios. Y por supuesto, gozar de un guión escrito por un tal James Gunn (SLITHER: LA PLAGA, GUARDIANES DE LA GALAXIA) es la guinda de un pastel de lo más apetecible.

DÉJAME ENTRAR (2010)

DÉJAME ENTRAR fue una adaptación de la película sueca de 2008 LAT DEN RATTE KOMMA IN. Con tan sólo dos años entre el estreno de las dos, no es el remake más rápido que se ha hecho en Hollywood pero si en nuestra lista. Esta adaptación de Matt Reeves (EL AMANECER DEL PLANETA DE LOS SIMIOS, LA GUERRA DEL PLANETA DE LOS SIMIOS) es una fiel reproducción de las originales, que en este caso jugó muy en su favor. Al centrarse en la relación entre los dos protagonistas, al igual que la versión de Tomas Alfredson, pudimos disfrutar de una historia de lo más elegante sobre la infancia, la amistad y el amor, y por supuesto, el vampírismo.

THE RING (LA SEÑAL) 2002

Basado en RINGU, una película japonesa estrenada en 1998, por lo general, esta nueva versión no se aleja demasiado de los pasos de la película original. Pero lo que hace que esta nueva adaptación se diferencie de su predecesora es el hecho de que Samara, la niña de todas nuestras pesadillas, disfrutó de mucho más tiempo en pantalla. Con su piel pálida y su largo cabello negro tapando su rostro, Samara es capaz de matar a sus víctimas asustándoles sin más. Aún hoy en día, el momento en que sale de un televisor es una de las escenas más memorables y mas terroríficas jamás rodadas. El director Gore Verbinski logró crear un thriller de lo más intenso, atmosférico y lleno de suspenso, intensificado por una actuación de diez de Naomi Watts. Y todo eso en una película que acabó obteniendo una calificación de PG-13 en los EE.UU.

LAS COLINAS TIENEN OJOS (2006)

Cuando se estrenó la versión original de LAS COLINAS TIENEN OJOS de Wes Craven en 1977, muchos críticos la describieron como brutal y desagradable, y hasta recibió la calificación X debido a su contenido violento. La versión original de la película ha resistido muy bien el paso del tiempo gracias a sus actuaciones auténticas de artistas como Michael Berryman y James Whitworth y todavía es una premisa plausible en nuestra sociedad actual.

El director francés Alexandre Aja (ALTA TENSIÓN) tuvo la oportunidad de dirigir el remake bajo la supervisión del propio Wes, que participó como productor en el proyecto. Aja optó por tomar el concepto básico de la película original e incorporar todo ese daño que las pruebas nucleares podrían tener en el cuerpo humano usando unos increíbles efectos protésicos y maquillaje. Lo que más le interesaba a Aja era hacer que la audiencia se preocupara plenamente por esa familia estadounidense con el propósito de conseguir destrozarnos luego con unos asesinatos de lo más macabros.

Aja no se anduvo con rodeos y logró lo que se propuso: perturbarnos hasta la médula.