El cine de terror suele sembrar más miedo cuando tocan temas con los que nos podemos relacionar; sobre todo si las historias transcurren en ambientes aterradoramente familiares, llenos de objetos muy cotidianos que todos tenemos o hemos tenido en nuestras propias casas. Por consiguiente, películas de culto como POLTERGEIST, POSESIÓN INFERNAL y una larga lista de filmes del estilo de los años 70 y 80 marcaron una tendencia de dar vida a una amplia variedad de objetos inanimados para asustarnos hasta la médula. Pero curiosamente, a pesar de lo aterradores que fueron, resultaron quizás más acogidos entre los fans del terror otros objetos supuestamente sin vida, que provocaban más risas que pavor.

Para celebrar ese subgénero que aún sigue muy vivo, sobre todo gracias a un tal James Wan, hemos recopilado una lista de alguno de nuestros objetos (in)animados favoritos.

TRILOGÍA DEL TERROR (1975)

Muñecos asesinos han sido omnipresentes durante décadas. Lo primero que viene a la mente es nuestro amigo fiel “hasta el final”, Chucky, o la pandilla de siniestros títeres en PUPPET MASTER – LA VENGANZA DE LOS MUÑECOS, pero para nosotros, los muñecos más memorables protagonizaron el segmento final del telefilm TRILOGIA DEL TERROR dirigido por Dan Curtis.

En este segmento Karen Black se mete en la piel de Amelia, una chica que no puede resistir a la tentación de comprar un fetiche de cacería zuñi a un buen precio, a pesar de que viene acompañado de un pergamino alegando que en su interior dicho muñeco contiene el espíritu real de un cazador zuñi llamado ‘El que mata’. Tan pronto como llega a casa con su nuevo juguete ‘El que mata’ cobra vida y no se detiene frente a nada para matar a Amelia, logrando sobrevivir después de ser aplastado, ahogado e incluso cocinado vivo.

CHRISTINE (1983)

Arrancando motores con una gran canción: “Bad to the Bone”, ya sabes que te espera un gran viaje. Esta película, basada en Stephen King y dirigida por John Carpenter, sigue a Arnie Cunningham (Keith Gordon), un chico no muy popular y lleno de complejos, que compra, no una muñeca en este caso, sino un automóvil que está poseído con el propósito de repararlo. Hoy en día, la popularidad tiene un nuevo concepto y se mide en la cantidad de “likes” que tienen las publicaciones y fotos en redes sociales – un tema muy fecundo en el cine de terror contemporáneo. Pero en los años 80 la popularidad se media de forma muy distinta y tanto la novela de King y el guión de Bill Phillips transmitía la entonces importancia que la gente daba a sus posesiones; en este caso cada vez más convencido está Arnie de que su nueva compra le va a convertir en el hombre que anhela ser.

Si bien es cierto que Carpenter presta escasa consideración a cómo el coche convierte a Arnie en una persona arrogante, egoísta y maníaca, pero sabiamente acertó en tratar la premisa con seriedad y a la vez manteniendo ese tono informal como lo hizo anteriormente en HALLOWEEN por ejemplo. No importa si la ves por primera o enésima vez, te sentirás poseído por CHRISTINE.

RUBBER (2010)

Desde su paso por el festival de Cannes, esta comedia de terror de humor negrísimo de Quentin Dupieux se dió a conocer por el circuito festivalero internacional por una historia que reinventó la rueda, literalmente, dejando a los críticos y el público sin palabras.

No es una película para todos pero, siempre y cuando estés dispuesto de entregarte al mundo insólito, irónico y disparatado que ha creado Dupieux, vais a gozar de RUBBER, y mucho. Pase lo que pase, no se deje intimidar por la sinopsis: RUBBER relata la vida de un neumático llamado Robert con una sed insaciable de venganza y se embarca a una matanza usando sus poderes telequinéticos explotando las cabezas de cualquier persona que se atreva a interponerse en su camino. Resumiendo, este road-movie es una de las propuestas más arriesgadas, más divertidas y más gratificantes que hemos visto en mucho tiempo.

THE REFRIGERATOR (1991)

Una buena higiene en la nevera es fundamental para mantener los alimentos en buen estado y evitarnos posibles problemas de salud pero la verdad es que ¿quién no es culpable de no haber cuidado de su nevera como es debido? Obligándoles a aguantar olores inimaginables y alimentos irreconciliables no es de extrañar que a Nicholas Jacobs se le ocurriera dirigir una película sobre una nevera asesina.

THE REFRIGERATOR relata la historia de una nevera que resulta ser la puerta del infierno. Curiosamente, es un fontanero local quien descubre el secreto escondido detrás de la puerta pero la nevera consigue tomar posesión de su mente para manejarle como un títere para poner en marcha sus intenciones diabólicas.

Una película que te dejará helado donde no hay supervivientes… Sólo sobras…

POLTERGEIST II: EL OTRO LADO (1986)

Escribir esta lista nos ayudó a entender exactamente por qué nunca quisimos usar aparato de pequeños. No fue porque nos hicieran hablar con un ceceo, ni porque se llenaba de trozos de comida ni porque fue casi imposible cepillar los dientes. La verdadera razón por tanto temor a los aparatos residió en el hecho de que escondían un anhelo secreto de matar a niños pequeños.

Como vas a ver en el siguiente vídeo, el aparato del pobre Robbie (Oliver Robins) logró escabullirse de su boca, subirle hasta el techo antes de rematar la faena convirtiendo a casi toda la familia en un pararrayos. Y, aunque el aparato de Robbie fue el plato fuerte, en cuanto a objetos inanimados se refiere, que aparecen en esta película, estamos seguros de que los fans de la película tendrán muy buenos recuerdos de la moto sierra voladora, una fregona demoníaca y un extraño gusano de tequila de un solo ojo…

 

Más en el blog: 7 de las máscaras más amenazantes del cine