Un 9 de Noviembre de 1984, Wes Craven sacó a la luz Pesadilla En Elm Street, la cinta que inició una de las sagas más populares y terroríficas dentro del cine de género.

Volviendo al principio, por increíble que parezca, Craven se inspiró en un fenómeno real conocido como el síndrome de Brugada. En los años 70, un grupo de refugiados jemeres, atormentados por pesadillas recurrentes e inquietantes, fueron noticia cuando murieron por falta de sueño. Esto, junto con el hecho de que al director le encantaba la canción clásica de los 70 de Gary Wright «Dream Weaver», sembró las semillas para lo que acabaría siendo el siguiente – y más emblemático – trabajo de Craven.

La película se convirtió en una sensación de la noche a la mañana, y aunque Craven no tenía interés en convertirla en una franquicia al principio, desde entonces ha habido un gran total de siete secuelas directas, un crossover (junto con el icono de terror Jason Voorhees) y un remake. Para celebrar el aniversario del inicio de una de las franquicias más queridas en la historia del cine, hemos recopilado una selección de anécdotas y curiosidades sobre la cinta que quizás no conocías.

Cuando Craven iba al colegio, había un chico llamado Freddy que solía pegarle. Este matón se le quedó grabado al director, por lo que llamar a su monstruo así era lo más lógico. En cuanto a cómo tenía que ser este personaje, lo basó en una experiencia que tuvo una noche siendo pequeño. Craven estaba en la cama cuando escuchó a alguien o algo en la calle. Se acercó a la ventana y vio a lo lejos a un hombre. El hombre se dio la vuelta y se le quedó mirando fijamente. Esto aterrorizó a Craven que salió corriendo para meterse en la cama.Poco después, sacó valor y se volvió a acercar a la ventana. El hombre seguía en el mismo sitio mirándole con los ojos muy abiertos. El personaje de Freddy Krueger tenía varios elementos de este hombre, el cual le había hecho sentir tanto miedo años atrás.

Para el papel de Nancy Thompson, el cual interpretó Heather Langenkamp, realizaron el casting más de 200 actrices, donde destacan nombres como Jennifer Grey, Demi Moore, Courteney Cox y Tracey Gold. Para el papel de Glen, el cual interpretó Johnny Depp, realizaron el casting más de 200 actores, donde destacan nombres como Charlie Sheen, John Cusack, Brad Pitt, Kiefer Sutherland, Nicolas Cage, and C. Thomas Howell.

En un principio, Krueger era el padre de Nancy, sin embargo Craven desechó la idea por ser demasiado obvio.

El jersey de Freddy también se basó en un artículo. Craven había leído que los colores rojo y verde son colores opuestos. La mezcla de estos colores hace daño a la vista por un efecto óptico. Craven pensó que sería genial dar a su monstruo una vestimenta de estos colores.

A nivel conceptual, el aspecto de Krueger es inmejorable. Las ideas de Craven eran bastante exageradas: quería un hombre con la cara destrozada, la mandíbula descolocada y medio cerebro visible fuera de la cabeza pero David B. Miller, responsable de los efectos visuales y de maquillaje, comentó que aquello no sería nada convincente, por lo que finalmente consiguió quitar a Craven aquella aberrante idea de la cabeza.

En una escena eliminada, Nancy se entera de la existencia de un hermano que no sabía que tenía, y de que Krueger fue el responsable de su muerte. Lo mismo pasó con los hermanos de Glen, Rod y Tina por lo que los padres decidieron tomar medidas, acabando con Krueger.

La escena en la que se alargan los brazos de Freddy se consiguió con un hombre en cada lado del callejón y con cañas de pescar amarradas a los brazos de Robert Englund para manejarle como una marioneta.

Para Robert Englund sus referentes fueron el vampiro de Klaus Kinski en el Nosferatu de Werner Herzog y James Cagney en Al Rojo Vivo y Enemigo Público. «Se balanceaba al andar de una forma que quería usar con Freddy», dijo Englund.

Wes Craven y Robert Shaye llegaron a discutir sobre cuál sería el final de la película. Wes quería un final feliz, pero Robert apostaba por uno con suspense… ganó Robert.

Craven decía que de su guión original, después de que hubiera sido mostrado a varios productores, algunos robaron ideas de él para la película La gran huida (Dreamscape) de Joseph Ruben.