250 euros por pasar 30 horas en un ataúd. Aunque parece una apuesta un poco absurda, en honor a la temporada más aterradora del año, Halloween, el parque de atracciones Six Flags St. Louis, en Missouri, Six Flags tomó una página del libro de Drácula para poner a prueba la paciencia, la resistencia y la salud mental de unos cuantos valientes: Invitó a sus clientes a un «Coffin Challenge» durante 30 horas (El reto de las 30 horas en un ataúd).

Los que se atrevieron a intentarlo tuvieron que pasar el día y la noche encerrados en un ataúd real, empezando a las 13 horas del 13 de octubre y terminando a las 19 horas del domingo 14 para vencer a todos los demás aguantando el aburrimiento, el cansancio y la claustrofobia por más de dos días. Pero, aunque suena muy extremo, no era para tanto ya que los concursantes recibían bebidas y comida y descansos para ir al baño cada hora. Hasta el parque les dejó cargar sus móviles para poder estar comunicados con «los vivos» y para ir contando sus experiencias en redes sociales.

Los afortunados ganadores recibieron un premio de 250 euros, dos pases de oro para visitar el parque gratis durante un año entero y hasta pudieron llevarse a casa el ataúd donde pasaron unos momentos de claustrofobia.

Lo que acabamos de contar estaba más que controlado pero ha habido casos en los cuales el resultado ha sido realmente desolador. Por ejemplo, hace dos años, una mujer de Corea del Sur decidió pasar una noche dentro de un ataúd en busca de alejar las malas vibraciones, pero se encontró con la muerte.

Según el informe policial, tres mujeres convencieron a la víctima a realizar este funesto ritual. Consistía en pasar unas 20 horas dentro de un ataúd pero después de tan solo dos horas la mujer pidió salir porque tenía dificultades para respirar. Aun así, las mujeres le insistieron en que tenía que permanecer dentro para que funcionara el ritual. A la mañana siguiente, se dieron cuenta de que la mujer ya no respiraba ya que se había muerto asfixiada.

En otro curioso caso, pero igual de desolador, una mujer sudafricana de 33 años dió a luz después de la muerte. Según el personal de la funeraria de la localidad de Mbizana, encontraron un bebé muerto dentro del ataúd 10 días después del fallecimiento de Nomveliso Nomasonto Mdoyi, madre de cinco hijos. La madre de la fallecida aclaró que su hija estaba en el noveno mes de embarazo cuando murió de manera repentina. Aunque parece imposible, según médicos, el nacimiento podría haber ocurrido como resultado de la contracción y relajación de los músculos después de la muerte. Al final, el bebé fue enterrado en el mismo ataúd que su madre.

¿Conoces algún caso parecido? Cuéntanoslo en Facebook o Twitter y le daremos cobertura en el blog.

También te puede interesar: 4 increíbles casos reales de cadáveres que regresaron del reino de la muerte.