Un 18 de julio, hace 33 años, se estrenaba un pedazo de clásico de James Cameron: ALIENS: EL REGRESO. Lejos de rodar un clon del original, Cameron ató varios cabos sueltos, reforzando el legado y logrando un bombazo en taquilla que se vio refrendado con dos Oscars de siete nominaciones.

Con motivo del 33 aniversario de su estreno, hemos querido recordar la cinta con esta selección de curiosidades…

– Los planes para una secuela de ALIEN: EL OCTAVO PASAJERO comenzaron poco después de su estreno en 1979 pero, dichos planes se truncaron debido a un conflicto entre los productores de la cinta de Scott y la Fox por el reparto de beneficios de la peli original. Al final, Fox dio luz verde a una secuela llegando a un acuerdo con los productores de ALIEN que consistía en no pagarles nada la cinta original, permitirles hacer una secuela y que los beneficios de esta fueran para los productores de la primera peli.

– Antes de aceptar repetir el papel de Ripley, Sigourney Weaver ya había renunciado a varias ofertas para secuelas que, a su juicio, no reunían los requisitos de calidad y podrían haber dañado el legado de la cinta original. Weaver y la Fox no llegaron a un acuerdo y los productores pidieron a Cameron que rehiciera el guión sin Ripley, algo a lo que el cineasta se negó rotundamente alegando que la secuela tenía que estar centrada en ese personaje. En resumidas cuentas, Weaver no solo fue aceptada por la Fox al final, sino que su salario ascendió a un millón de dólares – 30 veces más que en EL OCTAVO PASAJERO.

– El personaje de Hicks (Michael Biehn) fue interpretado originalmente por JAMES REMAR (TERMINATOR). En un podcast, REMAR admitió que su despido se debió a sus problemas con las drogas. Remar rodó hasta la entrada de los marines en el nido de los aliens.

– Cuando Cameron empezó con el guión, recibió una contraoferta: escribir RAMBO II junto a Sylvester Stallone. Acudió a un amigo David Giler en busca de consejo y este le recomendó aceptar los dos trabajos y abordar las tramas al mismo tiempo.

– Para diseñar las naves se contó con Syd Mead, reputado diseñador industrial que tenía en su CV desde coches a cruceros, pasando por termos y sillas de dentista. Acabó en la industria cinematográfica gracias a las pinturas de corte futurista que usaba para presentar sus productos.

– Tal y como pasó con las famosas Nike que se «autoenlazaban» de Regreso al Futuro II, Reebok también aprovechó para sacar a la venta las zapas que llevaba Ripley en ALIENS: EL REGRESO bajo el nombre de Alien Fighters. Luego fueron relanzadas en 2003, 2016 y 2019 como Alien Stompers.

– Para la escena en la que la reina empala a Bishop tuvo desagradables consecuencias para Lance Henriksen el yogur y la leche que Henriksen tuvo que expulsar por la boca habían sido dejados cerca de unos focos así que la «cuajada» acabo dejando su estómago algo reventado.

– La cara de terror de Bill Paxton cuando Henriksen le hace el truco del cuchillo es ABSOLUTAMENTE REAL. Hasta ese mismo momento el actor no tenía ninguna idea de que iban a rodarla. Sin embargo, Cameron no quedó satisfecho porque le pareció que la aceleración de la escena no quedaba plausible, por lo que optó por repetirla al día siguiente. Supuestamente, Henriksen llegó al set algo resacoso y esta vez sí que cortó el meñique de Paxton.

– Después de los muchos problemas que tuvo el director con el equipo británico que lo consideraba un novato sin experiencia, otro gran obstáculo fue la composición de su banda sonora. James Horner sería el encargado pero, al cruzar el charco, se encontró con que la cinta aún estaba sin terminar y que el rodaje y la edición se estaban realizando de forma simultánea. La solución que Horner encontró fue la de pasarse 3 semanas visitando los sets para poder empaparse del espíritu de la historia.

– Contra todo pronóstico, ALIENS: EL REGRESO logró estrenarse, recibiendo la aclamación unánime de la crítica y acabó recibiendo 7 nominaciones a los Oscars de los cuales ganó 2: el de mejores efectos especiales y mejores efectos de sonido.