En 1978, Sam Raimi logró convencer al dueño de un cine para proyectar un corto de terror suyo en un pase junto a The Rocky Horror Picture Show. El corto se llamada Within The Woods y, gracias a su éxito con el público, Raimi se puso manos a la obra para hacer un largometraje que se convertiría en una realidad 3 años más tarde cuando, un 15 de octubre de 1981, se proyectó Posesión Infernal por 1ª vez en el Teatro Redford (Detroit). Relatando como un grupo de amigos acaban siendo poseídos y brutalmente asesinados por fuerzas malvadas en una remota cabaña en el bosque, la cinta mezclaba la fantasía del cómic con (entonces) recientes joyas del género como Carrie y La matanza de Texas.

Con motivo del aniversario del estreno de la cinta que el mismísimo Stephen King proclamó como la cinta de terror más original del año, hemos querido homenajearla con una selección de curiosidades que quizás no conocías.

– Cuando Raimi, Robert Tapert y Bruce Campbell montaron “Renaissance Pictures ”, su objetivo era producir una cinta que rompiera todas las convenciones del cine de terror. Estaban dispuestos a asustar, entretener y transgredir incluso a los mayores fans del cine “gore”. Esa fue la idea original de POSESIÓN INFERNAL.

– Raimi quería que el título original fuera Book of the Dead (El Libro de los Muertos), pero el productor Irvin Shapiro optó por «The Evil Dead» ya que el título propuesto hubiera alejado a muchos adolescentes ya que a muchos no les interesaba demasiado la literatura.

– Sam Raimi y Campbell eran amigos de la universidad, habiendo hecho varias películas en super-8 antes de realizar Posesión Infernal. La cinta fue grabada por Sam cuando él tenía sólo 20 años, con un equipo de 37 personas, rodando durante tres meses en las montañas de Tennessee.

– En un principio, el héroe de la película iba a morir de forma horrible al final de la cinta. De hecho, Raimi le nombró Ash porque “su destino era acabar reducido a cenizas”. Pero el director cambió de opinión en el último momento, para su bien y para el público.

– La película evitó la clasificación X en base al contenido. Cuando los poseídos fueron desmembrados, Raimi optó por usar sangre de color blanco para engañar a los miembros del comité de calificación.

– Con Posesión Infernal, Raimi tuvo otro golpe de suerte parecido a lo que tuvo con Within The Woods ya que el susodicho productor Shapiro era uno de los fundadores del Festival de Cannes. Gracias a él, cuando Posesión Infernal fue rechazada por las distribuidoras de EE.UU., este amigo (y mecenas) consiguió que la cinta se proyectase (fuera de concurso) en el certamen… con un tal Stephen King entre el público.

– Raimi también ha confesado en varias ocasiones que su guía para dirigir la película se basaba en los mandamientos:

1) Los inocentes deben sufrir.
2) Los culpables deben ser castigados.
3) Se debe probar la sangre para convertirse en un hombre.
4) Los muertos resucitarán.

– Muchas veces quizás te hayas preguntado ¿Cómo se las apañó para conseguir los tracking shots que nos revelan el punto de vista de la entidad maligna? Los logró atando la cámara a un tablón que Campbell y él levantaban a pulso. La pareja consiguió esas ya míticas tomas corriendo por los bosques a toda velocidad.

– Para las tripas de los zombis el ingrediente principal fue crema de maíz teñido de verde y para la espuma de los poseídos, finalmente, se hizo a base de leche semidesnatada.

– Tras el estreno de la secuela, Terroríficamente Muertos, Aristide Massacesi (Joe D’Amato) produjo tres secuelas NO AUTORIZADAS. Cabe destacar que la segunda de estas cintas, Encuentro con la Maldad (Witchery) (1988) contó con nada más y nada menos que David Hasselhoff y Linda Blair como protagonistas.