Aunque la infancia suele ser una época de inocencia en la que jugamos y convivimos con nuestros amigos, a lo largo de la historia han llegado noticias terroríficas sobre asesinatos cometidos por niños que han impactado a la sociedad.

Dicen que la realidad supera la ficción y así es. Y, a pesar del hecho de que los crímenes realizados por niños son bastante bajos, basta con tirar de hemeroteca para recordar algunos de estos desgarradores y crueles crímenes.

Eric Smith

Eric Smith nació el 22 de enero de 1980 en el condado de Steuben (Nueva York, Estados Unidos) y creció con complejos. Tenía orejas de soplillo, era pelirrojo, llevaba gafas gruesas y tenía pecas por todo el cuerpo. Su apariencia atrajo la atención de los matones del colegio y durante años sufrió el abuso verbal y físico de sus compañeros, que le hicieron sentir débil y vulnerable.

En 1993, Smith, de 13 años, convenció a un niño de 4 años de que lo siguiera al bosque del condado de Steuben, Nueva York, donde Smith lo estranguló y golpeó la cabeza. Días antes del asesinato, Eric había llegado a casa enfadado y nervioso. Pidió ayuda a su padre, que le aconsejó golpear el saco de boxeo del garaje hasta cansarse. Minutos más tarde regresó con las manos ensangrentadas y diciendo que había golpeado un árbol un par de veces. Eric se desahogó, como le había aconsejado su padre, pero lo hizo con un ser humano.

Alyssa Bustamante

En 2009, Alyssa Bustamante tenía sólo 15 años. Hija de padres adolescentes adictos a las drogas, su padre estuvo en prisión la mayor parte de la infancia de Alyssa y su madre la abandonó de niña, quedando en manos de su abuela. Ella empezó a hacerse cortes en la piel y tenía la palabra «odio» escrita en un brazo.

El 21 de octubre de 2009, Bustamante uso a su hermana pequeña para atraer a su vecina Elizabeth Olten, una niña de 9 años, diciéndole que tenía un regalo para ella. En su diario el mismo día del asesinato escribió, «La llevé a un bosque cercano, donde la estrangulé, luego le corté la garganta y la apuñalé cuando ya estaba muerta. ¡Fue genial!».

Bustamante apareció en el Juzgado el 17 de noviembre de 2009, donde el juez dictaminó que debía ser juzgada como un adulto. Ella se declaró culpable y el cargo fue reducido a homicidio en segundo grado y el 10 de enero de 2012 fue sentenciada a cadena perpetua con posibilidad de libertad condicional.

Joshua Phillips

En noviembre de 1998, Maddie Clifton, de 8 años, desapareció de su hogar en Jacksonville, Florida. Después de una frenética búsqueda en toda la ciudad, fue descubierta escondida en la cama de agua de un niño de 14 años que vivía al otro lado de la calle. Joshua Phillips fue juzgado, condenado por asesinato en primer grado y condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

Según declaró Phillips, había golpeado por accidente a la pequeña con un bate de béisbol en la cara; como la herida hizo gritar a la niña, Joshua la arrastró hasta su cuarto, donde la estranguló y la apuñaló al menos 11 veces para hacerla callar.

Robert Thompson y Jon Venables

En 1993, dos jóvenes de 10 años, Robert Thompson y Jon Venables, secuestraron, torturaron, asaltaron y brutalmente asesinaron a James Bulger, de dos años de edad, en Liverpool. Supuestamente inspirado en MUÑECO DIABÓLICO 3, los dos niños, que se convirtieron en los asesinos condenados más jóvenes de la historia moderna de Inglaterra, arrebataron al niño del Centro Comercial New Strand y lo llevaron a una línea de ferrocarril cercana donde lo golpearon repetidamente con una barra metálica, echaron pintura azul en sus ojos y metieron pilas en su boca antes de desnudarlo y agredirle sexualmente y dejarlo morir.

La idea de que MUÑECO DIABÓLICO 3 había influido en el crimen de alguna manera surgió cuando salieron a la luz varias películas que el padre de Jon Venables había alquilado poco antes de los horribles acontecimientos. Esto fue respaldado por el hecho de que Chucky está salpicada con pintura azul durante un juego de paintball en una escena en la película y algunos rastros de pintura azul encontrados en la escena del crimen coincidieron con las marcas encontradas en la ropa de los chicos. Esto fue, por supuesto, considerado prueba no sustancial, con un detective declarando que no había «nada -ni escena, ni trama, ni diálogo- que podía haber sido una influencia directa para que los chicos decidieran salir a cometer un asesinato». Aun así, la saga de MUÑECO DIABÓLICO fue atacada en el Reino Unido con un clamor subsiguiente por normas y reglamentos más estrictos en lo que respecta al lanzamiento de estas películas llamadas «Video Nasties”.

Los dos chicos fueron declarados culpables del asesinato de Bulger y el tribunal recomendó una pena mínima de ocho años, pero después de una petición dirigida por los editores del periódico The Sun en julio de 1994, se anunció que la sentencia se extendería a un mínimo de quince años.

¿Qué se puede hacer para intentar prevenir casos así?

Según la Dra. Mairead Dolan, de la Universidad de Manchester, Inglaterra,  “No es posible asegurar que haya niños psicópatas: debido a que su personalidad está formándose, no contamos con las herramientas para diagnosticarlos como tales. No obstante, sí hay niños y jóvenes que presentan rasgos de psicopatía». Por lo tanto, «ante un comportamiento sospechoso en un niño, lo ideal sería acudir a un especialista: él podrá orientarlos sobre diversas terapias y tratamientos, así como diagnosticar si se trata de rasgos psicópatas o de otro problema de comportamiento”.