Todos tenemos un miedo irracional u otro, pero estos temores tienden a ser manejables para la mayoría de nosotros. Cualesquiera que sean las causas, dado su efecto debilitante, tiene sentido que documentar estos modos humanos de miedo se hayan convertido en un hobby favorito para los cineastas. Por supuesto, muchos niños susceptibles siempre van a tener pesadillas al ver películas de terror, pero muchos profesionales también sugieren que las cintas de terror pueden servir como un «tubo de escape» para experimentar el estrés y la ansiedad en un lugar seguro, ayudándonos a superar las historias sin fundamento que solemos contar a nosotros mismos.

Teniendo esto en cuenta, y con motivo del “Día de enfrentar tus miedos” (8 de octubre) – un día dedicado a darnos la oportunidad de enfrentar nuestros miedos, hemos recopilado una lista de películas en las que los antagonistas luchan contra sus miedos para sobrevivir.

BANSHEE CHAPTER (2013)

La causa de la farmacofobia (fobia a los fármacos) aún está bajo debate en la comunidad médica, pero, dadas todas esas historias de pruebas beta que hemos leído o que hemos visto representadas en el cine, nuestras sospechas sobre nuevos productos farmacéuticos no es de extrañar. Una cinta que refuerza esta idea es Banshee Chapter de Blair Erickson. Inspirada en ‘Desde el más alla’ de HP Lovecraft, la película sigue a la periodista Anne Roland (Katia Winter) que está investigando la extraña desaparición de una amiga, que podría estar relacionada con una droga secreta del gobierno que sintoniza a los usuarios en la misma longitud de onda que las entidades malignas de otra dimension. Erickson basó la película en documentos reales, testimonios reales de sujetos estudiados y secretos descubiertos sobre programas encubiertos dirigidos por la CIA para crear una especie de película clásica de casa embrujada donde la sociedad estadounidense es la «casa» y las conspiraciones los «hombres del saco”.

 

EL CIEMPIÉS HUMANO (2009)

¿Quién no odia visitar al médico? Pero, en vez de centrarse en el hipocondríaco oculto dentro de nosotros, la mayoría de las películas sobre médicos suelen preferir contarnos historias sobre científicos turbios cuyas vidas se descarrilan por sus obsesiones para mejorar a la humanidad, lo que resulta en todo tipo de experimentos que salen mal. Y el ejemplo perfecto de una película que lleva la Iatrofobia (miedo a los médicos) a niveles inhumanos es El Ciempiés Humano de Tom Six. Al igual que el Dr. West de RE-Animator, el cirujano de gran prestigio Dr. Heiter está empeñado en realizar el último procedimiento quirúrgico en su improvisada unidad de investigación: crear un ciempiés humano conectando a tres personas a través de sus sistemas gástricos. A pesar de ser una de las cintas más ofensivas y asquerosas de todos los tiempos, la mayoría de la gente no la descartó como una película de «torture porn» deplorable gracias a su premisa «morbosamente» intrigante y la sabia decisión de evitar clichés de horror como la peste, lo que lleva nuestra imaginación a lo ilimitado.

 

PESADILLA EN ELM STREET (1984)

Hay unas cuantas cintas de terror sobre el miedo a dormir y a tener pesadillas, pero Pesadilla en Elm Street es sin duda el clásico fundamental de este sub-genero. Los valores más perdurables de la entrega original tienen que ver con su elegante sumisión a la lógica de los cuentos y con la sutil manera de explicar visualmente la imposibilidad de adivinar cuándo se está fuera o dentro del sueño en la cinta. La verdad es que la película nos recuerda que el sueño es una de nuestras grandes impotencias, ya que es algo que, literalmente, todos tenemos que hacer en algún momento. Solo puedes resistir por tanto tiempo, hasta que Freddy viene a por ti.

 

DESTINO FINAL (2000)

Destino Final despertó la panofobia (el miedo a todo) en toda una generación, ya que sorprendió a todos al recordarnos todos los posibles peligros que existen en la vida cotidiana. La verdadera innovación fue la inclusión de una entidad invisible y paranormal, a veces denominada «La Muerte», empeñada en asesinar a quienes la engañan; resultando en una serie de intrincados accidentes. Como consecuencia, «La Muerte» no está retratada como un villano tradicional; en cambio, la película juega con nuestros temores de absolutamente todo, ya que todos los objetos y los entornos de los personajes se convierten en potenciales armas asesinas. Sin lugar a dudas, es una película que los fatalistas deben evitar a toda costa.

 

Ahora os toca a vosotros. ¿Qué otras películas de terror tienen a sus protagonistas enfrentándose a sus miedos? Cuéntanos tus recomendaciones en Twitter y/o Facebook.