Alcanzar la fama es toda una hazaña. A veces no importan las ganas, el talento o la disciplina que tengas. La mayoría de las veces lo que se necesita es un golpe de suerte para poder disfrutar de los placeres de ser una celebridad. Lo curioso es que – en muchos casos – se suele ir tan pronto como llega por lo que muchas veces es mejor aprovechar esos cinco minutos de fama, por si las moscas.

Lo que sigue es una lista de 5 actores que lograron el éxito frente a las cámaras – muchos hasta durante décadas – pero se retiraron para disfrutar de un trabajo “normal”. ¿Por qué? Las causas son muchas: algunos se dieron cuenta de que la actuación no era su gran pasión, otros no volvieron a tener éxito en otro papel, unos más se vieron envueltos en las drogas o el alcohol. Pero, al final, todos han logrado salir adelante con las cartas que la vida les ha ido dando.

Freddie Prinze Jr.

Hubo un tiempo en que hablar de comedia adolescente americana era sinónimo de hablar de Freddie Prinze aunque lo cierto es que él se lanzó al estrellato en una cinta de miedo, el slasher SE LO QUE HICISTEIS EL ÚLTIMO VERANO. Pero, de repente, a partir de los años 2005, Prinze se empezó a desvanecer hasta que dejó de actuar por completo después de aparecer en la serie 24. Según él: “Hice ’24 ‘, fue terrible. Odiaba cada momento”, dijo Prinze. “Kiefer era el tipo más poco profesional del mundo. No soy yo el que habla basura, se lo digo a la cara, creo que todos los que han trabajado con él lo han dicho. Sólo quería dejar el negocio después de eso. Entonces, simplemente me detuve”. “Fui y trabajé para Vince McMahon en la WWE y fue un trabajo más loco que trabajar con Kiefer, pero, al menos, no tuve que quitarme los zapatos para hacer escenas con él, lo que me obligaron a hacer (con Sutherland). Solo pon al hombre en una caja de manzanas o no me contrates la próxima vez”. Tras dejar la actuación, Prinze ha probado varias ocupaciones hasta que encontró su pasión en la cocina. Hoy en es un chef profesional, ha publicado un libro y trabaja en un restaurante.

 

Phoebe Cates

Aquellos que crecimos con el cine durante los años 80, reconocemos fácilmente el rostro de esta actriz. Esto se debe a la popularidad que alcanzó en aquella época protagonizando clásicos como AQUEL EXCITANTE CURSO, ESCUELA PRIVADA PARA CHICAS y, su mayor éxito, GREMLINS. Pero no ha vuelto a trabajar en el cine desde 2001, según IMDb .Decidio dejar atrás el mundo de la actuación para centrarse en su familia: tuvo a su primer hijo con su marido Kevin Kline en 1991 y una niña tres años más tarde, y Phoebe decidió centrarse en su faceta como madre a tiempo completo. Lamentablemente, Phoebe no pretendía dejar la actuación así de repente, sino que tenía un acuerdo con Kline que se basaba en tomarse turnos para cuidar a los críos. Cuando uno escogía un proyecto, el otro se quedaba en casa. Pero cuando le tocaba a Cates, no conseguía encontrar proyectos que le interesaban. Por lo tanto, acabó descubriendo una nueva faceta como dueña de una tienda de ropa en Manhattan.

 

Gene Hackman

Parece mentira pero el doble ganador del Oscar dejó la actuación hace más de 10 años.

En 2008, tras unos años sin hacer cine, Hackman concedió una entrevista donde confirmó que abandonaba por completo la industria cinematográfica. “Me cansé, y no lo echo de menos”, declaró. Con 78 años de edad entonces, el actor no dejaba Hollywood por mala salud, estrés o cansancio sino para centrarse en una carrera literaria – un “hobby” que llevaba practicando tras rodar BIENVENIDO A MOOSEPORT. Junto al submarinista Daniel Lenihan, con el que formó una buena amistad desde que fuera su instructor de natación en la película LA TAPADERA, ambos iniciaron una trilogía sobre la Guerra de Secesión Americana: “Wake of the Perdido Star”, “Justice for None” y “Escape From Andersonville”. Curiosamente, tampoco la industria pareció echar en falta a Hackman, y nadie, salvo Clint Eastwood trató de disuadirle.

 

Rick Moranis

Durante la década de los ochenta este actor canadiense alcanzó la fama con cintas míticas como LOS CAZAFANTASMAS en 1984 y LA TIENDA DE LOS HORRORES en 1987.

Su historia personal es bastante triste. Su mujer murió de cáncer en 1991 y desde entonces empezó a rechazar cada vez más papeles hasta que en 1997 se retiró por completo de la interpretación para poder cuidar a sus hijos.

“Soy un padre que está sólo y criar a mis hijos es demasiado difícil si lo tengo que compaginar con los viajes que exigen las producciones cinematográficas”.

En un principio Moranis solo se iba a tomar unos años para ser padre al 100% pero de repente ese tiempo se convirtió en mucho más y al final se dio cuenta de que no echaba de menos la actuación. Dicho esto, de vez en cuando presta su voz para varios proyectos de animación.

 

Josh Hartnett

El actor que todos conocerán de HALLOWEEN H20, 30 DÍAS DE OSCURIDAD o THE FACULTY estuvo un tiempo desaparecido del mundo de Hollywood. Antes de la aparición de algunos artículos preguntándose qué había sido de él, el joven de 36 años realizó una entrevista en que explicó que su “relación con Hollywood” no andaba bien así que se había tomado un “descanso”. Hartnett decidió volver a su natal Minnesota para dedicarse a las películas independientes y la política. Pero, como bien sabréis, en 2014 volvió a trabajar en la serie “PennyDreadful” y ya tiene proyectos inminentes con actores como John Malkovich y James Franco.

Más en el blog: 5 películas de visionado obligado que giran en torno a la invisibilidad