El arte tiene la capacidad única de transportarnos a sitios irreales y crear, a través de una película, un relato, una canción o un cuadro, una construcción mental en la que llenamos aquellos espacios que el autor deja libre a la interpretación con nuestros propios conceptos, creando un reflejo único de su obra dentro de nuestra imaginación; una de las sensaciones más gratificantes y creativas que podemos experimentar.

En ocasiones nuestro trabajo con una construcción mental es tal que fantaseamos con su materialización. Por eso, hemos recorrido el mundo entero gracias a la magia del internet para recopilar la siguiente lista de bares temáticos que llevan esas fantasías al plano terrenal y que son la mejor opción si eres fanático del cine de terror:

«Jekyll & Hyde Club» (Nueva York, Estados Unidos)

Autoproclamado como «el único restaurante y bar embrujado de la ciudad», cualquier cosa podría pasar en el Jekyll y Hyde, donde los clientes pueden comer y beber lo inusual y lo bizarro. Ofrece espectáculos en directo con unos efectos especiales que te dejarán con la boca abierta.

Y el menú del día es otra aventura por sí misma son un sinfín de platos exquisitos incluyendo un «Crea tu propia Monster Burger» o una pizza Caníbal de salchicha, pepperoni y albóndigas.

Según la página web, algo fuera de lo habitual ocurre cada 10 minutos. Quedas avisado.

«White Horse Tavern» (Newport, Estados Unidos)

White Horse Tavern no solo es uno de los restaurantes más «encantados» del mundo, sino que también es el bar más antiguo de los Estados Unidos que aún se conserva en la actualidad. Desde 1673, el público ha ido en masa a esta casa de Rhode Island para disfrutar de una excelente comida y unas deliciosas bebidas con un toque de terror.

Con más de 300 años de historia, no cabe duda que al menos una o dos tragedias probablemente sucedieron ahí, atrayendo a varios espíritus que lo consideraron su hogar.

De hecho hay rumores de que algunos de los clientes no se han vuelto a ver desde que se fueron a pasar unos días de «relax» ahí. Uno de ellos, un anciano con ropa de época, todavía se ve caminando por los pasillos. La gente también afirma haber escuchado los gritos de una niña que hace eco desde el segundo piso.

Solo por la gran cantidad de actividad, algunos lo consideran uno de los lugares más encantados de los Estados Unidos.

«The Lovecraft Bar» (Portland, Estados Unidos)

Abierto en 2011 con la consigna de rendir tributo a la prolífica obra de H. P. Lovecraft, este bar se caracteriza por la diversidad de bandas que alberga en vivo, desde punk, rock alternativo, electro y hasta música de los 80 o 90, que lo han convertido en uno de los mejores sitios de Oregon para bailar. Todo en un ambiente oscuro que transporta irremediablemente al mundo de fantasía del autor de «El caso de Charles Dexter Ward».

Restaurante «T’Spookhuys» (St. Lucia Hattem, Bélgica)

En la ciudad de Turnhout, en la provincia belga de Amberes, en el norte, encontramos un lúgubre edificio de madera que puede asustar a un visitante no preparado para adentrarse en él. Las paredes en su interior están decoradas con calaveras artificiales, en algunas zonas también se aprecian pinturas demoníacas. Todo aquíes aterrador. Lo llaman la casa de los mil fantasmas.

Sin embargo, si ahondas en la historia de este enclave, verás que ya no se vuelve tan aterrador. Resulta que esto es solo un restaurante temático abandonado, creado originalmente para los aficionados al terror. En este lugar, por el suelo fluía la niebla, los cuadros de las paredes se movían y los camareros-vampiros atendían a los clientes. En 2008, el restaurante abandonó el antiguo edificio y se mudó una nueva ubicación.

«Stabbed Lovers Haunted Restaurant» (Mesilla, Nuevo México)

Los espíritus de dos amantes de la adolescencia complementan el menú en este restaurante en Mesilla. Fueron matados a puñaladas con unas tijeras de coser, y al parecer les gusta sentarse en las sillas del restaurante.Una vez cada noche, los clientes son testigos de la visión sobrenatural de una pequeña mujer casi transparente, vestida con el uniforme blanco y negro de una doncella de la década de 1840, yendo de habitación en habitación.El dueño del restaurante, CW «Buddy «Ritter, jura que los avistamientos son reales y que no son una ilusión creada por el restaurante. Se invita a los comensales más valientes a comer en la «sala de la muerte», aunque tienen que firmar una renuncia que libera al restaurante de cualquier responsabilidad ante lo que pueda suceder. Según Ritter, el 50% de los clientes que comen en la “sala de la muerte”huyen gritando de las instalaciones antes de llegar al postre.

Si pretendes cambiar totalmente la experiencia de cenar o tomar un trago, los restaurantes y bares temáticos son la opción. El concepto en su totalidad crea una atmósfera que te hace escapar de la realidad por un par de horas dentro de un ambiente bohemio y tenebroso, ideal para sorprender a una cita y visita obligada en tu próximo viaje.

¿Conoces algún restaurante o bar similar?