Si hay algo que los japoneses saben hacer muy bien es crear (y rodar) historias de terror que ponen los pelos de punta. Pero lo que es aún más inquietante es que dichas historias muchas veces han sido basadas en «supuestos» acontecimientos que han dado paso a leyendas urbanas.

Por supuesto no hay forma de saber si dichas leyendas ocurrieron en realidad, pero debido a su complejidad y que han pasado de generación en generación hay muchas historias que se han quedado grabadas para siempre en el imaginario popular, hasta tal punto de que mucha gente no se atreve a mencionarlas por el miedo de despertar la ira de los fantasmas, espíritus y demonios…

Sin más preámbulos, hemos recopilado una lista de 5 leyendas urbanas japonesas que no dejarán a nadie indiferente…

Kuchisake-onna

Empezamos con una de los creepypastas más míticos que proviene de Japón. El nombre “KuchisakeOnna” quiere decir “mujer con la boca cortada” y tras su máscara se esconde una cicatriz espeluznante que le atraviesa toda la cara. Según la leyenda, era la mujer de un samurái que la cortó la boca cuando descubrió que ella le había sido infiel y ahora su fantasma sigue acosando a los vivos con unas tijeras de proporciones gigantescas.

Dejando a un lado la parte fantástica de la historia, en la primavera y verano de 1979, hubo relatos por todo Japón de encuentros con la Kuchisake-Onna, sobre todo perturbadoras historias en las cuales la mujer perseguía niños al caer la noche en las calles oscuras.

En octubre de 2007, un médico forense encontró los registros de finales de los años 70 en los cuales se reportó a una mujer que perseguía niños en noches oscuras y fue atropellada por un automóvil poco después; curiosamente, aquella mujer tenía una cicatriz igual a la Kuchisake-Onna. Aunque no fueron los únicos reportes, ya que hubo más reportes sobre mutilaciones y asesinatos por supuestamente dicho espíritu durante los años 70. En el año 2000 hubo quienes dijeron haber visto de nuevo a Kuchisake-Onna vagueando por las calles en medio de una noche de niebla.

Dicho esto, hay varias formas para evitar el fatal desenlace. Se dice que ofreciéndola caramelos puede apaciguarla mientras otras versiones de la leyenda sugiere que si sus víctimas le contestan con la misma pregunta («¿Soy guapa?»), el espíritu quedará confundido. Por último, si le dices que tienesque atender un asunto muy importante, la mujer se disculpará y le dejará marchar debido a los modales japoneses.

TEKE TEKE

La siguiente leyenda habla de un espíritu femenino al que le falta la mitad inferior del cuerpo. Dicen que se arrastra con las manos (terminadas en dedos largos, con garras que pueden cortar carne como mantequilla) y que se desplaza haciendo un sonido del cual recibe su nombre: Teke Teke.

La versión más difundida cuenta que, en vida, Teke Teke era una chica que cayó a las vías mientras esperaba un tren y acabó partida en dos. Se cree que algunos la vieron caer pero no la ayudaron y por eso es un fantasma que arde en ira, con el único deseo de compartir con cuantos pueda su amargo destino y se dice que ha empujado a personas esperando trenes y que hasta ha atacado a gente con sus garras, dejando caras y espaldas sanguinolentas. Pero la cosa no acaba ahí, ya que la versión más extrema de la leyenda afirma que todas las víctimas también se convierten en Teke Tekes…

En 2009 esta leyenda fue llevada al cine bajo la dirección de Kōji Shiraishi:

LA MUÑECA OKIKU

En 1918 Eikichi Suzuki de 17 años compró una muñeca en la famosa calle Tanuki-koji en Sapporo, con la intención de regalársela a su hermana de 2 años Okiku. La pequeña niña se enamoró de la muñeca, pero años más tarde Okiku murió repentinamente debido a un resfriado.

En homenaje a la niña, la familia decidió colocar la muñeca en un altar para rezarle por la memoria de Okiku, poco tiempo después la familia empezó a notar que el cabello de la muñeca había crecido lo que significaba que el espíritu de la niña se había alojado en la muñeca.

Para 1938 la familia Suzuki decide mudarse y dejar la muñeca a cargo del Templo Mannenji, que a día de hoy tiene en exhibición la muñeca de 40 centímetros y que desde entonces ha visto crecer su cabello por debajo de las rodillas, lo que ha ocasionado que de manera periódica tenga que ser cortado.

HANAKO SAN

A partir de finales de los años ochenta, casi cualquier colegio japonés disponía de su propia Hanako: el espíritu de una niña que, según la leyenda, acecha en los baños. Según la leyenda, si sientes una presencia acompañada por un olor putrefacto, estás en presencia de Hanako.

Para averiguar si estas acompañado por dicha niña, debes tocar la puerta del baño tres veces y preguntar… «¿Hanako?¿Estás ahí?». No siempre contesta, pero si lo hace,dice «Si, estoy aquí» de una manera muy tranquila. Siempre hay que preguntar antes de abrir la puerta (para los valientes que se atreven) ya que si no lo hacen, se podría enfadar tanto hasta el punto de matarte.

Dicho esto, también existen otras versiones que cuentan que Hanako no siempre contesta tan tranquilamente, y que Hanako es, en realidad, un demonio que imita la voz de una niña y que al abrir la puerta de servicio podrías encontrarte con algo inimaginable que podría volverte loco para toda tu vida.

Existen varias versiones de la muerte de Hanako. Una de ellas es que de pequeña se escondió en el baño de su escuela durante la Segunda Guerra Mundial y fue alcanzada por una de las bombas. Otra cuenta que Hanako era una adolescente abusada por su padre, y que este la golpeó hasta matarla en el baño. Pero quizás la versión más creíble (por el índice de suicidios de niños y adolescentes en los colegios) es que Hanako era una chica que simplemente se suicido en los baños de su escuela.

EL INFIERNO DE TOMINO

Esta historia nos habla de una poesía llamada «Tomino no Jigoku (El infierno de Tomino)» – que (por si te atreves) se puede encontrar fácilmente en internet – que cuenta la historia de Tomino quien muere y cae al infierno. La leyenda dice que dichapoesía sólo debe ser leída en nuestra mente, ya que si lo leemos en voz alta moriremos.

Este poema es parte del libro «The Heart is Like a Rolling Stone» escrito por Yomota Inuhiko y fue incluido en una colección de poesías en 1919 lo que le dio una gran exposición en el país. Nadie sabe de dónde se originó esta leyenda urbana, pero hasta la propiapoesíaempieza con la advertencia de que «a quien lo lea en voz alta, le sucederán cosas terribles».

Por supuesto la leyenda cobró popularidad (sobre todo en la plataforma japonesa 2ch. donde usuarios suben contenido como si este fuera un blog)y muchas personas se atrevieron a grabarse leyendo la poesía en voz alta. A muchos no les llegó a pasar nada (hasta ahora por lo menos), pero a otros no se sabe bien qué les ocurrió, ya que a día de hoy se desconocen sus paraderos…..

En próximas entradas seguiremos indagando en el inmenso y tenebroso mundo de las leyendas urbanas y las historias de terror basadas en hechos reales.

 ¿Conoces alguna? Cuéntanoslo en Facebook y/o Twitter y le daremos cobertura en el blog.