El terror sigue siendo uno de los géneros más populares entre el público y muchos directores debutantes han escogido el terror como el género en el que ambientar sus óperas primas.

El terror tiene mucho sentido como género para un director principiante, ya que proporciona mucha más libertad creativa sin la necesidad de un importante presupuesto. Por lo tanto, el género de terror ha brindado unos cuantos debuts innovadores y apasionantes. Muchas de estas cintas han ganado estatus de culto y algunas son incluso consideradas como algunas de las mejores películas de terror de todos los tiempos.

DÉJAME SALIR (2017, Jordan Peele)

La ópera prima del actor, escritor y humorista Jordan Peele recaudó 255 millones de dólares con un presupuesto de 4,5 millones de dólares, lo que la convirtió en una de las cintas más rentables de 2017. Además de ser un éxito comercial, Déjame Salir también fue un gran éxito mediático. Fue aplaudida por sus temáticas políticas y sociales y fue nominada a diversos premios. En la 90ª edición de los Premios de la Academia, fue nominada a cuatro premios y ganó el Oscar al mejor guión original.

En la cinta, un joven afroamericano visita a la familia de su novia blanca, un matrimonio adinerado. Para Chris (Daniel Kaluuya) y su novia Rose (Allison Williams) ha llegado el momento de conocer a los futuros suegros, por lo que ella le invita a pasar un fin de semana en el campo con sus padres, Missy (Catherine Keener) y Dean (Bradley Whitford). Al principio, Chris piensa que el comportamiento «demasiado» complaciente de los padres se debe a su nerviosismo por la relación interracial de su hija, pero a medida que pasan las horas, una serie de descubrimientos cada vez más inquietantes le llevan a descubrir una verdad inimaginable…

Tras la repercusión y el éxito de la película, Peele ha tonteado con la posibilidad de una secuela. Peele dijo, «Puedo decirte que me lo plantearé sin duda alguna. Me encanta ese universo y siento que aún queda más historia por contar. No sé lo que es ahora, pero quedan algunos cabos sueltos«.

 

HEREDITARY (2018, Ari Aster)

Cosas extrañas comienzan a suceder en casa de los Graham tras la muerte de la abuela y matriarca, que deja en herencia su casa a su hija Annie. Annie Graham, una galerista casada y con dos hijos, no tuvo una infancia demasiado feliz junto a su madre, y cree que la muerte de ésta puede hacer que pase página. Pero todo se complica cuando su hija menor comienza a ver figuras fantasmales, que también empiezan a aparecer ante su hermano.

Hereditary fue el debut como director de largometraje de Ari Aster, quien también escribió el guión. Aster definió la cinta como un drama familiar que «se convierte en una pesadilla», evitando llamarla una película de terror pura y dura. Se estrenó en el Festival de Sundance de 2018 y acabó cosechando un gran éxito tanto comercial como de la crítica. Recaudó más de 79 millones de dólares con un presupuesto de 10 millones.

Habiendo sido siempre un fan de los dramas domésticos, Aster quería que la película incorporara temáticas de ese género y se centrara en la tragedia y el dolor familiar en vez de los elementos tradicionales del género de terror. Aster citó a El Cocinero, el ladrón, su esposa y su amante y a Carrie como ejemplos que influyeron en el guión de Hereditary.

 

POSESIÓN INFERNAL (1981, Sam Raimi)

Ash Williams, su novia y tres amigos deciden pasar un fin de semana en una cabaña perdida en un espeso bosque en las montañas de Tennessee. Una vez instalados, y cuando se encuentran cenando, la trampilla que da acceso al sótano se abre de golpe. Extrañados, deciden bajar a investigar. Allí encuentran un magnetófono, un extraño cuchillo ritual y un libro antiquísimo.

En 1978, Sam Raimi logró convencer al dueño de un cine para proyectar un corto de terror suyo en un pase junto a The Rocky Horror Picture Show. El corto se llamaba «Within The Woods» y, gracias a su éxito con el público, Raimi se puso manos a la obra para hacer un largometraje que se convertiría en todo un clásico de culto: Posesión Infernal. La película fue un exitazo de la crítica desde el principio e incluso recibió una crítica muy positiva del autor de terror Stephen King. La película logró recaudar más de 29 millones de dólares en taquilla y está considerada como una de las películas de culto más relevantes de todos los tiempos, así como una de las mejores películas de terror en la historia.

 

LA MATANZA DE TEXAS (1974, Tobe Hooper)

Escrito y dirigido por Tobe Hooper, la idea surgió a principios de los años 70 cuando trabajaba como ayudante de dirección. Producida por menos de 140.000 dólares y rodada durante largas horas, siete días a la semana, la cinta recibió fuertes críticas cuando se estrenó y además fue prohibida en varios países por su contenido tan violento. No obstante, fue bien acogida en taquilla llegando a recaudar más de 30 millones de dólares. Desde entonces, la película está muy valorada y ha ganado un enorme respeto. Es considerada una de las mejores y más influyentes películas de terror de todos los tiempos y ha dado paso a un remake, a una franquicia y a una gran cantidad de productos de merchandising.

 

LA NOCHE DE LOS MUERTOS VIVIENTES (1968, George A. Romero)

Abriendo paso a cinco secuelas posteriores e impulsando varios remakes, La noche de los muertos vivientes es considerada como la película que revolucionó el género del cine de terror y un clásico de culto. Escrita, dirigida, rodada y editada por George A. Romero, La noche de los muertos vivientes se realizó con un presupuesto de 114.000 dólares y ganó 30 millones de dólares en taquilla.

La cinta sigue la historia de un grupo de personas que se refugian en una granja rural en un intento de sobrevivir la noche. Mientras que se encuentran fuera, un sinfín de no-muertos infatigables que tratan de romper sus barricadas y sólo pueden ser detenidos con un golpe en la cabeza. La historia en ciernes.