A pesar del hecho de que hoy en día el género de terror es un negocio boyante que cada vez cobra más auge, eso no significa que tenga que involucrar un gran presupuesto o grandes nombres. Por ese motivo la industria cinematográfica independiente está prosperando ahora mismo sobre todo por el control creativo que tienen los directores: se les permite tomar los riesgos que quieran y atreverse a sacar títulos más atípicos, arriesgados e innovadores.

Por regla general, una gran diferencia entre los blockbusters y las cintas de terror independientes es que las últimas se centran en los personajes en vez de los sustos fáciles y las emociones provienen de un diálogo auténtico y de un entorno tan familiar como aterrador. Con esto en mente, hemos elaborado un listado de las 5 películas independientes de terror que creemos que están entre lo mejor del año y que no hay que perderse.

GIRL ON THE THIRD FLOOR (Travis Stevens) (7 diciembre a las 00:00 en DARK)

Combinando la masculinidad tóxica, los espíritus vengativos y el «body-horror» de Cronenberg, esta visión única de Travis Stevens sigue a Don Koch (CM Punk), un hombre que quiere aprovechar la oportunidad de restaurar una antigua casa victoriana ya que lo ve como una oportunidad para rectificar los errores de su pasado. Mientras tanto, su esposa embarazada está preocupada por el tiempo que les queda para la renovación de la casa. Debido a las presiones crecientes, el regreso de sus viejos vicios y una misteriosa vecina, Don no tarda en descubrir que la casa tiene su propia historia oscura y siniestra. Cuanto más destroza la casa, más le destroza a él también.

Stevens ha producido algunas de las mejores películas de terror independientes en los últimos años (Una manera horrible de morir, Juegos sucios, Starry eyes) y sus años de experiencia obviamente han servido de mucho.

 

THE FURIES (Tony D’Aquino)

El australiano, Tony D’Aquino debuta dando una vuelta de tuerca al cine slasher. Kayla y su amiga Maddie son secuestradas y soltadas en el bosque con otras cinco chicas. En este paisaje arbolado, tendrán que huir de una horda de asesinos con una peculiaridad: cada psicópata está encargado de proteger a una de las jóvenes. En vez de acentuar su fragilidad, la epilepsia de Kayla se convertirá en un arma.

Variety afirma que la película «tiene todo el gore para satisfacer a los fans del cine de terror y que incluye una gran dosis de «girlpower» para no ser descartada como otra película slasher misógina», por lo que no hay ninguna excusa para perderse esta cinta.

 

COME TO DADDY (Ant Timpson)

Después de más de una década produciendo cine de explotación y poco convencional (The ABC’s of Death, Housebound, Deathgasm, Turbokid), Ant Timpson ha optado por meterse detrás de la cámara por primera vez. Escrito por el co-guionista de The Greasy Strangler, Toby Harvard (basado en una idea inspirada en el fallecimiento del padre de Timpson en la vida real), este thriller de comedia oscuro, provocativo y sangriento está protagonizado por Elijah Wood como Norval, un músico de 35 años que todavía vive con su madre en Beverly Hills. Después de recibir una carta críptica de su padre separado, a quien no ha visto en 30 años, desde que les abandonó, le hace una visita a su cabaña costera. Norval no tarda en descubrir que su padre no solo es un idiota al que no soporta, sino que también tiene un oscuro pasado que está a punto de absorberle a él. Siempre es una tarea muy complicada mezclar muchos géneros un una película pero Timpson lo hace con mucha destreza y el resultado es una narrativa tan poco convencional como entretenida y reveladora.

 

BLISS (Joe Begos)

Tras Casi humanos y The Mind’s Eye, Joe Begos, uno de los directores más heterodoxos e ingeniosos del cine de terror independiente, vuelve a la carga con esta ensangrentada y psicotrópica exploración de los recovecos de la creación artística. Dezzy Donahue (Dora Madison), una pintora brillante, se enfrenta al bloqueo creativo más duro de toda su trayectoria. Desesperada por encontrar fuentes de inspiración para terminar su obra, se lanza a una espiral alucinada de drogas, sexo y muerte, en los paisajes más sórdidos de Los Ángeles.

Estamos ante un antídoto palpable y sórdido contra los intentos conscientes para conseguir respetabilidad dentro del mundo de cine de terror contemporáneo por lo que el último trabajo de Begos es de visionado obligatorio.

 

DANIEL ISN’T REAL (Adam Egypt Mortimer)

Y ponemos fin a nuestra lista con el plato fuerte del año. Combinando los mejores ingredientes de El club de la lucha y Pesadilla en Elm Street 2: La venganza de Freddy, la última película de Adam Egypt Mortimer (Some Kind of Hate) se centra en la hipótesis histórica de que los amigos imaginarios eran malvados, y una indicación de un déficit social, posesión demoníaca, o enfermedad mental.Un análisis osado de lo que puede suceder cuando el id, el ego y el superego están en guerra, la película sigue a un niño traumatizado de 8 años, Luke (Miles Robbins), quien inventa un amigo imaginario llamado Daniel. (Patrick Schwarzenegger) para llevarle a un mundo de fantasía para enseñarle a alcanzar sus sueños. Después de que Daniel engaña a Luke para que haga algo terrible, Luke se ve obligado a quitarle de su vida. Doce años más tarde, Daniel sufre una serie de violentos problemas familiares que le hacen recuperar a su amigo imaginario de la infancia para poder superar el dolor. Pero a pesar de haberse convertido en un joven encantador, Daniel sigue siendo el mismo manipulador de antes con una agenda secreta aterradora.

¿Quién necesita enemigos cuando tienes amigos imaginarios como Daniel?

 

Ahora os toca a vosotros. ¿Cuáles son las mejores películas de terror que habéis visto este año?