LA NOCHE DE HALLOWEEN (1978), de John Carpenter, fue todo un logro y una de las mejores películas de su época; una obra cruel y destructiva inspirada por el espíritu de la Nueva Ola Americana, ligada al espíritu europeo de lo fantástico y lo sobrenatural. A pesar de que esta película fue aclamada como la primera «verdadera» película slasher, no es de extrañar que la mayoría de los mejores slashers no sean realmente slashers del todo, sino proto-slashers que se caracterizan por tener algunos de los sellos del género sin llegar a seguir la formula paso a paso.

Antes, cuando el género estaba experimentando sus años más salvajes y el cine de terror podía ser cualquier cosa, había espacio no sólo para explorar sino para redefinir el género de terror de la forma que se quisiera. Muchos cineastas emprendieron el reto de soltar sus demonios interiores en la pantalla, y los resultados eran muy variados; la idea de «una figura corriendo por ahí matando a la gente» era un prisma para que los artistas individualistas pudieran perseguir sus inquietudes y su oficio al mismo tiempo. Como homenaje a estas obras que se realizaron antes del 1978 y que, aunque no fueron slashers en sí mismos, al menos tuvieron una gran influencia dentro del género, a continuación presentamos 5 de las mejores películas proto-slasher.

EL ROSTRO DE LA MUERTE (Alfred Sole, 1976)

De las primeras películas en inglés que se inspiraron en el auge del cine giallo, EL ROSTRO DE LA MUERTE es quizás la cinta más importante.

Pobrecita Alice. Nadie decía que ser una niña de 12 años fuera fácil. Nadie le entiende. Sus padres son los peores del mundo, y es muy posible que sea culpable del asesinato de su hermana pequeña. Una de las primeras perversiones cinematográficas de la inocencia, EL ROSTRO DE LA MUERTE juega con el espíritu innato del niño humano para crear una desconcertante y desafiante obra que sigue siendo tan aterrador ahora como hace más de 40 años.

NAVIDADES NEGRAS (Bob Clark, 1974)

Si Psicosis es el abuelo del género slasher, y La matanza de Texas es el padre, Navidades Negras es el tío desquiciado que se presenta en Navidad y se va sin dejar rastro de su existencia hasta que te pones a buscarlo y empiezas a descubrir sus sombríos secretos por el camino.

Antes de todo, cabe destacar que el director Bob Clark utilizó la vista en primera persona del asesino mucho antes de que Carpenter la usara en LA NOCHE DE HALLOWEEN y muchos de los elementos que se convertirían en elementos de la trama estándar del género slasher comenzaron aquí mismo. Todo estructurado y rodado con pulso firme, construido cuidadosamente a través de llamadas telefónicas psicóticas (homenajeado en la saga SCREAM), el asesino en NAVIDADES NEGRAS es uno de los iconos menos conocidos y más copiados del género slasher.

LA MATANZA DE TEXAS (Tobe Hooper, 1974)

Lo que hace que esta película sea realmente única dentro del género es la forma en que Hooper hace uso del poder de la sugerencia, jugando con el espacio fuera de la pantalla e implementando unos cortes casi subliminales en los momentos intersticiales de la película que evocan e insinúan mucho más de lo que dicen directamente.

Con semejante título uno podría esperar un festival sangriento y gore pero realmente no lo es. En todo momento Tobe Hooper buscó introducir al espectador en una atmósfera única y malsana sin recurrir a chorros de sangre. Y lo consiguió con creces. Diríamos que gran parte del impacto de la cinta se debe a que fue una producción independiente de muy bajo presupuesto sin productores meticones diciendo lo que se podía hacer y lo que no se podía hacer.

Y, aparte de todo eso, sin ninguna duda, Gunnar Hansen lleva la máscara mas icónica y más aterradora de todos los tiempos: la carne humana!

ROJO OSCURO (Dario Argento, 1975)

Con una combinación del fetiche por el «whodunit», íconos que nos aterrorizaban en la infancia y canciones de cuna que auguran la tragedia, ROJO OSCURO podría postularse como la mejor película de Dario. La película sacó partido de un argumento increíblemente modesto sobre el asesinato, el trauma y la venganza, haciéndolo más accesible al público en general sin sacrificar el montaje irregular y la narrativa desorganizada que hicieron que los elementos estructurales del giallo fueran tan inusuales y desconcertantes.

Esta cinta que perfecciona el género giallo sigue a un músico que se convierte en testigo de un asesinato y que tendrá que resolver junto a una curiosa reportera. Su fotografía soberbia llena de imágenes despiadadas, una narración tupida – pero controlada al milímetro-, y su vaivén temporal para retratar los orígenes de una mente perturbada, contribuyen a relatar una historia de la más fascinante e provocadora.

PSICOSIS (Alfred Hitchcock, 1960)

Se puede decir que las cintas de terror de los años 60 fueron algunas de las más impactantes de la historia. El fotógrafo del pánico, La máscara del demonio, El infierno del odio, La caída de la casa Usher. Elegir un campeón sería imposible, pero Psicosis siempre estaría ahí, burlándose de nosotros y asustándonos.

Esta cinta pionera, basada en la novela homónima de Robert Bloch, dejó al público mainstream en estado de shock. De hecho, la Paramount tenía tan poca fe en la cinta que Hitchcock tuvo que financiarlo de su propio bolsillo, canjeando su salario por una participación del 60% de la película. Resultó ser un error tremendo para la productora ya que la película fue un éxito rotundo y hoy en día está considerada como el ejemplo más temprano del llamado género slasher.

Rompiendo los tabúes del pasado, no sólo con sus escenas de violencia sin precedentes, sino también en relación con la sexualidad, Hitchcock logró construir una clase magistral en terror psicológico en estado puro. Esta película es la más arriesgada y directa de Hitchcock, e incluso cuando intentaba ocultar su disfrute ya que su definición de diversión era algo preocupante, se trata de la película en la que Hitchcock tiene la sonrisa más descarada del mundo.