Dependiendo de tus gustos, las cintas de exorcismos pueden ser las más terroríficas de todos los subgéneros de terror. Cuando se hacen bien, reúnen los terrores psicológicos de lo que no se ve y lo inexplicable con algunos sustos fáciles pero bien planeados (esas imágenes aterradoras que salen de la nada) y las imágenes y efectos verdaderamente grotescos y desagradables.

El problema es que por lo general no se hacen bien o recurren demasiado a las fórmulas ya utilizadas con éxito en las mejores películas de ese subgénero. Con eso en mente, el poder de Cristo te obliga a seguir leyendo para descubrir nuestra lista de las 5 mejores películas sobre Exorcismos…

EXPEDIENTE WARREN: THE CONJURING (2013)

Esta cinta de James Wan cuenta la terrorífica historia de la familia Perron; una familia que, en la década de los 70, afirmó haber contactado con espíritus malvados en su domicilio del estado de Rhode Island. Sus presuntos encuentros sobrenaturales fueron estudiados e investigados por Ed y Lorraine Warren (Interpretados en la película por Patrick Wilson y Vera Farmiga). Lorraine es medium y Ed es un reputado investigador. Ambos se dedican al estudio de casos espirituales y paranormales. Lorraine no tarda en descubrir que las apariciones están relacionadas con el espíritu de un niño y una misteriosa caja de música que lleva en la casa varias décadas.

La película se basa en los acontecimientos que le sucedieron a la familia Perron en la década de 1970 en Rhode Island. La familia fue testigo de actividades paranormales similares después de mudarse a su granja, pero las cosas no terminaron igual que en la película. Bathsheba se volvió más violenta hacia la familia con los Warren presentes, y la familia los hizo marcharse. Al final, Bathsheba abandonó el cuerpo de Carolyn, pero continuó plagando a la familia durante muchos años.

KARUTO (2013)

La siguiente película de Kôji Shiraishi sigue a Mari, Mayuko y Yu, tres actrices quienes investigan un exorcismo para su programa. Siguen con su cámara al veterano exorcista Unsui a la casa de la familia Kaneda, una madre y una hija que ha estado experimentado diversos fenómenos paranormales en su casa. Pero el demonio instalado allí es muy poderoso.

Ante todo, cabe destacar la atmósfera precisa lograda pero lo que más sorprende es la narrativa serpentina llena de giros inesperados que rompen con la monotonía y la inclusión de algún personaje casi sacado de la manga. Algo no es muy típico en las cintas de found-footage es la manera tan explícita que el director Shiraishi nos muestra a sus espíritus demoníacos. Los amantes del cine nipón y los “shockumentaries” ganarán por partida doble ya que es una cinta que sin duda alguna no dejará indiferente a nadie, ni siquiera a los más experimentados en el cine del terror.

EL EXORCISTA III (1990)

Aunque no es tan icónico como la cinta original, el Exorcista III es casi igual de inquietante. Optando por dejar al pobre Reagan fuera esta vez, El Exorcista III sigue a un agente de policía que se adentra en un laberinto de terror al investigar una serie de asesinatos que son similares a los cometidos por el «Asesino Géminis» 15 años antes. El único problema es que el «Asesino Géminis» lleva muerto quince años.

Sus investigaciones lo llevan a un hospital psiquiátrico donde conoce a un hombre que se parece a un sacerdote que murió durante un exorcismo hace años. A medida que el detective descubre más y más pistas sobre estas misteriosas circunstancias, debe encontrar su propia fe para enfrentarse a un antiguo mal.

El Exorcista III ni siquiera debe ser comparado con el original. Las dos son películas muy diferentes y ambas merecen reconocimiento por sus propios méritos. El Exorcista III, en concreto, nos dio una escena a mitad de la película que es, sin lugar a dudas, más aterradora que cualquier cosa que el Capitán Howdy le hizo a Reagan.

EL EXORCISMO DE EMILY ROSE (2005)

Como muchas películas sobre exorcismos, El exorcismo de Emily Rose es otra cinta que intenta añadir una legitimidad aterradora al afirmar que está basada en unos hechos reales. Y la verdad es que si hay elementos de esta película de los que te puedes creer que ocurrieron tal y como los ves en la pantalla porque se esfuerza por mostrar ambos lados de la historia. ¿Emily Rose estaba poseída por un demonio malvado de verdad? ¿O se trataba de una enferma mental?

No es ningún spoiler contar que Emily muere tras los exorcismos realizados por un sacerdote católico llamado Padre Moore (Colin Wilkinson) ya que la película salta entre el juicio de Moore por homicidio involuntario y los eventos que tuvieron lugar en la granja de la familia Rose que culminaron con su muerte. Y la verdad es que aquellos eventos son realmente terroríficos. Emily sufre unas visiones aterradoras, come insectos, y está inmovilizada en su cama y asfixiada por una mano invisible. Se contorsiona de maneras antinaturales, la mayoría de las cuales son interpretadas por Carpenter, lo que las hace aún más espeluznantes. Y lo que estamos contando solo son los primeros días de la «posesión». Tendrás que ver la cinta para ver todo lo demás.

EL EXORCISTA (1973)

Mucha gente solo conseguía el sueño si dormía con un crucifijo después de ver EL EXORCISTA en 1973, y con razón. Esta película por sí sola fundó todo un subgénero de cine de terror. Aunque muchos lo intentaron, ninguna cinta logró reproducir la magia de esta película de 1973 dirigida por William Friedkin.

La historia de una niña de 12 años poseída por el diablo era algo que el público nunca había visto antes, y nos hizo cuestionar la religión y la existencia del bien y el mal. Fuimos testigos de cómo Regan MacNeil interrumpía una fiesta de su madre para orinar en la alfombra, violar su cuerpo con un crucifijo y girar la cabeza de un modo que desafiaba todas las leyes de la naturaleza. Nos hizo pensar que si una niña inocente de 12 años puede ser vencida por un mal de esa forma, entonces lo mismo podía pasar a cualquiera de nosotros también.

Es la mejor de todas y estableció los fundamentos para todas las películas sobre exorcismos que llegaron después. En muchos casos, otras películas de exorcismos son simples copias degradadas del puro terror dramático y de las visuales grotescas de la cinta original.