Con el éxito de la saga de SCREAM de Wes Craven a finales de los 90, el cine de terror se encaminaba a un nuevo renacimiento. El renovado interés en las cintas slasher quizás fue pasajero, pero abrió el paso para otros subgéneros. El cine de terror lleno de violencia como HOSTEL iba ganando terreno, y los zombies se resucitaron tras el estreno de 28 DÍAS DESPUÉS, una cinta que había cambiado las reglas. Era evidente que el cine de terror había vuelto con fuerza de nuevo.

Sin embargo, por cada secuela de la saga de SAW o cualquier remake como THE HILLS HAVE EYES, hay varias películas que se pasaron por alto o se infravaloraron. Por lo tanto, a continuación presentamos cinco películas de terror infravaloradas de los años ’00 que son de visión obligada.

The Locals: viaje tenebroso (2003)

Dos amigos, Grant y Paul se lanzan a la carretera para pasar un fin de semana dedicado al surf, al alcohol y con un poco de suerte a las mujeres… Al caer la noche decidirán tomar una carretera secundaria donde se encontrarán con Lisa y Kelly, dos misteriosas chicas, que les invitarán a una fiesta. El deseo y la locura toman fuerza en la carretera, donde un peligroso juego «del gato y el ratón» comenzará a conducirlos hacia el profundo centro del mal encontrándose con… «The Locals».

Esta historia de fantasmas de bajo presupuesto desde Nueva Zelanda no va a asustar a nadie pero no es lo que se pretendía. En cambio, se convierte en una conmovedora representación de los límites a los que podemos llegar para nuestros amigos.

King of the Ants (2003)

KING OF THE ANTS es un thriller impactante y violento de Stuart Gordon que cuenta la historia de un hombre sin rumbo que descubre su destino cuando es contratado para asesinar a un hombre que nunca ha conocido. Poco a poco, los cuerpos de víctimas inocentes se apilarán en su camino, pues un hambre ciega de cumplir su misión nubla su mente…y lo que queda de su humanidad. Se podrá decir que el tramo no es nada nuevo, pero Gordon era un director de género tan hábil y esta película era tan oscura y nihilista que se destacaba incluso dentro de un género tan saturado como el de las películas de venganza.

Creep (2004)

No, no estamos hablando de la primera película de la ahora exitosa franquicia de Patrick Brice, sino del debut en la gran pantalla del británico Christopher Smith. La cinta empieza con dos trabajadores del alcantarillado de Londres descubriendo un nuevo túnel, aventurándose en él y siendo atacados por lo que a primera vista parece ser un sin techo que vive en los túneles del metro. Creep funciona mucho mejor que cualquier otra película de su estilo ya que Smith lleva a su protagonista principal en una transformación muy fascinante. Se nos presenta en un principio como una persona frívola y hedonista que sólo mira por sí misma, y a lo largo de la cinta se tendrá que enfrentar a varias pruebas y superarlas, saliendo transformada de las mismas. Por lo tanto, si te gustó los cambios radicales de Shauna Macdonald en The Descent o Kelly Reilly en Eden Lake, estamos seguros de que disfrutarás de este debut de Smith de la misma manera.

Kansen (2004)

Bienvenido al hospital más deteriorado, cochambroso y viscoso de la tierra, bajo la responsabilidad de un desalmado equipo sanitario, que está más empeñado en encubrir sus descuidos que de cuidar a sus pacientes. Si eso no fuera suficiente, se ingresa a un nuevo paciente que resulta ser el huésped de un parásito letal que convierte a sus víctimas en lunáticos antes de que se conviertan sus órganos internos en un moco gangrenoso.

Todo eso es bastante sombrío en sí mismo, pero Masayuki Ochiai lleva la locura a otro nivel inyectando observaciones que esbozan verdades importantes sobre asistencia médica, y te podemos asegurar que empezarás a cuidarte como nunca desde el momento en que los créditos comienzan a salir en pantalla.

Splinter (2008)

Si has visto EL GRITO 3 y no te gustó, no lo tengas en cuenta respecto a la anterior película de Toby Wilkins, SPLINTER; una película inteligente y sangrienta que los fans del terror disfrutarán, sobre todo si eres un fan de LA COSA – ya que los efectos especiales no dejarán a nadie indiferente.

Cuatro individuos terminan atrapados en una gasolinera peleando contra una criatura (una especie de hongo) que crece en forma de astilla y que tiene la facultad de reanimar el tejido muerto. Cada ser vivo infectado por el organismo acaba desarrollando espinas y partes de sí mismos pueden separarse y atacar como si tuvieran vida propia así que ya te estarás haciendo idea del tipo de body-horror esperándote en esta cinta. En resumen, SPLINTER es un híbrido de subgéneros del cine de terror de alta intensidad con una trama impredecible, personajes inteligentes y una gran cantidad de gore.