Hay quienes disfrutan de algo de sol durante las vacaciones. Y otros que prefieren algo de cultura, o arte, o historia. Pocos lugares en el mundo son más educativos que los museos. Y es que ¿en qué otro lugar podemos ver tantas muestras de la historia real que nos cuentan tantas cosas sobre nuestros antepasados? Desde las lanzas prehistóricas hasta las momias egipcias, desde las antiguas esculturas griegas hasta las armaduras medievales, y desde la primera radio hasta los primeros aviones que se usaron en la Primera Guerra Mundial, los museos lo tienen todo.

El 18 de mayo de 1977, el Consejo Internacional de Museos (ICOM) estableció el Día Internacional de los Museos para promover el papel de los museos a nivel mundial. Afortunadamente, en esta sociedad tan impulsada por la tecnología, hoy en día más gente visita los museos que nunca, lo cual hace pensar que cada vez somos más los que anhelamos conectarnos a un mundo al que tenemos miedo de perder. Sin más preámbulos, para celebrar el Día Internacional de los Museos, lo que sigue es una selección de museos para quienes les gusta estar asustados, asqueados y, sobre todo, horrorizados.

EL MUSEO Vent Haven (Fort Mitchell, Kentucky)

A pesar de ser un personaje habitual en las cintas de terror, el muñeco de ventrílocuo, con su boca abultada, sus párpados pesados y su cabeza retorcida, se inventó para entretener al público en los teatros en el siglo XVIII. Este museo alberga la mayor colección de muñecos y objetos de la práctica del ventrílocuo en el mundo. Anteriormente perteneció a William Shakespeare Berger, antiguo presidente de la Hermandad Internacional de Ventrílocuos.

EL MUSEO DE LAS SOMBRAS (Plattsmouth, Nebraska)

El Museo de las Sombras se ha ganado la fama de ser uno de los museos más embrujados de los Estados Unidos. Situado en un edificio de tres pisos que anteriormente fue un bar y un burdel, el Museo de las Sombras alberga más de 1.000 objetos supuestamente embrujados procedentes de diversos lugares del mundo. Sus visitantes han descrito diversas experiencias paranormales, desde «caricias fantasmales» a ser testigos de apariciones y algunos han oído risas inexplicables. Aparte de las visitas diarias, el Museo de las Sombras también organiza búsquedas de fantasmas para aquellos que sean lo suficientemente valientes para explorar las instalaciones fuera del horario de atención al público.

EL MUSEO PITT RIVERS, la sala de las Cabezas Reducidas (Oxford, Inglaterra)

Una extraña exposición de tsantsas reales, o cabezas reducidas, de la región alta del Amazonas entre Perú y Ecuador, se encuentra en este museo de Oxford. Las tribus creían que se podía sacar provecho del poder de sus enemigos con un rito muy sangriento que consistía en desechar todo el contenido de las cabezas y sumergirlas en agua caliente para después llenarlas con arena caliente. El museo trabaja con las comunidades donde se adquirieron las colecciones anteriormente, para poder analizar de manera precisa los significados del ritual.

EL MUSEO DE LA MUERTE (Hollywood, California)

El Museo de la Muerte alberga la mayor colección de objetos relacionados con la muerte en el mundo. Sin lugar a dudas una atracción no apta para los estómagos más débiles, los visitantes podrán ver fotografías de las escenas del crimen de Charles Manson, la cabeza guillotinada del asesino en serie, Henri Landrú, mejor conocido como Barba Azul, así como las espeluznantes fotos de La Dalia Negra. El museo también alberga una gran colección de bolsas para cadáveres y ataúdes, réplicas a tamaño real de máquinas de tortura, instrumentos de autopsia, animales taxidermizados y muchísimo más! Pero las cosas no acaban ahí ya que también ofrece una serie de proyecciones de los vídeos que usaba la secta ufológica «Heaven’s Gate» para reclutar gente o la macabra «Traces of Death», que consiste en su mayoría de archivos y grabaciones reales de lesiones graves y muerte. Entre las secuencias que vienen en Traces of Death está la del suicidio del político estadounidense Budd Dwyer (1939-1987), el bombardeo de la plaza del mercado de Sarajevo que mató a casi 100 personas, puestas en escena de niños muertos, un ciclista aplastado por un autobús y un hombre siendo devorado por leones en Wallasee (Angola) en 1975.

EL MUSEO DE PELO DE Avanos (Cappadocia, Turkey)

Hay algo inquietante respecto al cabello humano cuando no está unido a la cabeza, y el siguiente museo está lleno de los mechones cortados de más de 16.000 mujeres. Sin embargo, la historia detrás es algo menos perturbadora: el museo fue creado en 1979 por el alfarero local Chez Gallip y la historia cuenta que hace más de 30 años, el alfarero se enamoró de una chica y le pidió matrimonio. La joven no pudo aceptar la propuesta ya que se marchaba de Avanos para siempre, por lo que el enamorado le pidió algo de recuerdo y esta le dio un mechón de cabello. Galip, colocó el preciado fleco en una de las paredes del museo. Desde entonces, la leyenda se fue extendiendo y cada vez que llegaban turistas, se les contaba la historia y dejaban también algunas hebras de su pelo. Ahora también hay un concurso de donación de pelo para poder ganar unas vacaciones en Capadocia, que incluye un curso de cerámica en los talleres de Chez.