Todos tienen sus propias anécdotas de algunas vacaciones horrorosas que hayan tenido: inodoros desbordando con los «restos» de los huéspedes anteriores del hotel, lencería sucia escondida entre las sábanas y una larga lista de etcéteras… ¡Pero eso no es nada comparado con lo que vamos a compartir contigo hoy!

Dada la gran cantidad de películas exitosas sobre los terrores vacacionales, y para celebrar el “Día del Turismo” (27 de septiembre), hemos recopilado una lista de cinco películas en las que las escapadas de ensueño se convierten rápidamente en pesadillas vivientes …

TURISTAS (2012)

TURISTAS cuenta la historia de dos amantes y los terrores secretos de los campings y visitas a lugares turísticos idílicos como el museo del lápices de Keswick. Este cóctel molotov suena aterrador en sí mismo, pero TURISTAS aborda un terror completamente distinto que tienes que ver para creer. Con Ben Wheatley en la silla del director , y co-escrito por los protagonistas de la cinta Steve Oram y Alice Lowe, TURISTAS es una comedia negra en el sentido más oscuro y divertido de las palabras.

EDEN LAKE (2008)

Además de ganar en 2008 el “Premio especial del jurado” en Sitges, Eden Lake obtuvo excelentes críticas que llegaron a incluirla en un género tan gráfico como el de “pant wetting terror” (traducido literalmente como «el terror que te hará mearte encima»). La película sigue a una pareja que decide viajar a un lugar aislado para pasar un fin de semana romántico pero todo se convierte en una lucha por la supervivencia cuando se topan con una pandilla de adolescentes de lo más desagradables. Cuando Steve (Michael Fassbender) se enfrenta a ellos, son demasiados y su novia, Jenny (Kelly Reilly) se queda sola luchando por su vida. Si bien todos sabemos cuán brillantes son Fassbender y su co-protagonista, Jack O ‘Connell, la verdadera estrella de la cinta es Reilly cuando se enfrenta a sus rivales. Llena de comentarios sociales sobre la delincuencia juvenil y el odio de clase, será una tarea muy complicada encontrar una película de vacaciones tan visceral.

CABIN FEVER (2002)

El hecho de que el director y escritor Eli Roth escribiera este libro basado en su propia experiencia de primera mano con una pequeña erupción cutánea desagradable ayudó a asegurar que CABIN FEVER y su virus necrosante fueran aún más perturbadores, a pesar de los toques tan extravagantes que ya son tan característicos de Roth.

Ver a este grupo dispar de protagonistas «asesinados» por el virus mortal poco a poco de la forma más visceral hace que sea una de las películas más difíciles de digerir del siglo, en el mejor sentido de la palabra.

EN EL BOSQUE SOBREVIVE (2014)

Basándose solo en la portada de la cinta, es comprensible que muchos espectadores se desanimaran al pensar que iba a ser otra película del montón que ve a dos campistas inocentes aterrorizados por un oso salvaje, pero eso no podría estar más lejos de la realidad. Lo que diferencia a Backcountry de películas similares es el hecho de que adopta un enfoque muy diferente y examina la relación de una pareja por la gran mayoría de la película en lugar de tener a los actores huyendo del animal durante 90 minutos. Gracias a esta sabia decisión, el director Adam MacDonald consigue que acabemos conociendo y empatizando con la pareja y así el inquietante recordatorio final de lo indiscriminado, caótico y desgarrador que es un ataque de oso de verdad nos llegue a impactar muchísimo más. En resumidas cuentas nos enseña cómo la fuerza de voluntad pura puede superar lo peor que la vida puede arrojarnos en el momento menos esperado.

BITE (2015)

Si bien esta cinta de Chad Archibald solo empieza en unas vacaciones idílicas, sigue siendo una adicción perfecta en esta lista, ya que trata de un odio común entre todos los turistas: las picaduras de insectos.

Mezclando la tragedia romántica y el «body-horror» a partes iguales, BITE garantiza una sensación de picazón implacable en varias partes de su anatomía a medida que la hermosa Casey (Elma Begovic) se transforma en una criatura parecida a un insecto después de ser mordida en las aguas cristalinas de la República Dominicana mientras estaba en su escapada de despedida de soltera.

Si las películas «body-horror» te hacen babear con anticipación, no se puede perder esta obra pequeña, pero no por ello menos importante.