Como muchos ya sabrán, Stuart Gordon, reconocido por ser el icónico cineasta responsable de diversos títulos clásicos de culto, falleció la semana pasada a los 72 años de edad. Deja a su esposa, Carolyn Purdy-Gordon, sus hijas Suzanna, Jillian y Margaret Gordon, cuatro nietos y su hermano, David George Gordon.

Director de teatro antes de probar su suerte como cineasta, todas las cintas de Gordon comparten las mismas ganas de ser atrevidas y la misma fascinación por mezclar la violencia con la sexualidad. Gordon tenía un gran sentido del humor de lo más negro y nunca se atrevió a dirigir una película que no fuera inteligente y llena de subtexto. Mirando hacia atrás, se puede decir que casi todas sus películas no han sufrido por el paso de los años y siguen deleitando a su público incluso ya varias décadas después de ser estrenadas.

Para celebrar la vida y el legado de uno de los grandes del cine de terror, lo que sigue es una lista de 5 de sus obras imprescindibles

Re-Animator (1985)

La primera cinta que rodó Gordon se concibió en un principio como un espectáculo de la Organic Theater Company, la compañía que creó con su mujer Carolyn Purdy-Gordon y con la que llevaba dirigiendo producciones teatrales desde 1969.

Para nosotros, esta versión actualizada de la historia de Frankenstein, dirigida por Stuart Gordon (basada en la novela de H.P. Lovecraft) es simplemente la mejor, más divertida película de Grand Guignol que existe. En esencia, Re-Animator es una exploración de lo fácil que es llevar la ciencia demasiado lejos. La historia sigue a Herbert West, un excéntrico estudiante de medicina quien es expulsado de una universidad en Suiza debido a sus cuestionables experimentos. Herbert viaja a EEUU, donde se matricula en la Miskatonic University para continuar con sus experimentos, que tienen la intención de alcanzar la fórmula que permita reanimar a los muertos.

Si bien Gordon ha realizado tantas maravillosas películas, creemos que muchos de vosotros estaréis de acuerdo en que RE-ANIMATOR sigue siendo su verdadera obra maestra – sangrienta, divertida, con unas interpretaciones fantásticas y un guión singular.

RE-SONATOR (1986)

En esta segunda incursión de Stuart Gordon en las obras de H.P. Lovecraft Jeffrey Combs vuelve a la carga, esta vez para descubrir un sexto sentido que no sólo refuerza los otros cinco, sino que tiene propiedades singulares de increíbles consecuencias. Las sobrecargas sensoriales que experimentan los protagonistas conducen a unas deformaciones corporales extraordinariamente absurdas como glándulas pineales explosivas y las travesuras viscosas del Dr. Pretorius. La cinta es visualmente deslumbrante, no sólo por los efectos etéreos, sino también por la paleta de colores de tonos ultravioletas fluorescentes cuando se enciende el invento de la película, el Re-sonator…

Dolls (1987)

Rodado antes de RE-SONATOR pero estrenada después, GORDON dio un giro en su filmografía con DOLLS, alejándose de la temática de las dos primeras cintas en esta lista para probar nuevas vías en el cine de terror.

Su intención de hacer algo totalmente fuera de lo normal aquí es muy evidente, dejando atrás los excesos de sangre y sexualidad de RE-ANIMATOR y RE-SONATOR, reemplazándolos con algo más discreto y gótico – es como si Stuart Gordon se aproximara a los clásicos cuentos de hadas de los hermanos Grimm. El hecho de que la película fuera tan violenta al final se debe a la intervención de Charles Band (su productora, Empire Pictures, distribuyó gran parte de las primeras películas de Gordon). Su retorcido sentido del humor quedó impoluto, así como sus ganas de desarrollar personajes potentes dentro del marco de una cinta de terror. Aunque continuaría trabajando en el género de terror y ciencia ficción durante casi toda su trayectoria, DOLLS es una película que ha contribuido a que Gordon no se encasille desde sus inicios incluso dentro de aquellos géneros. Nunca iba a ser ese hombre que hacía películas gore o el director que hace películas de Lovecraft. Era un pedazo de cineasta, capaz de hacer casi cualquier cosa que se le ocurriera.

El péndulo de la muerte (1991)

Quizás una de las cintas más infravaloradas de Gordon es una de sus mejores producciones para Full Moon. Su primera adaptación cinematográfica de una obra de Edgar Allen Poe presenta a Lance Henriksen con una de sus interpretaciones más apasionadas con tal vez la mejor dirección artística hasta la fecha en una película distribuida por Full Moon. Más dramática que las películas habituales de Gordon, EL PÉNDULO DE LA MUERTE es otra muestra del inmenso recorrido del director.

King of the Ants (2003)

Tras DAGON, Gordon abandonó el cine de terror durante casi toda la década de 2000, acercándose a dramas policíacos como esta cinta. KING OF THE ANTS es un thriller realmente impactante y violento que cuenta la historia de un hombre sin rumbo que descubre su destino cuando es contratado para asesinar a un hombre que nunca ha conocido. Poco a poco, los cuerpos de víctimas inocentes se apilarán en su camino, pues un hambre ciega de cumplir su misión nubla su mente…y lo que queda de su humanidad. Se podrá decir que el tramo no es nada nuevo, pero Gordon era un director de género tan hábil y esta película era tan oscura y nihilista que se destacaba incluso dentro de un género tan saturado como el de las películas de venganza.