La palabra «oculto» proviene del latín ocultus, que significa «oculto» o «secreto». Desde tiempos inmemoriales, la sociedad ha asociado lo oculto con las prácticas de brujería y adoración al diablo. Siempre ha representado el esfuerzo de la humanidad por descubrir lo desconocido y lo prohibido.

Durante siglos se ha creado arte, que representa rituales misteriosos y visiones de lo paranormal. El pánico satánico de los años 70 despertó un nuevo interés en el ocultismo. Casos de abuso ritual satánico llegaron de todas las esquinas del mundo. Se convirtió en un renacimiento de las cazas de brujas para la generación moderna. Esto tuvo un efecto importante en las películas de terror de la susodicha época y dio lugar a algunas de las mejores películas de terror psicológico de todos los tiempos.

Para celebrar el Día del Ocultismo (18 de noviembre), hemos recopilado una lista que rinde homenaje a cinco joyas del cine de terror que abordan la brujería y la adoración al diablo.

LA NOVIA DEL DIABLO (LA BATALLA DE SATÁN) (1968)

Aunque el gran actor Christopher Lee a menudo interpretaba el papel del villano, en La novia del diablo lucha contra las fuerzas del mal con el mismo gusto. El duque de Richleau (Lee) y Rex Van Ryn (Leon Greene) descubren que su amigo Simon Aron (Patrick Mower) ha ingresado en una secta satánica que utiliza a inocentes, a los que previamente les han lavado el cerebro, para sacrificarlos en nombre del diablo. Pronto descubren que la familia de Simon también ha sido embaucada para realizar esa horrible tarea. El conde Richleau, con la ayuda de Van Ryn, hará todo lo posible para evitar que sacrifiquen a su amigo, y de paso salvar la vida de todos los inocentes condenados a arder en el infierno.

La cinta está llena de magia ritual, empleada tanto para el mal como para luchar contra el mal. El personaje de Lee sabe luchar en el mismo nivel que el culto satánico que da lugar a un «Battle Royale» de hechizos. Esta emocionante película de terror es un clásico del cine oculto, y sigue siendo una de las mejores de su sub-genero.

 

LA BRUJERÍA A TRAVÉS DE LOS TIEMPOS (1922)

Como una evaluación de la superstición y la histeria relacionada con la brujería a lo largo de la historia, La brujería a través de los tiempos nos enseña sus lecciones a través de hechos históricos.

La película sigue el formato inconfundible de un documental, aunque algunas partes están claramente diseñadas para aterrorizarnos también. La película no rehuya de abordar los problemas relacionados con enfermedades mentales y excesos religiosos que contribuyeron a la caza de brujas durante épocas pasadas. También cabe destacar que la calidad de producción es insuperable dada la época en que se rodó, y sigue siendo una cinta educativa y relevante casi un siglo más tarde.

 

A DARK SONG (2016)

Esta incursión inquietante en el horror del lo oculto de Liam Gavin es una de las presentaciones más acertadas de la magia ritual en la historia del cine. Una madre afligida contrata a un ocultista para que la ayude a contactar al fantasma de su hijo muerto, y los dos se mudan a una casa en medio de la nada para comenzar un ritual mágico que durará varios meses. El ocultista promete a la madre que se le concederá su deseo al final del largo y extenuante ritual. La película está increíblemente bien estructurada y la atmósfera es realmente perturbadora, tocando temas de fe, amor, tragedia humana; y todo es multiplicado por diez gracias a unas actuaciones realmente soberbias de los dos protagonistas, Steve Oram y Catherine Walker.

 

STARRY EYES (2014)

Sarah Walker persigue el sueño de Hollywood: convertirse en una estrella; pero de momento lo hace desde un trabajo insatisfactorio y sin mucho éxito en las diferentes audiciones a las que acude. Hasta que va a dar con un misterioso anuncio, el cual le llevará paso a paso a través de una serie de extrañas entrevistas y pruebas que la catapultarán a la fama como protagonista de una nueva cinta de culto, nunca mejor dicho. Los guionistas y directores, Kevin Kolsch y Dennis Widmyer (Cementerio de Animales) se centran en la transformación mental y física de Sarah como consecuencia directa de las inquietantes realidades de la industria de cine en Hollywood y sus intentos fallidos de salvarse de los espíritus malignos del mundo en que ella misma eligió estar. La película nunca pierde su enfoque y transmite su mensaje con fuerza y vigor. Starry Eyes es, sin lugar a dudas, una de las mejores películas de terror de la década.

 

CUANDO LAS BRUJAS ARDEN (El inquisidor) (1968)

Esta clásica cinta de terror británica dirigida por Michael Reeves, basada en el libro homónimo de Ronald Bassett, sigue a Matthew Hopkins, un abogado del siglo XVII y el cazador de brujas más importante de Inglaterra. Viaja junto a su brutal ayudante John Stearne, por la campiña, prestando sus servicios donde lo llaman y aprovechándose de aquellas mujeres acusadas de brujería que querían vivir un poco más. En un pueblo, Hopkins tortura a un párroco acusado de brujería y obtiene de su sobrina favores sexuales a cambio del perdón. Pero el novio de la chica, un soldado de Cromwell, jura venganza. La película fue muy criticada por sus representaciones explícitas de la violencia y el gore y era objeto de fuerte censura. Ahora es ampliamente considerada como una cinta clásica del cine británico y una de las mejores películas de terror jamás rodadas. El tiempo pone a cada cosa en su sitio.