Las películas de comedia de terror bien hechas han de procurar ser dos cosas: terroríficas y graciosas. Aunque suena muy sencillo, resulta algo muy difícil de lograr, ya que una de las dos cosas suele prevalecer frente a la otra, dejando al público dividido. Mientras algunos fans del cine de terror prefieren verse bañados en sangre, asustados y conmovidos hasta la médula cuando ven una película, otros se conforman con reírse a carcajadas ante la locura de un campo de zombies siendo arrollados por una cortadora de césped.

Entonces, ¿cómo se consigue compaginar estos dos conceptos tan diferentes? No es una tarea sencilla y sin embargo, las mejores películas de comedia de terror, entre ellas las cinco que hemos incluida en nuestro ranking de hoy, se las arreglan para saltar entre las dos con muchas risas y una enorme sensación de tensión. Hemos dejado de lado algunas joyas de terror como SCREAM y LA CABAÑA EN EL BOSQUE, porque, aunque son geniales, casi todo el mundo las ha visto ya y se puede decir que son menos divertidas y más terroríficas. Por lo tanto, sin más preámbulos, a continuación te presentamos cinco de las mejores películas de comedia de terror que quizás aún no hayas visto.

Ana y el apocalipsis (2018)

Siguiendo la tradición de ZOMBIES PARTY tenemos a ANA Y APOCALIPSIS, una comedia de terror del Reino Unido con unas exquisitas imágenes e inolvidables intenciones. Ana (Ella Hunt) intenta decidir cómo será su futuro: quedarse y estudiar en la universidad o probar su suerte en Australia, contra la voluntad de su padre. El futuro, sin embargo, se vuelve inconmensurable ya que se avecina un apocalipsis zombie. Ofreciendo números musicales, muchísimos homenajes y una interpretación de lo más retorcida de Paul Kaye como un Director de escuela cuasi demoníaco, ANA Y EL APOCALIPSIS lo tiene todo.

Deb contra los zombies (2015)

Tal como el título de la película de Edgar Wright (SHAUN OF THE DEAD en inglés) rindió homenaje a la película de Romero, AMANECER DE LOS MUERTOS, como habrás adivinado, NIGHT OF THE LIVING DEB hace exactamente lo mismo, solo que esta vez rindiendo homenaje a NIGHT OF THE LIVING DEAD (LA NOCHE DE LOS MUERTOS VIVIENTES). Y, a decir verdad, la premisa es muy parecida, cambiando el protagonista masculino por la genial actriz Maria Thayer. Tras una noche de fiesta, Deb se despierta en el apartamento de un chico y no recuerda nada. Al salir se encuentra en medio de un apocalipsis zombie. Rebosando de frases lapidarias, escenas realmente épicas – sobre todo con el presupuesto limitado que tenían y unos toques de humor de lo más absurdo, hay que ver esta comedia cadavérica para creerla.

LA NOCHE DEL COMETA (1984)

Hace poco llegaron noticias de que esta comedia de terror de ciencia ficción iba a tener un remake de Hollywood aunque nos cuesta creer que se pueda superar el original. Se trata de una comedia post-apocalíptica realmente singular pero muy divertida, en la que las hermanas adolescentes Sam y Reggie intentan sobrevivir en Los Ángeles cuando un cometa acaba con la mayor parte de la población. Tiene zombis, científicos locos, un guión divertidísimo y un estilo visual demencial, pero el verdadero éxito de la película radica en sus dos personajes principales. Interpretados por Kelli Maroney y Catherine Mary Stewart, Sam y Reggie son aquella singularidad de las cintas de terror de los años 80: personajes femeninos inteligentes, fuertes, divertidos y realmente audaces. Joss Whedon es todo un fan de esta película y se inspiró en Sam a la hora de crear a Buffy la Cazavampiros.

C.H.U.D. (Caníbales Humanoides Ululantes Demoníacos) (1984)

Una de las mejores cosas que se puede hacer viendo películas de terror de los 80 es fijarse en los futuros talentos que se convertirán en grandes estrellas en las décadas siguientes. C.H.U.D tiene varios, incluyendo a John Goodman y a los actores de SOLO EN CASA Daniel Stern y John Heard. Por ello, las interpretaciones están por encima de lo habitual para este tipo de películas, y hoy en día sigue siendo una entretenida y satírica película de monstruos. El acrónimo del título significa Caníbales Humanoides Ululantes Demoníacos, una raza de mutantes devoradores de hombres que viven en las alcantarillas de Nueva York. Estas criaturas han sido creadas por residuos tóxicos que fueron arrojados por funcionarios municipales sin escrúpulos, y todo depende de un agente de policía y un fotógrafo para detenerlas. C.H.U.D. presenta numerosas subtramas y personajes – quizás demasiadas – y el mensaje sobre el medio ambiente es todo menos sutil. Pero tiene muchas escenas de acción con los monstruos, tiene un guión ingenioso, unas interpretaciones convincentes y una fotografía grandiosa que hace que valga la pena buscar esta cinta.

Estamos muertos… ¿o qué? (1988)

Siguiendo con la década de los 80, también cabe destacar que fue la década de las «Buddy films». Por eso no fue ninguna sorpresa que ese género colisionara con el cine de terror con la película de culto ESTAMOS MUERTOS… ¿O QUÉ? Esta es una de esas películas que parece que se están inventando todo sobre la marcha, ya que pasa de la comedia policíaca y la acción violenta a los zombies y científicos locos aleatoriamente, y también cuenta con una de las últimas interpretaciones de la leyenda del cine de terror Vincent Price. Treat Williams y la ex estrella de «Saturday Night Live» Joe Piscopo interpretan a dos policías duros que averiguan que los muertos ya no se quedan en el depósito de cadáveres. Poco después, hasta el propio Piscopo se convierte en un policía muerto andante. Nada de esto tiene mucho sentido, pero es un recorrido insólito y desenfrenado, que se disfruta mejor entre los fans del cine más disparatado. El hecho de que el personaje de Williams se llame «Roger Mortis» nos dice todo lo que necesitamos saber sobre qué tipo de cinta se trata.