El 21 de diciembre de 2018, se estrenó A CIEGAS (BIRD BOX) de Susanne Bier y se convirtió rápidamente en una de las películas más populares de la temporada. En la cinta, una extraña fuerza hace que la gente que ve se suicide. Para sobrevivir, los protagonistas se vendan los ojos y procuran, a toda costa, no abrirlos para que no se les contagie el espíritu maligno y no les entren deseos de acabar con sus vidas.

Tal fue el éxito de la película, que dio inicio a un nuevo reto viral homónimo que consiste en realizar diversas acciones con los ojos vendados; excusa perfecta para que cerremos nuestros ojos e imaginemos qué veían los protagonistas de estas 5 películas en su patológica oscuridad…

SOLA EN LA OSCURIDAD (1967)

Citada como la película más aterradora de todos los tiempos en el libro de no ficción de Stephen King ‘Danza macabra’, en la que describió la actuación de Alan Arkin como quizás “la mejor evocación de la maldad en la historia del cine”, SOLA EN LA OSCURIDAD es de lo más tensa, como debe ser cualquier thriller.

El director habitual de la saga James Bond, Terence Young, crea una tensión permanente cuando un trío de despiadados criminales en busca de una muñeca llena de heroína hace una visita a Susy (Audrey Hepburn) cuando se encuentra sola en casa, pensando que su ceguera les va a facilitar las cosas. Puede que sea ciega, pero de tonta ni un pelo, y con sus otros sentidos intensificados le ayuda a darse cuenta de que, una vez que tengan la muñeca, la matarán y debe por ello luchar por su vida.

EL GATO DE LAS NUEVE COLAS (1971)

Una noche, mientras vuelven a casa, Franco Arno, ciego de nacimiento, y su sobrina Lori son testigos de una siniestra discusión entre un ladrón y un chantajista, que acaba en asesinato. A pesar de su invalidez, Franco colaborará con el periodista Carlo Giordani para desentrañar el misterio que se oculta tras una enrevesada trama de espionaje industrial y crímenes brutales. Ambos parten de una teoría según la cual las tendencias psicopáticas de un individuo pueden ser detectadas estudiando la configuración de sus cromosomas.

En esta, la segunda entrega de la «Trilogía de los Animales» de Dario Argento, el mítico director demostró que se había hecho con las herramientas del género y la pareja protagonista compuesta por la pequeña Cinzia De Carolis y Karl Malden, como sobrina y tío está perfectamente empastada y resulta muy creíble en cuanto a relaciones humanas se refiere.

La intención del guión es disparar un sinfín de sospechosos a la platea, orientarla hacia uno de ellos y eliminarlo cuando la platea piensa que es el culpable. Pero aún en la «artificialidad» de sus reglas, esta cinta es pura diversión y más que recomendable.

LOS OJOS DE UN EXTRAÑO (1981)

Un psicópata violador y asesino siembra el pánico en la ciudad. Sin saberlo, una joven ciega se convierte en su próxima víctima. Inicialmente lanzado con gran parte de la violencia eliminada, un posterior lanzamiento en DVD restauró el gran trabajo del mago de los efectos especiales, Tom Savini.

Una combinación entre LA VENTANA INDISCRETA y NAVIDADES NEGRAS, la película presenta a una heroína inteligente y la atención que presta Savini a los detalles más mórbidos está muy presente con cortes de gargantas, apuñalamientos y muchos más momentos muy difíciles de soportar. No recomendado para pusilánimes, enfermos del corazón o embarazadas.

LATE PHASES (2014)

Poco vista lamentablemente, LATE PHASES marcó la primera incursión del cineasta Adrián García Bogliano en la industria norteamericana. El resultado es una historia honesta y efectiva sobre licantropía en la que el director disecciona la sociedad norteamericana. Protagonizada por Nick Damici – actor que ha colaborado con el fantástico escritor/director Jim Mickle desde sus inicios – como un veterano de Vietnam ciego que se traslada a una zona residencial dentro de un tranquilo pueblo, LATE PHASES se desenvuelve como un producto modesto y artesanal pero al que no hay que restarle por ello ápices de esplendor y momentos espectaculares de terror.

NO RESPIRES (2016)

«Más fácil que robarle a un ciego…» dice el refrán que es puesto en tela de juicio en el segundo largo de Fede Álvarez. Se puede decir que esta cinta no inventa nada nuevo pero la hemos incluido en esta lista por el hecho de que la tensión creada es tan abrumadora que deja en un segundo plano al resto de elementos. Dicho esto, el aspecto más destacable es el protagonista/villano ciego, interpretado de manera perfecta por el veterano Stephen Lang. Realiza un trabajo soberbio como un hombre con graves problemas psicológicos. Su presencia en la pantalla, incluso en los momentos en los que luce débil, impone respeto y el guión le da muchas armas para mostrarse como un ser implacable. En resumidas cuentas, si disfrutas del suspenso extremo, esta es una cinta que no te puedes perder…