Es válido decir que no todo el mundo se lleva bien con las cintas de terror. Por cada fan de terror que se divierte en asustarse perdidamente, hay muchos que preferirían masticar piedras en vez de pasar dos horas en compañía de sus peores miedos y pesadillas. Pero existe un punto intermedio para esta gente intrigada por las películas de terror, pero que en la práctica se pasa la mitad de la película comiéndose sus uñas o probando la integridad estructural de los reposabrazos.

Si no eres un gran fan del terror pero te apetece meter el dedo del pie en el agua, aquí tienes 5 películas de terror ideales para ver con las luces encendidas…

LO QUE HACEMOS EN LAS SOMBRAS

¿Realmente es una película de terror? No del todo, pero tiene vampiros y hombres lobo y se divierte con tantos tropos de terror que tuvimos que incluirla. Si prefieres tu terror con un toque de humor absurdo, entonces este falso documental de Taika Waititi podría ser de tu agrado. Evidentemente, a los fans de «Flight of the Conchords» les resultará familiar, ya que cuenta con la participación de Jemaine Clement y Rhys Darby, este último es inolvidable como un hombre lobo con aversión a las palabrotas. Sí, es una versión disparatada del género de los vampiros, pero es sin duda una de las más memorables.

 

LA SEMILLA DEL DIABLO

Por supuesto, si piensas ser padre o madre en un futuro cercano, quizás deberías considerar la posibilidad de evitar esta cinta hasta dentro de un par de décadas. Para todos los demás, esta es una melancólica película de terror que rehúye los miedos tradicionales por una creciente sensación de inquietud que te hace dudar de todo, incluso después de que hayan terminado los créditos. Es una película muy íntima que roza el drama tanto como el terror. Pero aparece el diablo (¿o no?), algo que en muchos dramas no se suele ver, ¿verdad?

 

JÓVENES Y BRUJAS

¿Te acuerdas de éste? Si buscas un «throwback» de los ’90 sin que las cosas se pongan demasiado feas, entonces esta cinta es perfecta para ti. Tanto un drama de instituto como una película de terror, Jóvenes y brujas no es una obra maestra, pero es muy divertida, siguiendo a cuatro brujas adolescentes haciendo exactamente lo que se espera que hagan cuatro brujas adolescentes. El desenlace final amplifica el horror un pelín, pero aun así será apreciada por todos menos por los más temerosos.

 

NIGHTCRAWLER

Nightcrawler es quizás la película más lejana al terror tradicional de la lista, por lo que es especialmente adecuada para los que no son fans del cine de terror pero que quieren algo que sea algo espeluznante y desconcertante. Jake Gyllenhaal brinda una de sus mejores actuaciones como Lou Bloom, un corresponsal que graba acontecimientos para las noticias para venderlas a las cadenas de televisión y algunos críticos han comparado el personaje con figuras como Hannibal Lecter y Travis Bickle. Los intentos de Lou de conseguir las mejores historias le llevan por un camino oscuro, y la película tiene su buena dosis de momentos sangrientos, pero también tiene un delicioso y oscuro sentido del humor que de alguna manera hace que la experiencia sea aún más incómoda.

 

DÉJAME ENTRAR

Otra fascinante visión del género de los vampiros, Déjame entrar de Tomas Alfredson, evita los sustos baratos y el exceso de gore, y en su lugar recurre a la tristeza y la nostalgia que fueron los verdaderos pilares de la novela de «Drácula» de Bram Stoker. Por ello, es perfecta para aquellos que podrían verse postergados por la estética inicial de esta cinta. El ambiente es innegablemente desconcertante y frío, pero la relación entre las dos jóvenes protagonistas tiene un lado sorprendentemente tierno que no se encuentra en la gran mayoría de las películas de terror.