La ejecución de Mary Stuart, reconocida como la primera película de terror, duró sólo 18 segundos con un solo efecto especial. Producido en 1895, el cortometraje silencioso incluyó una escena en la que una actriz es reemplazada por un maniquí. La cabeza del maniquí fue cortada y dio paso al género de terror de Hollywood.

Más de un siglo después, la industria del terror está repleta de películas que han intentado dejar su huella y, aunque muchas de ellas tuvieron un destino similar al de Mary Stuart, algunos clásicos nunca dejarán de atormentar nuestras pesadillas.

Así que apaga las luces y prepárate para nuestra lista de cinco películas que cambiaron el género de terror para siempre con su originalidad, efectos especiales innovadores e historias inquietantes.

LA NOCHE DE LOS MUERTOS VIVIENTES

El director George A. Romero se aburrió de rodar anuncios de televisión, por lo que él y algunos amigos decidieron hacer una película de terror en 1968. En vez de salpicar la pantalla con chorros de sangre, Romero creó algo original y aterrador; una película que dio paso a un nuevo subgénero y dio sentido al cine de terror tal y como lo conocemos hoy en día.

Las radiaciones procedentes de un satélite provocan un fenómeno terrorífico: los muertos salen de sus tumbas y atacan a los hombres para alimentarse. La acción comienza en un cementerio de Pennsylvania, donde Barbara, después de ser atacada por un muerto viviente, huye hacia una granja. Allí también se ha refugiado Ben. Ambos construirán barricadas para defenderse de una multitud de despiadados zombies que sólo pueden ser vencidos con un golpe en la cabeza. Es un título brutal e implacable, y no hay final feliz. Y no fue solo una simple película de monstruos: definió cómo el público moderno ve a los zombies y abordó problemas contemporáneos como la Guerra de Vietnam, el colapso de la familia tradicional y nuestra desconfianza de la autoridad. Gracias a Romero, los zombies están por todas partes.

 

EL EXORCISTA

Basado en la novela de 1971 de William Peter Blatty, esta historia de una niña de 12 años poseída por el diablo era algo que nunca habíamos visto antes, y nos hizo cuestionar la religión y la existencia del bien y el mal. Fuimos testigos de como la pequeña Regan interrumpía una fiesta de su madre para orinar en la alfombra, violar su cuerpo con un crucifijo y girar la cabeza de un modo que desafiaba todas las leyes de la naturaleza. Nos hizo pensar que si una niña inocente de 12 años puede ser vencida por un mal de esa forma, entonces lo mismo podía pasar a cualquiera de nosotros también.

El éxito de la película creó una gran demanda para cintas de terror sobre «cristianos contra demonios». Una serie de precuelas y secuelas la siguieron, junto con la saga La profecía y películas de posesión más modernas como El exorcismo de Emily Rose, El Último Exorcismo. Cabe destacar que La semilla del Diablo de Roman Polanski se estrenó cinco años antes de El Exorcista y se centra en temas similares, pero fue el sorprendente éxito de taquilla de El Exorcista el que realmente dejó una huella y cambió las tendencias del genero en los años 70.

 

TIBURÓN

Hay un tiburón enorme. Tiene un gusto por la sangre humana. Debe ser detenido. Esa es la trama de Tiburón. No es una película compleja, pero, tras la irrupción del escualo de Steven Spielberg, ni la taquilla de verano ni los baños a la orilla de la playa serían lo mismo. Basada en la novela de Peter Benchley, protagonizada por Roy Scheider, Robert Shaw, Richard Dreyfuss, Lorraine Gary, Murray Hamilton, Carl Gottlieb y Jeffrey C. Kramer, la cinta se convirtió en todo un mordisco para la historia.

Universal gastó millones de dólares promocionando TIBURÓN, que finalmente recaudó $ 260 millones en los EE.UU. El éxito del verano de TIBURÓN allanó el camino para películas como La guerra de las Galaxias, Batman y Parque Jurásico y dio paso a la exitosa cultura que define el Hollywood moderno.

 

LA NOCHE DE HALLOWEEN

En el año 1978, La noche de Halloween de John Carpenter canalizó las influencias del psycho-killer y el giallo y los serial killers más terroríficos de la historia para crear un subgénero conocido como “slasher”.

Con La noche de Halloween, Carpenter estableció los tropos que cientos de películas posteriores han reutilizado y reciclado sobre acosadores y psicópatas. El éxito de la película generó de inmediato el «slasher mania» de los años ’80: Viernes 13, San Valentín Sangriento, Campamento de Verano y una larga lista de etcéteras, sin mencionar los remakes y las secuelas de la película original de Carpenter.

 

EL PROYECTO DE LA BRUJA DE BLAIR

Rodada en 1998 por unos $ 60,000, El Proyecto de la Bruja de Blair acabó recaudando 140 millones de dólares. Desde el éxito de la película, las cintas de «metraje encontrado» se han convertido en un subgénero quizás excesivamente popular. Ejemplos incluyen la saga Paranormal Activity, V/H/S, The Taking y muchos títulos más.

Si bien El Proyecto de la Bruja de Blair significó un punto de inflexión en el cine, no fue la primera película de «found footage»: su antepasado más antiguo es Este Perro Mundo una película de 1962 que pretendía mostrar imágenes reales de eventos extraños. Después, en los años ’80, Holocausto Caníbal fingió el realismo con tanta eficacia que los productores fueron investigados por presunto homicidio. Deodato tuvo que demostrar que los actores se encontraban vivos y aclarar algunos de los trucos que realizó en las impactantes escenas, aunque de todas formas, nunca pudo demostrar que una joven colombiana que interpretó a una indígena que muere empalada se encontraba viva ya que el equipo nunca logró localizarla de nuevo… Pero, volviendo a El Proyecto de la bruja de Blair, ¿cómo se hizo tan popular? La respuesta es el Marketing. Fue la primera película en usar el marketing viral, creando interés vía una página web, documentales falsos y otras pistas sobre el misterio de la Bruja de Blair.