Cada 15 de marzo se celebra el «Día de las confesiones verdaderas», un día que fue creado para motivar a la gente a soltar sus secretos y pasar un día siendo honestos. Mantener un secreto de culpabilidad puede ser muy estresante y crea un sinfín de problemas en cualquier relación, y no es de extrañar que la confesión sea un aspecto tan importante en muchas religiones, ya que le permite a uno «limpiarse» de sus problemas y pecados y seguir adelante con la conciencia más o menos tranquila.

Como suele ocurrir en las películas de terror, guardarse algún gran secreto te garantiza grandes problemas en el futuro. Por lo tanto, hemos recopilado una selección de las mejores películas de terror que giran en torno a secretos oscuros y profundos con consecuencias terroríficas.

SATÁN, MON AMOUR (1971)

En resumidas cuentas, este thriller terrorífico del director Paul Wendkos es una de las cintas más oscuras, extrañas e inquietantes de la multitud de películas románticas/satánicas que iban apareciendo después del éxito de LA SEMILLA DEL DIABLO. Alan Alda interpreta a Myles Clarkson, un joven periodista y pianista clásico en alza quien está encantado de poder combinar sus dos pasiones en una entrevista excepcional con el legendario y enfermo pianista Duncan Ely (Curd Jürgens). Pero a Clarkson le espera una desagradable sorpresa. Ely, un adorador secreto de Satán, lleva a cabo un ritual que le permite transferir su alma al cuerpo de Myles en el momento de su muerte, para recuperar la juventud y poder seguir tocando el piano. Las complicaciones aumentan cuando Paula (Jacqueline Bisset), la esposa de Myles, percibe cambios en el comportamiento de su esposo. Cuando intenta averiguar la verdad, Paula se ve arrastrada a un mundo horripilante de intercambios de almas, posesiones demoníacas, y terribles secretos familiares… Esta es una pequeña joya psicodélica y alteradora con muchísima clase, y Alda, a quien fue inicialmente criticado por su interpretación cuando se estrenó la película en el 71, es soberbio en su papel de un hombre que se deja influir fácilmente y acaba arrastrando a su familia al infierno en nombre de su propio ego. ¡Una obra maestra que debe ser elogiada como tal!

PESADILLA EN LA NIEVE (1972)

Una clara fuente de inspiración para películas como FLORES EN EL ÁTICO y MISERIA, este thriller de Lamont Johnson relata cómo unos secretos familiares oscuros desencadenan una espiral mortal cuando una mujer embarazada, Francesca (Patty Duke), decide viajar a un remoto pueblo de Minnesota, para visitar y poder conocer a la madre de su difunto esposo, muerto en combate en Vietnam. Como llega a la casa en medio de una tormenta de nieve no les queda más remedio a las dos mujeres que quedarse atrapadas en la casa juntas para conocerse… pero ¿realmente están solas?

Aquí, Johnson logró construir una clase magistral en terror psicológico que, como bien sabemos, tiende a ser mucho más eficaz a la hora de atemorizarnos que cualquier baño de sangre.

EL DEVORADOR DEL ÓCEANO (1984)

Hay dos razones muy importantes por las que tienes que ver esta cinta como sea: la dirigió el gran Lamberto Bava, y la verdad es que resulta ser una historia realmente eficaz y fascinante. Además de un gigante monstruo pez que ataca a la gente, la trama también nos presenta a un asesino a sueldo que no se detendrá ante nada para proteger los secretos de una agencia gubernamental. No os va a gustar mucho esta comparación pero para los fans del cine (intencionalmente) B hasta Z como SHARKNADO y SHARKTOPUS definitivamente esta cinta es de visionado obligado. Y, a pesar de  comparar EL DEVORADOR DEL ÓCEANO con las susodichas cintas, en su favor, Bava nos presentó un monstruo muy original en su momento y una forma de cazarlo extraordinariamente científico.

DOCTOR SLEEP (2002)

Basada en el libro del mismo título (de Madison Smart Bell, no de Stephen King) y que recuerda a la obra de John Carpenter EN LA BOCA DEL MIEDO, este thriller de lo más efectivo, dirigido por Nick Willing (BAJO EL HIELO) relata la historia del hipnoterapeuta Michael Strother que, mientras está tratando a una agente de policía que quiere dejar de fumar, tiene una visión telepática de una niña flotando bajo la superficie de un arroyo. La niña resulta ser una víctima que logró escapar de un asesino en serie. Ella se ha vuelto muda, y Scotland Yard recurre a Michael para descubrir los secretos que posee con el fin de atrapar a un hombre que cree haber descubierto la fórmula de la inmortalidad. Los resultados son intensos, espeluznantes y realmente entretenidos.

HEREDITARY (2018)

Y no podríamos acabar nuestra lista sin incluir el salto al largometraje de Ari Aster, una cinta que está en boca de todos después de ser proclamada por la prensa como la película más terrorífica de Sundance 2018.

Cuando Ellen, la matriarca de la familia Graham, fallece, la familia de su hija comienza a descubrir crípticos y cada vez más terroríficos secretos sobre sus ancestros. Cuanto más descubren, más se encuentran intentando escapar del siniestro destino que parecen haber heredado.