“El campo de batalla es una escena de caos constante. El ganador será el que controla que el caos, tanto el propio como el de los enemigos.” Napoleón Bonaparte

La guerra es un infierno y un verdadero horror.  No tiene nada bueno, y en realidad no resuelve nada. Cambia nuestro estado de ánimo a la hora de vivirlo, convirtiendo a cada persona en alguien distinto, y nunca volverán a ser los mismos.

Dicho esto, ambientando el cine con el terror de la guerra e incorporando aspectos sobrenaturales ha dado lugar a algunas de las películas de terror más aterradoras hasta la fecha. Por lo tanto, para celebrar el Día del Ejército (6 de abril) a continuación presentamos algunas de las mejoras cintas de este subgénero específico, en ningún orden particular.

El torreón

Una de las primeras cintas de Michael Mann, y algo muy alejada de sus posteriores trabajos, EL TORREÓN es una fantástica película de serie B de los años 80. Resulta fascinante por los rumores sobre su producción problemática, en la que el rodaje terminó muy tarde y Mann hizo varios cambios a lo largo de la película, con un resultado final un tanto arriesgado. La película sigue a un grupo de nazis que se ve obligado a pedir la ayuda de un sacerdote judío para luchar contra un demonio que han soltado contra el mundo. Cuenta con un excelente argumento y una hipnótica banda sonora de Tangerine Dream y sigue siendo una pequeña rareza de los 80 (existe una versión de 210 minutos; un tesoro para los amantes del cine de culto).

The Objective

Los cineastas no suelen adentrarse en el lado más aterrador de Afganistán. Pregúntale a quienes hayan realizado una guardia nocturna de 12 horas y diles que te cuenten lo que se siente al vigilar el lugar que se ha ganado el apodo del «Cementerio de imperios».

Evocando las películas de ciencia-ficción de antaño, sobre todo de los 70, esta película independiente, dirigida por Daniel Myrick, el escritor y director de EL PROYECTO DE LA BRUJA BLAIR, empieza como cualquier otra película de guerra sobre la guerra internacional contra el terrorismo tras el 11-S, pero luego se convierte en una película paranormal – más bien como HORIZONTE FINAL pero ambientado en Afganistán. El guión es maravilloso, no tiene dialogo superfluo ni interminables batallas filosóficas entre los personajes. Esta es una película sobre soldados quienes hablan y actúan como corresponde. Se trata de un trabajo brillante de Daniel Myrick, sobre todo si se tiene en cuenta el presupuesto de tan sólo 8.000.000 de dólares.

El día de los muertos

La siguiente cinta en la lista es un relato con una feroz crítica contra el militarismo que nos llevó al socorrido escenario de aislamiento en el que los humanos se revelan como unos monstruos más perturbadores que los que les rodean. Al contrario que la mayoría de las películas de terror militar, ésta reconoce que las tropas no quieren saber nada de utilizar a los zombis como un arma de guerra. ¿Por qué demonios nos arriesgaríamos a hacer algo tan absurdo? Pero divagamos. La película también cuenta con científicos perversos que intentan convertir a los zombis en armas a costa de la seguridad de los soldados, pero las tropas reaccionan como uno esperaría que lo hicieran si fueran sometidos a pruebas para zombis carnívoros También cabe mencionar que George Romero reconoció que esta era su película favorita de la «trilogía original de los muertos».

Dog Soldiers

Neil Marshall alcanzó la fama con su cinta aterradora, THE DESCENT, pero antes de bucear bajo la tierra para asustar al público, nos llevó a las Tierras Altas de Escocia con una película de terror sobre hombres lobo de la más ingeniosa. Seguimos a un equipo de soldados realizando un entrenamiento rutinario en las montañas cuando se topan con una amenaza muy real de hombres lobo feroces. Gracias al gran uso de efectos prácticos y una buena dosis de chistes, se trata de una película de terror británica que cuenta con un gran sentido del humor y algunas escenas sangrientas que hay que ver para creer.

Depredador

DEPREDADOR es, sin duda, uno de los pocos clásicos ochenteros intocables que lo tiene todo. Rebosando de testosterona, acción y efectos especiales increíbles, la cinta de John McTiernan nos presentó a un forastero especializado en la caza deportiva con muchísimas ganas de “jugar” con una fuerza de élite y de tomar el relevo de toda una larga tradición de slashers.

La mano ganadora de McTiernan consistía en convertir la enorme jungla sudamericana en un lugar tremendamente claustrofóbico a base de la clásica estructura argumental del hombre contra una invasión de extraterrestres (o, en este caso, extraterrestre). Como bien dijo el crítico Roger Ebert, “la cinta va tan rápido que no da tiempo a preguntarse por qué una especie alienígena haría el esfuerzo de enviar una criatura a la Tierra solo para que acabara con soldados estadounidenses” y, por suerte, varias secuelas han abordado las razones del porque adoptan estas prácticas tan extremas.