La invisibilidad es uno de los más grandes misterios de la ciencia ficción, el cual ha tratado de reproducirse por años. En el cine, el Hombre Invisible es un verdadero clásico que hoy es considerado uno más del panteón de criaturas y monstruos legendarios (junto al monstruo de Frankenstein, el hombre lobo, la Momia y Drácula).

Estas películas siempre sobre la invisibilidad siempre nos han dejado con deseos de poder ser invisibles aunque sea solo durante unos minutos, ya sea para salvar al mundo, ser travieso, espiar a alguien o hacer bromas a nuestros amigos.

Dicho esto, aunque no podemos ofrecerte el poder de la invisibilidad, sí podemos ofrecerte una lista de algunas de las mejores películas que giran en torno a la invisibilidad…

EL HOMBRE INVISIBLE (1933, James Whale)

Una adaptación de la novela clásica de H.G. Wells y considerada por muchos como una de las mejores cintas de terror de todos los tiempos. La historia sigue al Dr. Jack Griffin (Claude Rains), un científico que ha logrado volverse invisible mediante uno de sus experimentos pero su gran dilema es que no puede revertir el proceso. La película muestra el paulatino descenso a la locura por parte de Griffin quien, para intentar curarse, comienza a cometer una serie de robos aprovechando su invisibilidad y eso lo lleva a experimentar una embriaguez de poder y una total libertad al actuar sin ser descubierto y al sembrar el miedo entre la gente a su alrededor.

 

EL INVISIBLE HARVEY (1950, Henry Koster)

El invisible Harvey, es un perfecto ejemplo claro de cómo se componía una cinta con mensaje.

La película juega al despiste con mucha destreza, llevando incluso al público a creer que ciertos personajes que no pueden existir, existen; confundiendo toda esa defensa de la interpretación individual de la realidad con la dipsomanía más extrema, causando estragos en lo que puede ser o no perjudicial de esas decisiones individuales, de cómo afectan a los que nos rodean, o de cómo estos se afectan a sí mismos al no tolerar las decisiones ajenas.

Es una auténtica joya que no necesita mucho más para hacernos reír, pensar, y disfrutar, aunque posiblemente todos esos matices pasaran inadvertidos escondidos en el enorme conejo blanco. Y hablando del conejo, la verdad es que vemos mucho de esta cinta en DONNIE DARKO.

 

DEPREDADOR (1987, John McTiernan)

Porque incluso si es invisible, y su sangre es fluorescente, puede morir. La jungla está plagada de bastantes bichos con garras y colmillos como para necesitar uno más y de otro planeta, sobre todo cuando esa especie extraterrestre puede ver el calor de tu cuerpo y está lo suficientemente avanzada tecnológicamente como para camuflarse para que no puedas verlo mientras te acecha. Literalmente puede medir tu miedo con sus sensores incorporados. Y peor aún, cuando su dispositivo de invisibilidad falla, esa cara llena de dientes que tiene hará que desees que aún siga invisible. Por lo tanto, deshacerse de esta auténtica belleza no es precisamente fácil cuando estás paralizado por el miedo. Pero, por supuesto, incluso el Depredado no es rival para Arnie.

 

MEMORIAS DE UN HOMBRE INVISIBLE (1992, John Carpenter)

Libremente adaptada de una novela del mismo nombre de H.F. Saint, MEMORIAS DE UN HOMBRE INVISIBLE Narra la historia de Nick Halloway (Chevy Chase), un accionista con muy poca vida social, que está en un edificio cuando se produce un accidente energético que altera las moléculas de su cuerpo volviéndolo invisible. Inmediatamente comienza a ser perseguido por un agente de la CIA que planea convertirlo en espía, o bien someterlo a una vivisección para estudiar la mecánica de su estado y poder reproducirlo. Nick escapa y se oculta en la casa de la playa de uno de sus amigos y socio, desde donde se trata con el científico capaz de curarlo. Muchos críticos alabaron los efectos especiales, la dirección y el trío protagonista pero la gran mayoría preguntaron, “¿Por qué la está dirigiendo Carpenter? Este es el hombre que rodó LA NOCHE DE HALLOWEEN…..

 

EL HOMBRE SIN SOMBRA (2000, Paul Verhoeven)

Lamentablemente estamos ante una película que no le fue bien en la crítica, pero tiene de todo: una muy buena historia llena de suspenso, acción y muy buenos efectos (no aptos para todos los paladares) y una gran actuación de Kevin Bacon. El holandés Paul Verhoeven se adentró una vez más en el terreno de la ciencia ficción: un terreno que ya acometió en diversos tonos en ROBOCOP, DESAFIO TOTAL o STARSHIP TROOPERS para narrar como un grupo de líderes gubernamentales dirigidos por el excéntrico Sebastian Caine (Kevin Bacon) lleva tiempo tratando de revertir su suero de invisibilidad, el cual ha sido probado con éxito. Tras una prueba satisfactoria donde un gorila vuelve a ser visible, Caine se presta para ser el primer humano en recibir el suero, por lo que se lo somete al proceso volviéndose invisible. Sin embargo el suero que anula la invisibilidad no funciona en él y debe permanecer por meses en el laboratorio. El encierro causa que la naturaleza malvada de Caine aflore al verse capaz de hacer lo que quiera sin ser descubierto. Paul Verhoeven dio una nueva vuelta de tuerca a la vieja idea del hombre invisible, tamizándola a través de sus conocidas y personales obsesiones en torno al sexo y la violencia. Pero eso sí, en esta ocasión, para no pasarse demasiado en imágenes fuertes, cae en un juego pueril: mostrar desnudos camuflados con efectos visuales.

Más en el blog: las escalofriantes historias reales detrás de 5 míticas películas de terror