¿A quién no le gusta pegar un buen salto en la butaca del cine? Es cierto que hay muchos ejemplos de cintas que buscan el grito fácil sin ningún tipo de coherencia o sentido dentro de la historia pero sea cual sea el objetivo del director o guionista, hay mucho más trabajo y aún más creatividad detrás de un buen susto. Sembrar miedo es más bien una ciencia requiriendo la fórmula perfecta que mezcla el ritmo, ángulos de cámara, sonidos y una larga lista de etcéteras más manipular tus sentidos; y la mayoría de las veces sin que te des cuenta de que «están jugando con tu cerebro».

Cada vez más, una buena película de terror no reside en sólo ‘un susto’. Junta varias técnicas clínicamente demostradas para modificar nuestros procesos mentales; lo que por sí ya da miedo si te pones a pensarlo. Pero es así y muchas de las películas más efectivas y memorables del cine de terror son las que han logrado sembrar terror absoluto pero enseñando lo justo y necesario en la pantalla. Aquí no podemos seguir sin hacer mención de la escena mítica de la ducha en Psicosis: un momento del cine de terror que ha definido el género y que, en realidad, contiene muy poco «terror real». Habida cuenta de lo anterior, decidimos adentrarnos en la magia del cine para averiguar todos los trucos fascinantes del cine de terror que se utilizan para dejarnos con la boca abierta.

El infrasonido

¿Qué es el infrasonido y por qué es tan aterrador? Bueno, niños, el infrasonido es una onda acústica u onda sonora cuya frecuencia está por debajo del espectro audible del oído humano (aproximadamente 20 Hz). Pero, aunque son sonidos que no oímos, sí que los sentimos y llegan a producir en el ser humano reacciones físicas naturales. Y es en este punto donde el desarrollo y estudios de las técnicas actuales han llegado a moldear nuestras propias emociones ante una película.

Y ahora te estarás preguntando, ¿en qué películas he oído infrasonidos? Gaspar Noe utilizó un sonido con una frecuencia de 27 Hz durante los primeros 30 minutos de su película IRREVERSIBLE, una película que ya por sí es de lo más perturbadora sin añadir infrasonido al asunto. En resumidas cuentas, el sonido que consiguió era tan desagradable que hubo casos de mareos, náuseas y desorientación, por parte de algunos miembros del público, que tuvieron que salir del cine.

Otro buen ejemplo es PARANORMAL ACTIVITY de Oren Peli, una película que revolucionó el género del cine de terror. Peli empleó un sonido sordo, de baja frecuencia, mezclado con un sonido de fondo para el dormitorio para generar una sensación inconsistente de tensión continua en el público.

Imágenes subliminales

Uno de los mayores malentendidos sobre las imágenes subliminales es que son capaces de controlar tus propias acciones después de verlas. Pero lo que si es verdad es que, por lo general, las imágenes subliminales tienden a enojar a la gente y, en algunos casos, son capaces de causarnos enfermedades. William Friedkin, el director de EL EXORCISTA, usó mensajes subliminales para espantar a su público. Integró imágenes del Capitán Howdy, uno de los demonios que habita el cuerpo de Regan, que duran tan sólo un octavo de segundo en tres puntos distintos durante la película. En 2012, Friedkin dijo que lamentaba que la película ya estuviera disponible en formato digital .» No se podían ver esos momentos antes de VHS pero ahora puedes darle al pause en el DVD y mirarlo todo el tiempo que quieras”.

Cambios bruscos de color

En las películas que no son de género, la norma suele ser que hay que intentar usar una paleta de colores de lo más normal posible para dar a la película cierto realismo, pero en las películas de terror casi todo está permitido.

Un buen ejemplo del uso de color es una de las películas más exitosas de este año, CRUDO de Julia Ducournau. Hace un uso liberal de los cambios de color y esencialmente redefine lo que un director puede hacer en una escena. En lugar de apegarse a una paleta de rojos o tonos neutros, Ducournau usa rojos y rosas muy llamativos en una escena particularmente desagradable. En otro momento memorable, la directora mezcla el azul y el amarillo para crear una colección surrealista de fotogramas que se rumoreó que  provocaron desmayos y vómitos entre el público.

La subversión de modelos y patrones de terror clásicos

Por ahora, incluso las personas que no son fans de las películas de terror conocen los patrones típicos del género: el monstruo en el espejo, la chica final, el asesino esperando en el bosque, etc. Ahora, nuestra familiaridad con los típicos trucos de terror ha abierto una puerta para las cineastas para poder jugar con nuestras expectativas. Quizás la subversión más usada es cuando un personaje mira en el espejo del baño, abre el espejo, cierra el espejo y ya no pasa nada. Las películas de terror han condicionado al público a esperar el susto justo cuando el espejo se cierra y hay un fantasma, monstruo o asesino esperando a su presa. Cuando una película comienza este pequeño arco narrativo pero se niega a completarlo, nos hace sentir más tensos e incómodos. Porque sabes que algo está por venir, pero ahora no sabes cuándo esperarlo. Y eso es justo lo que queremos de una película de terror ¿cierto?

Tomas Largas

Tomas sin cortes durante un tiempo bastante dilatado es una técnica muy efectiva para incomodar al espectador, sobre todo si está acompañado del estilo de cinematografía que hemos experimentado en cintas de Alfred Hitchcock, David Fincher o John Carpenter por ejemplo.

El secreto de las tomas largas es que hacen que el espectador se identifique con lo que está sucediendo en la pantalla, guardando el silencio y enfocando su atención en cada detalle, examinando constantemente las expresiones faciales o buscando cualquier tipo de movimiento fuera de lo normal.

Un perfecto ejemplo es la siguiente escena de SINISTER que nos obliga a buscar y averiguar qué es lo que realmente está pasando …