Todos conocemos la Playstation, el PC, la Xbox, el Gameboy, y todos los otros innumerables ejemplos de dispositivos de juego que existen hoy en día. Los juegos son una componente omnipresente en nuestra cultura. Incluso hay restaurantes temáticos que se dedican exclusivamente a los jugadores y a los juegos que les gustan. El Día de los Videojuegos (12 de septiembre) está orientado a destacar este aspecto de nuestra cultura y a compartirlo con nuestros compañeros de juego, tanto nuevos como antiguos.

El género de terror se presta de manera única a los videojuegos, gracias a la interactividad intrínseca que ofrece este medio. Una cosa es ver algo terrorífico en una película y otra es experimentarlo de primera mano. Para asegurarnos de que celebres el Día de los Videojuegos de la forma más aterradora posible, te presentamos cinco juegos que estamos seguros te encantarán, incluso si ya los has jugado repetidas veces…

Resident Evil

Resident Evil es quizás el juego menos aterrador de esta lista, pero aún así merece una mención por su significado dentro del género de los juegos de terror.

Ambientado en la ciudad ficticia de Raccoon City, tras un brote viral que convierte a la mayoría de la población en zombis, los jugadores controlan a un oficial de un grupo de élite atrapado en una mansión espeluznante. Lo sorprendente es que Resident Evil ha aguantado el paso del tiempo, gracias al diseño claustrofóbico del ambiente del juego y a los enemigos tan originales que acechan en los pasillos de la Mansión Spencer. Hay juegos más aterradores, pero todo comenzó con Resident Evil.

Until Dawn

Si eres un fan del género de los slasher, Until Dawn es una juego imprescindible. Sigue el cliché del slasher: un grupo de adolescentes se va de vacaciones en una cabaña aislada.

Sin embargo, a diferencia del mercado tan saturado de películas de serie B del estilo, Until Dawn mantiene un ritmo fantástico durante todo el juego, que te tendrá de pie (o detrás del sofá) en varias ocasiones.

Es violento, macabro e implacablemente terrorífico.

Silent Hill

Tras el éxito de la serie Resident Evil, Konami quería crear un juego de terror de supervivencia propio para atraer a un nuevo mercado occidental. Mientras que los elementos de combate, survival terror y la resolución de acertijos no eran muy distintos a los de Resident Evil, Silent Hill se dedicaría a explorar el terror psicológico.

Aunque Silent Hill 2 merece una mención especial por la inclusión de la terrorífica «Cabeza de Pirámide», los primeros momentos del juego original -esa espesa manta de niebla, la ventana que se rompe en el restaurante, el primer cadáver que encuentras- nos aterrorizaron mucho más que la saga de Resident Evil de la época.

La representación del terror de Silent Hill era mucho más gráfica que la del survival terror.

Dead Space

El primer juego de la saga Dead Space fue todo un éxito en la industria del videojuego cuando se publicó en 2008, y se le suele atribuir el hecho de haber contribuido a impulsar el resurgimiento del género de terror a finales de la década de 2000. Ambientado a bordo de una nave minera abandonada llamada Ishimura, Dead Space mete los jugadores dentro de la piel de Isaac Clarke, un ingeniero que se ve obligado a enfrentarse a un misterioso virus alienígena que ha infectado la nave y aniquilado a su tripulación. Dead Space funciona como un homenaje a la obra maestra de terror de ciencia ficción Alien: el octavo pasajero de Ridley Scott de 1979, ya que Isaac recuerda al personaje principal de esa película, Ripley: ambos personajes no son soldados y deben confiar en su ingenio y conocimientos técnicos para sobrevivir.

A veces es muy gráfico, pero no es de sorprender cuando te enteras de que el equipo de desarrollo analizó fotografías de víctimas de accidentes de coche y escenas de guerra para conseguir que el juego fuera más realista.

Outlast

Los jugadores manejan a un periodista que se cuela en un remoto hospital psiquiátrico para investigar historias de unos acontecimientos horribles. El hospital está lleno de todo tipo de inquietantes imágenes y enemigos que te perseguirán hasta matarte. Outlast es otro ejemplo de que la perspectiva en primera persona es la más apropiada para los juegos de terror; mientras te escondes debajo de una cama sucia y manchada de sangre cuando un médico esquelético y desquiciado entra en la habitación persiguiéndote, entenderás por qué.