Muchas veces los entornos aislados y extraños sirven como el telón de fondo perfecto en las películas de terror para crear una atmósfera misteriosa y, más importante, aterradora. Esto es algo que el inminente thriller acuático, Underwater,explotará cuando se estrene en cines el 31 de Enero. Dirigida por William Eubank, la película enfrenta a Kristen Stewart contra el fondo oscuro e implacable del océano, así como a todas las criaturas que se esconden allí, mientras intenta escapar de una instalación de investigación submarina.

El miedo a lo que podría estar acechando en las profundidades siempre se ha utilizado para lanzar a los espectadores hacia lo desconocido y por eso, hoy hemos querido compartir con vosotros 6 de los mejores thrillers acuáticos para ver antes o después del nuevo título de Eubank.

ABYSS (1989, James Cameron)

En 1986, Cameron estaba en boca de todos después del éxito de Terminator y Aliens: el regreso, por lo que todos los estudios rivales se interesaban mucho en cuál sería su próximo paso. Cameron comenzó a escribir Abyss, basado en una premisa que había ideado de adolescente, en 1986, terminó el guión a fines del año siguiente y empezó a rodar el proyecto en el verano de 1988.

Combinando elementos de los thrillers claustrofóbicos con los mejores momentos de épicas cintas de ciencia ficción, Abyss sigue a un equipo de científicos de una instalación petrolífera que es contratado por la marina norteamericana para llevar a cabo la operación de rescate de un submarino nuclear atrapado, en extrañas circunstancias, en el fondo del mar, justamente al borde de una grieta abisal de varios kilómetros de profundidad. Un grupo de las fuerzas especiales del ejército acompañará a los científicos. Muy pronto éstos últimos empiezan a sospechar que lo que está sucediendo en las profundidades abisales es algo tan extraño que, en principio, escapa a su comprensión. Abyss cuenta con una dirección de fotografía increíble y representa el fondo del mar mejor que cualquier otra cinta que la haya precedido, algo que la convierte en una experiencia verdaderamente única.

 

PROFUNDIDAD SEIS (1989, Sean S. Cunningham)

Gracias al éxito de Alien: el octavo pasajero, las películas de terror durante los ’80 a menudo incluían extraterrestres o criaturas de otro mundo que se infiltraban en la vida en nuestro planeta. Esto incluía el mar, como es el caso en Profundidad seis. La película nunca iba a ganar ningún premio por su originalidad, pero contaba con unos efectos de monstruos realmente impresionantes.

En Profundidad seis la armada de los Estados Unidos instala una base nuclear a seis millas de profundidad en el océano pero con lo que no contaba ninguno de los participantes en la misión es que iba a dar al traste con su trabajo una voraz criatura submarina prehistórica de la que no tenían conocimiento de su existencia y que quiere eliminarlos y destruir la base que invade sus dominios, después de que surgiera de la caverna en la que se refugiaba y que los humanos intentaron destruir con explosivos.

 

LEVIATHAN: EL DEMONIO DEL ABISMO (1989, George P. Cosmatos)

Leviathan relata la historia de un grupo de mineros que se topa con un buque soviético que oculta un monstruo creado a partir de un experimento genético. Coincide con Abyss en estar protagonizada por mineros y en la idea de una tormenta que complica las cosas a los protagonistas, toma elementos de Alien: el octavo pasajero y La Cosa y su final es clavado al de Profundidad seis. Tal vez por eso se ha caído en el ostracismo. Una pena ya que se trata de una entretenida película de terror, escrita por David Webb Peoples (Blade Runner) y Jeb Stuart (Jungla de Cristal) y con una criatura obra de Stan Winston , quien rechazó trabajar en Abyss para participar en esta película. Como Profundidad seis, también fue un fracaso de taquilla, pero es una cinta bastante entretenida y claustrofóbica, que merece reivindicarse.

 

LA BESTIA (1996, Jeff Bleckner)

Peter Benchley es más conocido por Tiburón, pero tiene otras obras brillantes que también han sido adaptadas para la gran pantalla. Una de ellas es el telefilme de 1996, La Bestia. Aquí, Benchley se aleja de los tiburones para enfocarse en un tipo de criatura realmente distinta: Una pequeña ciudad del oeste de Estados Unidos está sufriendo ataques de una criatura marina. En un principio, se cree que se trata de tiburones, pero al encontrar restos de una garra, un científico considera la hipótesis de que pueda ser de otra especie: un enorme calamar gigante…Aunque la película fue rodada para la televisión, los efectos prácticos y los escenarios son fantásticos y el guión incluye una importante historia feminista que no debemos pasar por alto para nada.

 

ESFERA (1998, Barry Levinson)

La próxima cinta en nuestra lista es híbrido maravilloso de ciencia ficción y terror. En las profundidades del Océano Pacífico se esconde uno de los secretos mejor guardados del gobierno americano y posiblemente el mayor descubrimiento de la historia de la humanidad: una nave aparentemente alienígena que se conserva intacta desde hace casi 300 años. Un equipo de científicos viaja al fondo marino con una inquietante misión: analizar la nave e investigar su origen.

Esfera va mucho más allá que la mayoría de las películas que explotaron la «plantilla Alien» al involucrar al público con una experiencia intelectual. Ha sobrevivido tanto tiempo como un favorito de culto gracias a su capacidad de atraer a su público sin ser predecible en absoluto.

 

SECTOR 7 (2011, Kim Ji-Hun)

Corea del Sur se sumerge en el subgénero de terror submarino con Sector 7, un thriller de gran presupuesto que se desarrolla en un barco de investigación petrolífero donde el protagonista comienza a trabajar como encargado del equipo de submarinismo. Su padre, que trabajó en ese mismo puesto, murió misteriosamente hace años, y ahora comienzan a repetirse las muertes, cuando sus compañeros comienzan a desaparecer uno tras otro. La culpa no es de ningún saboteador dentro del equipo, sino de una criatura marina que se infiltró en el barco, con lo que todos corren peligro.

Está claro que Sector 7 es un simple pastiche de otras cintas, pero cualquiera que teme a la alta mar estará al borde de su asiento hasta su desenlace tan impactante.