Adoramos el terror, amamos el subgénero del slasher y uno de nuestros iconos preferidos es, sin duda, Leatherface, sobre todo cuando está practicando sus bailes con una motosierra humeante en una puesta de Sol. Con los años, LA MATANZA DE TEXAS del gran Tobe Hooper se ha convertido en una cinta de culto y uno de los sitios más visitados por los fans de le película es la ya mítica gasolinera. Pues ahora, los nuevos propietarios de la gasolinera han convertido el establecimiento en un destino aún más atractivo para los aficionados de la cultura pop, ya que lo han convertido en un restaurante, que hace barbacoas y sirven todo tipo de merchandising para los amantes del cine de terror.

Los actuales propietarios de la famosa gasolinera lo compraron en 2016 para devolverla a su antigua gloria y hasta lograron conseguir una furgoneta verde idéntica a la que aparece en la película para aparcarla delante. Es el sitio ideal para parar a comer, sobre todo si te gusta la carne a la brasa ya que tienen la barbacoa bien caliente a todas horas pero quizás lo más atractivo para los amantes del terror es que han construido cuatro cabañas rústicas que podrás alquilar (para 3 adultos o 2 adultos y 2 niños) por 120 dólares la noche. Y si están ocupadas, también podrás montar una tienda de campaña en el camping que han montado al lado.

Incluso hay eventos especiales durante todo el año inspirados en la mítica película de Hooper. Y ¿cómo no?, también puedes visitar la «tienda de recuerdos» donde los artículos a la venta que  incluyen fotos del reparto de la película, firmados por ellos (30 dólares), un bonito póster de la gasolinera por 8 dólares o hasta un tablón de madera de la propia gasolinera original por 90 dólares. La tienda también rinde homenaje a otros iconos de películas con una selección de figuras de Jason Voorhees y Freddy Krueger, sin olvidar una amplia gama de figuras de Leatherface.

Si bien la cinta se hizo famosa por ser pionera del género de terror, el gerente de la gasolinera Ben Hughes insiste en que el personal no va a encender una motosierra ni nada del estilo para asustar a los huéspedes/comensales durante su estancia.

En una entrevista con KVUE, Hughes dijo: «Queremos asegurarnos de que todos nuestros clientes lo pasen bien y no se asusten… Si eres un fan de la película, el mero hecho de poder estar en un lugar donde se rodó la cinta hace que todo sea mucho más especial».

Si alguna vez te sientes lo suficientemente valiente como para reservar una cabaña para pasar una noche «de miedo» en Austin, puedes hacerlo visitando la página web oficial: http://texasgasstation.com/

Y si logras volver, nos encantaría saber todo sobre su experiencia…