Tal día como hoy (5 enero), hace 30 años, se estrenaba una de las cintas de asesinos en serie más significativas e influyentes de la historia del cine. Estamos hablando de Henry: Retrato de un asesino la película debut de John McNaughton, una cinta que, afortunadamente, se estrenó cuando el slasher se había replegado sobre sí mismo tras agotar la fórmula.

Henry: Retrato de un asesino se basa en el verdadero asesino en serie Henry Lee Lucas, uno de los asesinos en serie más prolíficos en la historia de Norteamérica. La cinta empieza relatando como Henry tuvo una infancia muy desgraciada y acabó en la cárcel por acuchillar a su madre. Una vez en libertad, se convierte en un asesino que escoge a sus víctimas al azar y cada vez utiliza un método distinto con el fin de no ser descubierto. Otis, un tipo que conoció en prisión, es su cómplice. Un día llega Becky, la hermana de Otis, y se queda a vivir con ellos. Pronto entre ella y Henry surge un sentimiento mutuo de atracción. Una noche, Otis y Henry salen de juerga y matan a dos prostitutas en un callejón. Desde entonces, la sed de sangre que se apodera de ellos no conoce límites.

Con motivo del trigésimo aniversario de la película, hemos querido homenajearla con esta selección de curiosidades:

-La película fue programada originalmente para los cines en 1986, pero los censores estadounidenses prohibieron las pantallas hasta 1990 debido a su violencia muy gráfica. Pero se convirtió en un culto más tarde con su realismo y autenticidad.

-Las imágenes crudas y violentas de la cinta siguen siendo impactantes, amenazadoras y perturbadoras. Aun así, no es ni remotamente comparable a lo que supusieron la historia del asesino real Henry Lee Lucas y los productores Malik B. Ali y Waleed B. Ali, así como el director John McNaughton, tuvieron que pelear salvajemente para que la película encontrara vías de distribución.

-En un principio, la cinta no iba a ser una película de terror sino un documental sobre la escena de la lucha libre de Chicago durante los años 50. Los productores, los hermanos Ali, tenían la intención de usar unas grabaciones de la época como punto de partida pero al final no lograron conseguirlas y eso fue el momento en que decidieron encargar al director previsto, John McNaughton, una película de terror violenta y sangrienta.

-En solo 28 días de rodaje y en formato de 16 mm se adoptaron costumbres propias de películas estudiantiles: se emplearon familiares y amigos para reducir costos, e incluso se llegaron a utilizar posesiones pertenecientes a los actores. Por ejemplo, la pareja muerta en el bar del inicio de la película son los padres del mejor amigo del director John McNaughton, además que fue el lugar donde alguna vez trabajó McNaughton. La actriz María Dimas, una amiga cercana de McNaughton, interpretó a tres víctimas de asesinato diferentes: la mujer en la zanja en la escena de apertura, la mujer con la botella en la boca en el baño y la primera de las dos prostitutas asesinadas.

-El actor Michael Rooker permanecía dentro del papel de Henry casi las 24 horas del día. Muchas veces sus compañeros no sabían si estaban hablando con Michael o “su alterego”. El resultado era tan real que la propia mujer del actor se quedó embarazada durante el rodaje y no le dijo nada hasta que este había acabado de rodar la cinta.

-Rooker dijo que estaba trabajando como conserje cuando hizo la audición para el papel de Henry, y fue al casting con su uniforme de conserje. Le dieron el papel y se vistió con el mismo uniforme durante todo el rodaje. Sin embargo, solo tenía una chaqueta por lo que se la quitó antes de «matar» a alguien, para que no se manchara de sangre.

-Las cuatro escenas de asesinato que vemos en los primeros minutos de la película, se basaron en asesinatos de la vida real, que Henry Lee Lucas afirmó haber cometido, sobre todo el primer disparo, donde el cuerpo de la mujer desnuda está exactamente en la misma posición que una víctima en un caso de los asesinatos cometidos por Lucas.

– La música para la película fue mezclada en un estudio de grabación en Chicago dirigido por un equipo de cristianos quienes eran amantes y músicos de rock n ‘roll. Según John McNaughton, se sorprendieron bastante cuando vieron la película.

-Hasta algunos miembros del equipo quedaron sumamente impresionados por la película. El compositor Robert McNaughton no pudo ver la película hasta el final al verla por primera vez, y Tom Towles (Otis) solo ha visto la película una vez, en el Festival Splatterfest en 1990.