Si estás buscando un director que huya de la miseria de nuestro mundo cotidiano, que nos muestre todo lo bueno y alegre de nuestro mundo, el cineasta Brian De Palma no es el indicado para ti. Sus películas abordan la perversión y la violencia que se esconde bajo la superficie de nuestra sociedad y el secretismo y el engaño con el que se alimenta todo. Puede que reconozcas (incluso podrías haber visto) algunos de sus mayores éxitos, pero sus películas menos conocidas son igual de buenas, si no mejores. Sus cintas son emocionantes y arriesgadas, duras y crueles, pero no temen ser optimistas de la misma manera que no temen huir de la violencia. Es innegable que la capacidad y el talento de De Palma están presentes en todo momento.

Para celebrar el 80º cumpleaños del director hoy, hemos elaborado una lista con las cinco mejores cintas de terror de su dilatada carrera…

HERMANAS (1972)

Antes de meterse en su papel más icónico como Lois Lane, Margot Kidder interpretó a una hermana gemela buena y otra malvada en un slasher de Brian De Palma, HERMANAS. Kidder interpreta a una modelo cuya relación con su gemela siamesa desquiciada (pero ya separada) acaba atormentado su vida amorosa de la forma más violenta imaginable. Inspirada en obras del gran Hitchcock, De Palma logró añadir una gran dosis de surrealismo al asunto para aumentar el suspense de esta aterradora historia de dos hermanas que comparten un enlace tan fuerte como es la de dos gemelas siamesas.

CARRIE (1976)

Toca el turno de una cinta imprescindible, más que reconocida para todo amante del terror. La historia de una chica con poderes de telequinesis que sufría de bullying por parte de sus compañeras quienes terminarían sufriendo las consecuencias de sus actos así como la misma Carrie, basada en la novela de Stephen King, dio un “hitazo” al cine de terror como algo renovador y nunca antes visto.

Con dos remakes hechos (uno en 2002 y otro en 2013), ninguno pudo superar la gran actuación de Sissy Spacek y el ambiente lúgubre que proyectó De Palma en la cinta. La madre fanática religiosa era de tenerle miedo de verdad y al simpatizar con la protagonista uno compartía la culpa y la frustración de Carrie al afrontar la responsabilidad de sus actos.

VESTIDA PARA MATAR (1980)

Otro slasher de De Palma infravalorada, VESTIDA PARA MATAR se centra en el asesinato de un ama de casa infiel, y los perversos acontecimientos que se producen después. Con mucho estilo e intriga la película resume a la perfección el estilo arriesgado del cineasta.

Protagonizada por Michael Caine interpretando al psiquiatra Robert Elliot, VESTIDA PARA MATAR fue todo un éxito tanto de la crítica como del público, recaudando la cifra asombrosa de 31,9 millones de dólares frente a su presupuesto de 6,5 millones de dólares.

LA FURIA (1978)

Trás el éxito de CARRIE, De Palma realizó otra película de terror sobre adolescentes telequinéticos. Kirk Douglas protagoniza la cinta como un ex agente del gobierno cuyo hijo (Andrew Stevens) es secuestrado por un compañero malicioso (John Cassavetes) para usar sus poderes psíquicos con fines criminales. Consigue la ayuda de otra estudiante de secundaria con poderes psíquicos (Amy Irving) para encontrar a su hijo antes de que sea demasiado tarde.

EN NOMBRE DE CAÍN (1992)

EN NOMBRE DE CAÍN se trata de De Palma en su momento más pícaro, un guiño a PSICOSIS con John Lithgow brindando una de sus mejores interpretaciones (o cinco, para ser más exactos). Interpreta al Dr. Carter Nix, un psicólogo infantil obsesionado con analizar a su hija. Resulta que Carter sufre un trastorno de personalidad múltiple, provocado por su padre infernal (Lithgow), y su locura se vuelve peligrosa cuando su mujer (Lolita Davidovich) decide dejarle por otro hombre (Steven Bauer).