Las epidemias y las enfermedades nunca han dejado de inquietarnos. Han moldeado la historia humana desde el resfriado común hasta la muerte negra y el VIH por lo que no tardaron en contagiar al mundo de cine, sobre todo en una época en la que la civilización occidental se ha engañado a sí misma creyendo que está a salvo de la peste. Pero lo más seguro es que la enfermedad más mortífera está a la vuelta de la esquina. Por lo tanto, para celebrar el DÍA DE APRECIACIÓN DE LOS VIRUS (3 de octubre), hoy vamos a echar un vistazo a 5 películas que te dejarán con ganas de pedir un suministro interminable de mascarillas y toallitas desinfectantes.

PROFECÍA MALDITA (1979)

Un ecologista de la Administración Estatal es elegido para mediar en un conflicto entre una tribu de indios americanos y una factoría de papel de una zona aislada de Maine, algunos de cuyos empleados han desaparecido misteriosamente. Resulta que la factoría está vertiendo residuos en los ríos de la zona, lo que está provocando graves enfermedades entre los miembros de la tribu y mutaciones en la vida salvaje del bosque. No parece tan significante al principio cuando encuentran renacuajos del tamaño de un caniche, pero un gigantesco oso mutante con mal genio levanta alguna sospecha que otra.

LOS CRAZIES (1973)

Esta película relata como un arma biológica creada por el gobierno se estalla, contaminando el suministro de agua de una pequeña ciudad. Y como el arma aún no ha sido probada por el gobierno, nadie sabe lo que está a punto de suceder. Contamina al pueblo entero y los locales empiezan a sucumbir a un desenfreno incontrolable de violencia. Pero lo más inquietante no es eso, es el hecho de que el gobierno intenta cubrir la historia y poner en cuarentena a todo el pueblo. Cuando sus intentos de detener la propagación fracasan, empieza un debate «casual» sobre si deberían aniquilar el pueblo con armas nucleares o no. ¿Quién es el enemigo real? ¿Las víctimas de la enfermedad o el gobierno que la creó?

EN LA PUERTA DE CASA (2006)

Esta película presenta la enfermedad como un acto de terrorismo: una bomba sucia lanzada sobre Los Angeles. El espectador tiene información muy limitada sobre el virus ya que la película está contada desde la perspectiva singular de un hombre que está en casa en el momento de la explosión y la información que recibimos llega vía transmisiones de radio y de una esposa enferma que está atrapada «en la puerta de casa» ya que el Gobierno ha obligado a la gente a sellar sus casas y aconseja no salir a la calle para no contagiarse.

El pánico en ambos lados de la puerta se intensifica, obligándonos a reflexionar sobre lo que haríamos en tal situación tan extrema haciendo hincapié en que nuestra paranoia puede estar haciéndonos mucho más daño que bien.

INFECTADOS (2009)

¡Los infectados ya están muertos!

INFECTADOS  es una pequeña e inteligente <<road movie>> que navega por un territorio que no suele explorarse en este subgénero sobre las pandemias. Protagonizada por Chris Pine, la cinta sigue a un grupo de cuatro jóvenes que todavía no han sido infectados y se dirigen a una apartada playa del Golfo de México con la intención de refugiarse hasta que pase la epidemia. Los síntomas del virus son realmente horribles, pero el verdadero terror se apodera cuando los jóvenes se ven obligados a tomar las decisiones más difíciles, casi siempre con la supervivencia de sus mejores amigos y / o seres queridos en juego.

El hecho de que el director logra convencer a su público de que quizás sería mejor contagiarse el virus que tener que tomar decisiones tan difíciles es en sí mismo motivo suficiente para recomendar esta película ya que es algo que rara vez se ha visto en el cine.

NEKROTRONIC (2018)

Y vamos a acabar con un virus muy diferente pero igual de inquietante, sobre todo en esta época.

Si estás leyendo esto en tu ordenador o móvil, corre por tu vida de la mano del director australiano Kiah Roache-Turner, escrito por él y su hermano, Tristan, después de su ópera prima, WYRMOOD: LA CARRETERA DE LOS MUERTOS llega – NEKROTRONIC. Las fuerzas del mal han prosperado, especialmente, desde que han descubierto que pueden llevar a cabo posesiones demoníacas a través de la red. Los Nekromancers, cazadores de demonios, se pondrán en manos de un basurero que, sin saberlo, posee poderes ancestrales que podrían poner fin a algo mucho peor que un mero virus informático.