Si bien es necesario mantener nuestra imaginación viva, una necesidad que se puede decir que es vital para el alma humana, el «Día del Escéptico» (13 de enero) celebra a quienes nos ayudan a mantener los pies en el suelo mientras tratamos de alcanzar las estrellas. En resumidas cuentas, son uno de los mejores recursos para los soñadores, y también pueden ser sus peores impedimentos.

Como tantas películas de terror abordan fenómenos inexplicables, hay decir que los escépticos abundan en nuestro género preferido. Por lo tanto, hoy hemos querido celebrar el día con esta selección de cintas de terror protagonizados por algunos de los personajes más escépticos de la historia del cine…

CANDYMAN: EL DOMINIO DE LA MENTE (1992, Bernard Rose)

Dirigida por Bernard Rose, Candyman es, sin lugar a dudas una de las más logradas adaptaciones de la obra de Clive Barker y, sin duda, una de las mejores películas «slasher» de la época dorada del género en los años 80. La cinta sigue a Helen, una estudiante escéptica investiga una leyenda urbana sobre el «supuesto» espíritu vengativo de un esclavo que fue linchado y mutilado por una multitud iracunda y enloquecida tras ser injustamente acusado de violar a una mujer blanca. Cuando Helen prueba su confianza intelectual recitando el nombre de Candyman cinco veces, pone en movimiento una serie inevitable de eventos sobrenaturales, culminando en una serie de matanzas espantosas en las que Helen sostiene el arma del asesinato.

 

1408 (2007, Mikael Håfström)

Una de las adaptaciones más infravaloradas de Stephen King, 1408 se trata de un cuento clásico protagonizado por John Cusack como un escéptico escritor de libros de terror. De hecho, se dedica a desacreditar fenómenos paranormales ocurridos en supuestas casas encantadas. Aunque no cree en la existencia de vida más allá de la muerte, sus ideas al respecto cambiarán cuando entre en la habitación 1408 del Hotel Dolphin.

Como hemos dicho, es una cinta muy infravalorada ya que Håfström logra meternos en la piel del personaje de Cusack y mantener una tensión constante de principio a fin.

 

THE SKEPTIC (2009, Tennyson Bardwell)

The Skeptic aporta una perspectiva fascinante sobre  la psicología del «realismo científico» y el «realismo ingenuo». Cuando al escéptico abogado Bryan Becket lo informan de la muerte de una tía lejana, sólo piensa en heredar la mansión de su pariente. Para empezar, decide que su esposa Robin y su hijo se instalen en la casa hasta que se venda. Sin embargo, su compañero Sully le cuenta que su tía había hecho testamento, dejando la casa al Instituto de Tecnología dirigido por el doctor Warren Koven, un científico que investiga los trastornos del sueño. Después de visitar al Dr. Koven, Bryan empieza a sentirse acosado y angustiado por susurros y voces inexplicables, descubriendo así que existe un mundo desconocido que es más aterrador que la realidad.

 

HOUSEBOUND (2014, Gerard Johnstone)

Si uno descubriera que la casa donde vive está encantada, su primer impulso sería mudarse, pero, ¿qué ocurre si la ley te impide abandonar el hogar? Pues eso es justo lo que le sucede a la «supuestamente» escéptica Kylie, una delincuente temperamental que tiene que cumplir una sentencia en arresto domiciliario, compartiendo penurias, escalofríos y risas con su madre perspicaz y con un «supuesto» espíritu de lo más molesto.

Johnstone mantiene el equilibrio perfecto entre el humor y el terror. Es un Ninja en el arte de cómo provocar a su audiencia con un giro engañoso tras otro, lo que hace que la película sea mucho más entretenida aún es el hecho de que todo el mundo verá algo de su propia madre en la madre de Kylie (Rima Te Wiata).

 

GHOST STORIES (HISTORIAS DE ULTRATUMBA) (2017, Jeremy Dyson, Andy Nyman)

Hay muchas antologías de terror entretenidas, pero muy pocas logran enhebrar sus “segmentos” dentro de un marco mucho más amplio como consigue esta ingeniosa cinta de Jeremy Dyson y Andy Nyman. Basado en su obra teatral del mismo nombre, Dyson y Nyman logran adaptar Historias de ultratumba en una antología de terror que no solo es divertida y sorprendente, sino también increíblemente aterradora. Nyman interpreta al escéptico profesor Phillip Goodman encargado de desacreditar tres casos inexplicables de apariciones y, como es de esperar, está a punto de llevarse una desagradable sorpresa.Hay mucho que saborear aquí, a pesar de su receta rebosando con ingredientes convencionales, y el resultado es entretenimiento efectivo, perspicaz y muy bien elaborado.