De todos los monstruos que conocemos, ¿cuál podría considerarse más emblemático que el Conde Drácula? El vampiro por excelencia, el Conde Drácula ha inspirado decenas de películas e historias por todo el mundo, sin mencionar la inmortalidad virtual del personaje como uno del los personajes más queridos en Halloween. Por todos estos motivos, es innegable que este icono del terror merece su propio día festivo (26 de mayo) para que el mundo pueda mostrar su aprecio por sus aportaciones al mundo del cine y la literatura a lo largo de los siglos.

Para celebrar la trascendencia de este personaje demoníaco en el mundo del cine, a continuación presentamos una lista de 5 películas muy recomendables que abordan el concepto de vampirismo en vez de limitarse simplemente a relatar el clásico cuento…

GANJA & HESS (1973)

Una película completamente olvidada, incluso por los fanáticos del cine de terror más radical es esta estimulante y onírica cinta de Bill Gunn. Partiendo de los dogmas de uno de los grandes éxitos de aquellos años, Blacula, es una singularísima película que combina el cine experimental con el género de terror desde la perspectiva afroamericana. La cinta narra la caída a los infiernos del Dr. Hess Green, un arqueólogo que supervisa la excavación de la antigua civilización de Myrthia. Es apuñalado con un cuchillo antiguo por su asistente de investigación, que luego se suicida. El arma estaba infectada con gérmenes y cuando Hess despierta, descubre que sus heridas han sanado y tiene una insaciable sed de sangre.

Huyendo de la imagen romántica y seductora de la figura del vampiro, el controvertido Gunn nos ofreció una de las cintas más asombrosas de su filmografía en la cual, utiliza el inmortal mito del vampiro para explorar las adicciones, la identidad afroamericana y la obsesión personal.

MARTIN (1977)

Un buen día George A. Romero dejó de lado los zombies y se metió con los chupasangres. John Amplas le da vida a Martin, un psicópata con Síndrome de Renfield recién llegado de la ciudad a un decadente pueblito de Pennsylvania donde tratará de salvar su alma y refrenar sus impulsos buscando alternativas menos sangrientas. Martin tiene el característico tratamiento realista del director y es su primera colaboración con el gurú de efectos especiales, Tom Savini.

Sin duda, es una de las cintas más asombrosas de la filmografía de Romero en la cual, utiliza el inmortal mito del vampiro para explorar relaciones personales y la importancia de aceptarse a uno mismo.

THE TRANSFIGURATION (2016)

Muy rara vez hemos visto el primer largometraje de un director desconocido en el Festival de Cine de Cannes, pero los organizadores del festival vieron algo muy especial en el debut del escritor / director Michael O’Shea La Transfiguración y lo acabaron proyectando en la selección ‘Un Certain Regard’.

Con un pedazo de elenco que incluye Eric Ruffin, Chloe Levine, Larry Fessenden y Lloyd Kaufman, este cuento conmovedor y enfriador de O’Shea sigue al adolescente Milo, que vive sólo con su hermano mayor. Víctima del acoso escolar, él busca el consuelo en un hobby bastante poco ortodoxo: el vampirismo, que ha aprendido gracias a su colección extensa de películas del vampiro.

Con una química mágica entre Ruffin y Levine y un guión meticuloso, ésta es la película perfecta para los que prefieren su terrores más auténticos posible.

ABIERTO HASTA EL AMANECER (1999)

Cuatro años después de lograr hacerse un nombre con su debut como director, RESERVOIR DOGS, una de las mejores películas de atracos de todos los tiempos, Quentin Tarantino unió fuerzas con Robert Rodríguez para volver a abarcar el mismo terreno pero esta vez inyectando un elemento que nadie vio venir: el vampirismo.

Le película sigue a los hermanos Seth (George Clooney) y Richard Gecko (Tarantino) quienes acaban de protagonizar un sangriento atraco cerca de la frontera con México. Con el FBI y la policía de Texas pisándoles los talones se dirigen a un bar conocido como ‘La Teta Enroscada’, donde tendrán que esperar hasta el amanecer para encontrarse con Carlos, un narcotraficante con el que los Gecko hicieron un trato. Por desgracia para ellos, no contaban con que este bar fuera una guarida de vampiros y tendrán que hacer milagros para sobrevivir hasta que el sol haga su aparición.

Los excéntricos personajes son, sin duda, el punto fuerte de esta road movie que rinde un homenaje magistral al cine gore de serie B y, tal como fue el caso con RESERVOIR DOGS; el eje central de la cinta no se encuentra en el atraco, sino en descubrir dónde demonios han quedado con un contacto para ayudarles a huir de la justicia.

Rápidamente se convirtió en todo un clásico engendrando dos secuelas (en 1999 y 2000), un cómic y una serie de televisión.

DÉJAME ENTRAR (2008)

Cuando aceptó dirigir este proyecto, Tomas Alfredson no tenía ninguna gana en rodar una película de vampiros sino que quiso contar una historia sobre el bullying ya que lo había sufrido él mismo de pequeño.

Redefiniendo el subgénero de vampiros y cargada de emociones genuinas, esta historia de corte intimista que no sólo habla de criaturas chupa sangres, sino que explora el despertar sexual de un niño que sufre el acoso escolar, enamorado de una pequeña vampira que le ayudará a superar sus miedos, la película sabiamente juega con el fuera de campo y las elipsis para narrar las vicisitudes de la vampira, mientras que se centra en la relación de los jóvenes protagonistas, abriendo la película a los interrogantes y la perturbación.