¿Cinco raciones de verduras al día? ¿Siete? ¿Diez? Los nutricionistas están de acuerdo en que, cuando hablamos de la fruta y las verduras frescas, muchos de nosotros no estamos comiendo lo suficiente. Como hoy (16 de junio) es el «día de las verduras frescas», es el momento perfecto para invitar a la familia y a los vecinos para gozar de un divertido y sorprendente festín sin carne.

Dicho esto, aunque se ha demostrado que las verduras son el secreto para mantener una buena salud, muchas películas de terror nos han hecho dudar de ello, como lo demuestra la siguiente lista de cosechas crueles…

La invasión de los ladrones de cuerpos (1956)

¡Vainas de guisantes gigantes del espacio exterior! Pero no contienen guisantes, sino nosotros… réplicas vegetales de las personas más cercanas que se incuban y reemplazan a las versiones originales humanas mientras duermen. Este espeluznante clásico de la ciencia ficción, basado en el libro de Jack Finney, ha sido adaptado tres veces. El remake más reciente, INVASIÓN, inexplicablemente dejó a un lado a las vainas.

Una increíble sensación de tensión exponencial, junto con algunas de las imágenes más impactantes que se han hecho en una película con una calificación PG (recomendación de supervisión por parte de un adulto para niños menores de 12 años), y el resultado es una de las mejores películas de terror sobre vegetales que se han hecho nunca.

Troll 2 (1990)

Con un 0% de críticas positivas en Rotten Tomatoes y apareciendo en el ranking de las 100 peores películas en IMDb, todo lo que necesitas saber sobre esta obra maestra se puede resumir en dos cosas: La película no es una continuación de la trama de la primera película, y no aparecen trolls.

Con TROLL 2 de Claudio Fragasso, uno de los maestros de la ‘italo-exploitation’, estamos ante una película de culto gracias en mayor parte a nuestra incapacidad para creer que algo así pueda existir.

TROLL 2 que, según el propio director, es una obra maestra que trata temas trascendentales como comer, vivir y morir, relata cómo unos goblins (no trolls) vegetarianos convierten a sus víctimas humanas en verduras para poder comerles.

Todos habéis visto películas espantosas que no habéis podido aguantar hasta el final de lo malas que son, pero Troll 2 tiene una cierta magia que provoca fascinación y desparrame a partes iguales. Y es precisamente por eso que la cinta conquistó el alma de tantísimos fans y no ha sido olvidada con el paso del tiempo.

La semilla del espacio (1963)

Esta cinta se adaptó al cine inspirada en la novela «El día de los trífidos» de John Wyndham. Tras contemplar las luces que provoca una lluvia de meteoritos sobre la Tierra, la mayor parte de la población mundial queda ciega. Al poco tiempo, unas enormes plantas traídas del espacio por los mismos meteoritos que provocaron el extraño fenómeno lumínico, aparecen por doquier dispuestas a devorar a la humanidad. Las pocas personas que aún conservan la visión son la única esperanza para los supervivientes.

Ha sido adaptada como serie de televisión dos veces (en 1981 y en 2009), sin embargo, sin tantas plantas mortíferas y sin tanto éxito aunque la serie de 1981 merece la pena ver si aún no la has visto.

El ataque de los tomates asesinos (1978)

En 1978, EL ATAQUE DE LOS TOMATES ASESINOS fue desatado en el mundo. Anunciado como una cinta musical, cómica y de terror, y definido como «la peor película sobre verduras jamás rodada», es una película en la línea de ATERRIZA COMO PUEDAS, así como de las comedias de Mel Brooks y Monty Python que la precedieron. Haciendo parodia de las películas B de los años 50 y 60, la cinta cuenta la historia de unos tomates, hartos de tantos años de acabar como sofrito o Bloody Mary, están cobrando vida y están asesinando a los humanos. Se sospecha que este hecho está provocado por un pesticida creado por un loco que quiere el control del mundo. Sólo un agente especial y su osado comando lucharán para detener la invasión de tomates que se avecina… y que amenaza a la humanidad con el exterminio. Hay temas musicales y chistes tópicos de la década de los 70, y mucha, mucha gente gritando mientras unos tomates, tanto gigantes como de tamaño normal, se sientan junto a ellos.

No es de extrañar, por supuesto, que incluso hoy en día, esta película sigue siendo considerada como una de las películas de terror más cutres, extrañas y entretenidas que hemos podido ver hasta la fecha.

Matango (1963)

A pesar de su importancia en la cocina, creemos que muchos de nosotros somos un poco cautelosos con los hongos silvestres y sus potenciales propiedades psicodélicas/venenosas.

Ishirō Honda aprovechó de nuestra cautela natural con las setas en la película Matango que sigue a siete turistas que naufragan en una misteriosa isla tropical. No se detectan animales, no hay comida, casi no hay agua potable. Los supervivientes detectan pronto restos de otros muchos naufragios, pero nadie en la isla. Debido a sus condiciones empiezan a surgir disputas por casi todo, hasta que el hambre lleva a algunos de ellos a comer los hongos que parecen plagar parte de la isla y los restos de los naufragios…

Dada la época en que se rodó, nos ofrece un trasfondo sumamente pesimista, apocalíptico pero que a la vez invita a la reflexión y sigue siendo tan válido ahora como lo era entonces.

¿Y para vosotros? ¿Cuáles son las mejores películas sobre verduras mortíferas de todos los tiempos?