Un 21 de agosto, hace 38 años, se estrenaba UN HOMBRE LOBO AMERICANO EN LONDRES, una cinta de referencia obligada con sus desparpajos, su humor oscurísimo combinado con su brutalidad sin límites y sobre todo, por poner bien alto el listón en lo que a hombres-lobo se refiere.

Con motivo de su aniversario, hemos recopilado una selección de curiosidades interesantes sobre esta cinta que se ha ganado el estatus de culto por lo característico de su historia y que sigue siendo objeto de admiración entre los espectadores actuales:

John Landis escribió el guión de la película tras un incidente en Yugoslavia mientras rodaba Los violentos de Kelly en la que ejerció de asistente de dirección. Estaba conduciendo por una carretera con un compañero y Landis se topó con un funeral gitano, el cuerpo estaba enterrado en una tumba profunda, envuelto en ajo y con los pies por delante para que no se levantara de entre los muertos.

El guión tardó varios años en ser llevado a la pantalla mientras Landis conseguía el dinero para poder financiarlo. Curiosamente su debut como director fue una comedia de terror, EL MONSTRUO DE LAS BANANAS (1973), donde conoció al alguien imprescindible para realizar UN HOMBRE LOBO AMERICANO EN LONDRES, al maestro de los efectos de maquillaje Rick Baker. De hecho, gracias a su trabajo en esta película, se creo el Oscar al Mejor Maquillaje cobrando también fuerza los aportes técnicos, en 1981.

Gracias a varios éxitos de taquilla consecutivos, Landis pudo conseguir el dinero necesario para su realización y se puso en contacto con Baker para ponerse manos a la obra con la pelí, pero Baker ya se encontraba trabajando en otra película de hombres lobo, AULLIDOS (1981), en la que estaba utilizando las técnicas que había diseñado para UN HOMBRE LOBO AMERICANO EN LONDRES. Pero Baker, que llevaba casi 10 años deseando trabajar en la película, abandonó el rodaje de AULLIDOS para trabajar con Landis. Su ayudante en aquella película, un tal Rob Bottin lo sustituyó en el rodaje.

Los ejecutivos del estudio esperaban que John Landis diese el papel de David a Dan Ayroyd y a John Belushi el de Jack, con los que había trabajado en su anterior película (GRANUJAS A TODO RITMO), pero Landis rechazó esta idea. David Naughton fue fichado porque Landis le había visto en un anuncio de televisión para el refresco Pepper.

Landis quería una bestia que caminaba de cuatro patas; Baker tenia otras intenciones…. pero al final, se quedaron con la idea de Landis: «El perro del infierno”. Curiosamente, el aspecto final de la bestia hombre lobo se basó en Bosko, el perro de Rick Baker – un Keeshond.

Landis quería rodar un desnudo integral de David Naughton pero cuando Naughton informó a Landis de que no estaba circuncidado, el director cambio de opinión.

Naughton siempre había tenido miedo de los lobos. En una de las escenas de la película se despierta totalmente desnudo en una jaula llena de lobos. El problema era que los entrenadores de los lobos eran todas mujeres. Esto supuso un problema para Naughton. De hecho, le dijo a Landis si no había entrenadores que fueran hombres, porque iba desnudo.Al final se tuvo que quitar la vergüenza y hacer la escena con las entrenadoras femeninas.

Como se ha dicho, la anterior película de Landis fue «The Blues Brothers». El director preparó una proyección gratuita de la película para un buen número de agentes de la policía londinense.No lo hizo desinteresadamente, ya que estaba buscando conseguir los permisos para poder rodar en Piccadilly Circus. Su plan funcionó y le dieron permiso para rodar de 1 a 4 de la madrugada durante el mes de febrero. Fue todo un logro ya que durante quince años se había prohibido rodar en esta emblemática plaza.