Aunque es bien sabido que el «maestro de terror», Stephen King no es fan de la versión de EL RESPLANDOR que realizó Stanley Kubrick,  sigue siendo una de las adaptaciones favoritas de todos sus fans, por lo que su secuela, dirigida esta vez por Mike Flanagan, es una de las películas de terror más esperadas del año.

Tras una relación muy prolífica con Netflix – HUSH, EL JUEGO DE GERALD y la serie ‘La maldición de Hill House’ – Flanagan vuelve a la carga con DOCTOR SUEÑO, la secuela que llegará a nuestros cines el próximo mes de noviembre. La historia transcurre algunos años después de los acontecimientos de EL RESPLANDOR, y sigue a Danny Torrance (Ewan McGregor), traumatizado y con problemas de ira y alcoholismo que hacen eco de los problemas de su padre Jack, que cuando sus habilidades psíquicas resurgen, se contacta con una niña de nombre Abra Stone, a quien debe rescatar de un grupo de viajeros que se alimentan de los niños que poseen el don de «el resplandor».

Mientras esperamos con ansias que llegue la fecha de estreno, hemos recopilado una selección de curiosidades sobre la primera cinta de Kubrick que quizás desconocías…

– Aunque Jack Nicholson fue la primera elección de Kubrick para el papel de Jack, otros grandes nombres como Robert De Niro o Harrison Ford también recibieron una copia del guión. De Niro ha comentado en varios ocasiones que tuvo pesadillas durante semanas después de leerlo.

– La cinta se proyectó al público por primera vez el 23 de mayo de 1980 pero apenas unos días después, Kubrick y la Warner pidieron a los exhibidores que cortaran una escena del final (la escena del hospital) y devolvieran a la distribuidora el celuloide sobrante.

– Para proteger la infancia de Danny Lloyd (Danny), Kubrick jamás le reveló que estaban rodando una cinta de terror. Le dijeron que era una película de drama, y no la vio hasta que cumplió 16 años.

– El propio Jack Nicholson es responsable de la improvisada frase “Here’s Johnny” que está en el ranking de las 100 mejores frases de películas del mundo.

– Kubrick le hizo repetir a Shelley Duvall hasta en 127 ocasiones la escena del bate de béisbol, llegando a conseguir un Récord Guiness por ser la escena con más tomas jamás realizada.

Duvall acabó incluso perdiendo mechones de pelo por el estrés.

– Existen muchas teorías sobre la película: Una teoría es que Kubrick ayudó a falsificar el aterrizaje en la Luna y la película es su confesión. Otra afirma que se trata del genocidio de los nativos americanos mientras otra dice que es un relato sobre el Holocausto y los campos de concentración.

– En la escena donde Jack rompe la puerta, el departamento de arte fabricaron una que pudiera romperse fácilmente. No sabían que Nicholson había sido bombero voluntario y supo romper la puerta con mucha facilidad. Por lo tanto, al final, el equipo cambió la puerta por una real.

– La icónica escena del elevador sangriento tardó alrededor de un año en planificarse pero sólo tres días en ser rodada. El problema venía porque Kubrick no estaba contento con la sangre que salía del ascensor – no le parecía auténtica – así que se utilizaron maquetas a escala.

– Se rumoreó que durante el rodaje, Kubrick llamó en varias ocasiones a Stephen King de madrugada para hacerle todo tipo de preguntas como “¿Crees en Dios?” Esas historias llegaron a oídos de Steven Spielberg que le preguntó a Kubrick si era verdad. El cineasta lo negó en rotundo.

Y para terminar, te vamos a dejar con la copia del guión del mismísimo Jack Nicholson: