Un buen día, Don Coscarelli, Jr. tuvo una pesadilla: Corría por unos pasillos largos de mármol, perseguido por una esfera de cromo que intentaba perforar su cráneo con una aguja…

Esa imagen os sonará ya que su siguiente sueño se convirtió en una película de terror, algo que consiguió y que se estrenó el 28 de marzo de 1979, convirtiéndose en una de las sensaciones del cine independiente del año. Y por si eso fuera poco, cabe decir que Phantasma se convirtió en un título de culto desde el principio. Su éxito en taquilla fue notable teniendo en cuenta su bajo coste, y además tuvo el honor de ser una de las principales influencias de un joven Wes Craven para su gran Pesadilla en Elm Street; una cinta que no se puede entender sin el antecedente de Phantasma.

Y es que PHANTASMA es, más que una película, una pesadilla que se nos permite ver en la gran pantalla. Lejos de los intereses más artísticos de cineastas como David Lynch, Xavier Dolan o Alejandro Jodorowsky, el efecto se consigue aquí por la falta de medios (unos trescientos mil dólares) unida a la fuerza creativa tras la cámara.

Con motivo del 40 aniversario de su estreno, recordamos esta rara avis dentro de su propio género con esta selección de curiosidades…

– Coscarelli consiguió hacer su película, con sus propias reglas y sus propios medios, sin apenas interferencias externas. El propio director calculó el coste de la cinta en unos trescientos mil dólares que fueron financiados mayormente desde el bolsillo de sus propios padres. Se rodaba mayormente los fines de semana, el propio Coscarelli hacía también de cámara y editor y, sorprendentemente, no había un guión cien por cien acabado. De hecho, la propia historia iba mutando según se iba rodando más material con unas buenas dosis de improvisación y, para cuando llegó la hora de cerrar la producción, hasta existían varios finales rodados entre los que poder elegir.

– Como resultado de rodar tantas escenas sin un guión cerrado, las primeras pruebas de público fueron un fracaso por la excesiva duración de la cinta (unas tres horas). Por lo tanto, Coscarelli tuvo que apurar al máximo el metraje y cortar aquellas escenas en las que había demasiada exposición. Gracias a este arduo proceso, la narración fue fragmentándose hasta casi desaparecer y convertirse en una sucesión de escenas sugestivas que parecen esconder más de lo que muestran. Curiosamente, una selección de las escenas descartadas se utilizaron para la cuarta parte, PHANTASMA IV: APOCALIPSIS, estrenada en 1998.

– Hemos dicho que PHANTASMA sirvió de inspiración para PESADILLA EN ELM STREET pero ¿cuáles fueron las inspiraciones para Coscarelli?

Como hemos comentado en el preámbulo, Coscarelli confesó que el germen de PHANTASMA estaba en unas pesadillas recurrentes que tenía siendo niño, en las que unas esferas metálicas le perseguían.

Aparte de eso, quería que la película fuese una adaptación de la novela de Ray Bradbury ‘La feria de las tinieblas’ pero, debido a la falta de presupuesto para hacerse con los derechos de esta, optó por tomar esa idea simplemente como inspiración para su obra.

Cinematográficamente hablando, el director estuvo muy influenciado por la cinta de ciencia ficción INVASORES DE MARTE de William Cameron Menzies. También tomó nota del ambiente enrarecido que se palpaba en SUSPIRIA del gran Dario Argento que se estrenó en 1977, el mismo año en el que tuvo lugar el rodaje de PHANTASMA.

También cabe destacar que para poder asimilar todas sus influencias e inspirarse por sí mismo, Coscarelli pasó dos semanas en una cabaña aislada en las montañas en las afueras de Los Ángeles mientras escribía el guión.

– El co-productor Paul Pepperman fue a hablar con Angus Scrimm en un pre-estreno de KENNY Y COMPAÑIA para comentarle que Coscarelli había escrito un papel para él en su próxima producción. Cuando se enteró de que se trataba de un papel de un «alien», Scrimm se entusiasmó y le preguntó de inmediato de qué país pertenecería su personaje. Pepperman contestó: «No es de otro país, es de otro mundo». Curiosamente, aunque siendo muy alto, 1,93 m, Angus Scrimm llevaba trajes de varias tallas más pequeñas y botas con plantillas dentro para medir casi 10 centímetros más.

– Para las escenas de las esferas voladoras se optó por recurrir a efectos especiales. En este caso, lo que se hacía era simplemente que un lanzador de un equipo de béisbol tiraba la bola y después la toma se incluía en el montaje del revés.

Las esferas fueron diseñadas por Willard Green, quien emitió un recibo por valor de 1100 dólares por su trabajo. Desgraciadamente, murió cuando PHANTASMA aún estaba en la sala de montaje, por lo que no llegó a ver el resultado final de su trabajo en pantalla.

– La canción «Ace of Spades» de Motörhead fue lanzada un año después de PHANTASMA y se dice que tiene sus orígenes en la película. En una proyección de la película en Nueva York, el público oía a Lemmy murmurando que la cabeza de Mike se parecía al «as de espadas» y pasó gran parte del resto de la película escribiendo las letras en un bloc de notas .Y si eso fuera poco, también se dice que escribió sus apuntes para la canción usando un lápiz que David Soul le había regalado ese mismo día.

– Después de rodar la escena en la que su personaje es asesinado por una de las esferas plateadas, Kenneth V. Jones se encontraba demasiado cansado para que le quitaran el maquillaje, por lo que volvió a su casa tal cual como estaba. De regreso, fue detenido por un oficial de policía que, naturalmente, sospechaba que Jones había cometido algún delito ya que estaba cubierto de sangre falsa. Le costó mucho a Jones convencer al policía que era un actor y que había estado rodando la escena de su muerte.