A principios de los años 80, Michael Myers había asesinado a innumerables civiles, había aterrorizado a todas las niñeras de Haddonfield, y había recaudado millones de dólares en la taquilla, gracias al éxito de las dos primeras entregas de la saga Halloween, que se estrenaron en 1978 y 1981, respectivamente.

Pero, a pesar de esas estadísticas impresionantes, los creadores – el director John Carpenter y el escritor y productor Debra Hill – ya se habían cansado de Michael y decidieron, junto con el director que tenían en mente para la tercera entrega en un primer momento, Joe Dante, que ya era hora de crear una franquicia de terror completamente diferente para inaugurar una serie anual de películas entorno a la Fiesta de Halloween. ¿Y el resultado? El 22 de octubre de 1982, Halloween III: El Día de la Bruja se estrenaba en cines, pero fue vista como trillada por gran parte de los críticos y acabó recaudando tan solo 14,4 millones en los Estados Unidos, convirtiéndose, hasta ese momento, en la película que menos dinero había obtenido de la saga. Como era de esperar, los productores decidieron devolverle la vida a Michael para las secuelas posteriores.

No obstante, 37 años después se la considera una película de culto y la gente ya no guarda tanto rencor por el hecho de que Michael Myers no apareció en la película. Con motivo del 37 aniversario de la cinta, queremos celebrar la entrega más singular de la saga Halloween con esta selección de curiosidades y anécdotas que quizás desconocías.

 

– Se ha dicho en numerosas ocasiones que acabaron usando 60% del guión de Nigel Kneale. John Carpenter hizo algunos cambios al guión original de Kneale y luego, algo que sorprendió a Carpenter gratamente, Wallace quiso añadir algunas ideas suyas. Después de tantos cambios, el escritor original, Kneale, demandó a los productores, para que no incluyeran su nombre en los créditos, después de ver lo violenta que era la cinta.

– Una novela de la película fue publicada en 1982 por el escritor de ciencia ficción Dennis Etchison bajo el seudónimo de Jack Martin. A pesar del fracaso de la película en taquilla, el libro se convirtió en un best-seller e incluso fue reeditado dos años después del estreno de la película, en 1984.

– Usando los moldes originales, las máscaras de la calabaza, la bruja y la calavera que vemos en la película fueron producidas en masa por el estudio Don Post y vendidas en tiendas minoristas para promocionar el estreno de la película.

– Michael Myers no regresó como un personaje fundamental en la película, pero sí tiene un cameo: Aparece un anuncio para la película original, La noche de Halloween (1978) en una televisión en un bar. A parte de Myers, Jamie Lee Curtis fue la voz de la locutora del toque de queda y telefonista de Santa Mira pero no fue acreditada.

– El diseñador de efectos visuales John C. Wash tardó entre tres y cuatro semanas para crear la secuencia de los títulos de crédito de entrada a la película. Estudió en la USC con Tommy Lee Wallace y John Carpenter, y después trabajó con Carpenter en las películas La Cosa y 1997: Rescate en Nueva York.

– La canción «Silver Shamrock» usada para promocionar las míticas mascaras suena 14 veces a lo largo de la pelicula: cuatro veces en la gasolinera, una vez en la casa de Linda Challis; una vez en el hospital, una vez en el bar, dos veces en las televisiones en el escaparate de la tienda, dos veces en la radio, una vez en la recepción del motel, una vez en una sala de pruebas, y una vez en el área de admisión final.

– Por increíble que parezca, la película no se proyectó en salas de cine en España hasta 34 años después. Solo se proyectó en Barcelona (Phenomena) durante 1 día en VOSE.