Se cuentan sentados alrededor de hogueras, pasan de generación en generación y se recuerdan desde tiempos inmemoriales. Siembran el miedo en los corazones y las mentes de niños y adultos por igual. Sus personajes toman muchas formas, ya sean criaturas sedientas de sangre de la noche, fantasmas en busca de venganza o vórtices siniestros. Y cada vez que se cuentan, el terror se extiende. Hablamos, por supuesto, de las leyendas urbanas y hoy en DARK queremos compartir con vosotros una de las historias más espeluznantes que hemos encontrado para que la podáis compartir con vuestros amigos, hijos, nietos: la leyenda del «Hombre Cabra de Maryland», una criatura legendaria que tiene la cabeza y los cuartos traseros de una cabra y el cuerpo de un humano.

Según la leyenda que suena como una novela de HP Lovecraft, un científico que investigaba el comportamiento de las cabras en el Centro de Investigación Agrícola de Beltsville hasta que su experimento fracasó, y acabó siendo víctima de su propio experimento, mutándose y convirtiéndose en una cabra que acabó deambulando por las carreteras secundarias de Maryland con un hacha en mano. Si eso no es suficientemente aterrador, también se rumorea que el USDA incluso se vió obligado, en un momento dado, a negar públicamente la creación de la bestia en su centro de investigación en Beltsville.

La primera versión documentada del Hombre Cabra fue en 1957, cuando una pareja que regresaba a casa vio a una criatura mitad hombre, mitad animal parado en el medio de la calzada. El primer encuentro violento tuvo lugar en la década de los ’60 , cuando una joven pareja estaban «aparcados» en las afueras de la calle Fletchertown. La pareja estaba siendo acosada por algo en el bosque cuando el chico salió a investigar pero nunca regresó. Al día siguiente, encontraron su cabeza cortada colgada en un árbol justo encima de donde había estado aparcado el coche, pero nunca fue hallado su cuerpo. En el verano de 1962, el Hombre Cabra llegó a ocupar los titulares cuando fue acusado de la muerte de catorce personas que estaban de excursión. En total, doce niños fueron asesinados junto con los dos adultos que les estaban supervisando. Algunas víctimas sobrevivieron al ataque y afirmaban que la criatura había cortado a sus víctimas a pedazos con un hacha, mientras emitía chillidos agudos que «sólo el mismísimo diablo haría«.

Según los informes, cuando llegaron las autoridades a la escena del crimen, lo único que quedaba del baño de sangre fueron extremidades parcialmente comidas y un rastro de sangre que conducía a una cueva desolada. En la década de los 70, otro ataque brutal fue denunciado por una familia cuyo perro desapareció. Mientras buscaba al perro, el padre tropezó con la cabeza del perro tirado en el suelo, no muy lejos de la casa, y como el primer caso, el cuerpo nunca apareció. Y la leyenda sigue más viva que nunca hoy en día ya que en los últimos años, varias personas afirman haber visto el hombre cabra deambulando por algunos lugares en Texas, Wisconsin y Kentucky.

También ha sido muy presente en la cultura popular apareciendo en películas como DEADLY DETOUR, LEGEND OF THE GOATMAN: HORRIFYING MONSTERS, CRYPTIDS AND GHODS y la película de found-footage JIMMY TUPPER vs. THE GOATMAN y también en el videojuego independiente «Do you copy».

Curiosamente, en 2016 el científico Charles Foster recibió un premio IG Nobel por crear unas extensiones protésicas para sus extremidades para poder moverse como una cabra recorriendo los montes con ellas para observar sus hábitos.

¿Una vez más, se repite la historia? La respuesta más probable es que no ya que anteriormente Foster había intentado vivir como un ciervo en un campo escocés, donde fue presa fácil de los sabuesos y fracasó contundentemente tratando de ganarle los restos de comida a los zorros en las basuras de Londres…

Para ir acabando, si te interesa la leyenda que te acabamos de contar y un día te encuentras en la zona, puedes dirigirte hacia el foco de las actividades del Hombre Cabra en las Calles Fletchertown y Lottsford. Ahí es donde han tenido lugar la mayor cantidad de supuestos encuentros y aún se reciben noticias de adolescentes aterrorizados que dicen haber sido acosados ​​por alguien o algo en los bosques de las inmediaciones. Los locales afirman que es lo habitual encontrar al menos un cuerpo allí cada semana. Muchos creen que es sólo un desbordamiento de crímenes desde las cercanías de Washington DC. Ya sea que haya un hombre loco vestido como una cabra corriendo con un hacha, un científico loco bien conservado, crimen saliendo desde Washington, el Demonio o el mismísimo Hombre Cabra, sin lugar a dudas hay algo que está asustando tanto a los adolescentes como a los adultos. ¿Eres lo suficientemente valiente para ir a descubrirlo?