Un anuncio de solo 30 segundos para una marca de pañuelos de papel, que al parecer se emitió en la televisión japonesa a mediados de los años ochenta, no parece contener más que una peculiar escena de una mujer vestida de blanco jugando con un bebé enojado pintado de rojo mientras suena una melodía dulce de fondo.

 

Pero hay quienes están convencidos de que el anuncio contiene una maldición y puede tener que ver con una serie de muertes.

Después de que se publicara una grabación distorsionada del anuncio en YouTube el 23 de mayo de 2006, más de una persona ha afirmado haber experimentado fenómenos inquietantes al reproducir el vídeo justo a medianoche.

Uno de ellos tiene un canal sobre fenómenos paranormales en YouTube que se llama «Shrouded Hand», y usó la cámara de su teléfono para grabar el video desde una pantalla de TV a las 12:00 am… y lo que sigue es lo que publicó el 25 de marzo de 2006:

 

A continuación, presentamos los datos conocidos al respecto: el anuncio fue uno de tres anuncios publicitarios de kleenex producidos para la televisión japonesa en 1986; la mujer que aparece en el vídeo es la actriz Keiko Matsuzaka; y el bebé con un aspecto un tanto peculiar lleva puesto (intencionadamente) un disfraz de un demonio de la mitología japonesa. Pero todos estos datos no han evitado que los rumores acaben en una leyenda urbana realmente inquietante.

Varias teorías se han difundido por las redes sociales de manera desenfrenada, y hay quien afirma que la actriz, el bebé y muchos integrantes del equipo de producción murieron poco después de aparecer en el anuncio, y que la canción que suena en el fondo es una vieja maldición alemana. Hay incluso quienes dicen que algunas personas que vieron el vídeo a medianoche se volvieron locos y/o se suicidaron.

Al margen de la realidad que hay detrás de la leyenda, sigue siendo un anuncio realmente curioso… Es decir, ¿qué «diablos» tiene que ver un bebé diabólico con una marca de pañuelos? ¿Qué se supone que representa? Es un misterio que tal vez nunca se ha resuelto.

¿Conoces alguna leyenda urbana? Cuéntanoslo en Facebook o Twitter y le daremos cobertura en el blog.