Los creepypasta y las leyendas urbanas corren por los rincones más oscuros de Internet como una plaga, infectando a sus lectores e inyectándoles una importante dosis de paranoia. En nuestra búsqueda constante para el contenido más creepy, hemos desenterrado unas cuantas leyendas urbanas verdaderamente únicas… pero también hemos encontrado varios ejemplos de creepypastas que tienen un elemento específico en común: que nacen o se relacionan con una sola imagen que se hizo viral por las redes de una forma u otra.

Entre todos los casos que hemos encontrado, una de las historias más «populares» es la de un tal Jeff el asesino pero ¿quien es realmente?

La historia apareció por primera vez en 2008 y se basa en un asesino serial conocido como Jeff, que es habilidoso con las armas blancas, sobre todo con los cuchillos. Este personaje ha logrado alcanzar tanta popularidad como Slenderman, en parte, gracias a las fotos de su aterradora y grotesca cara sonriente.

Todo comienza cuando Jeff es pequeño y se muda a un nuevo vecindario junto a su familia. Tras ser atacado por tres adolescentes en una fiesta, el protagonista logra derrotarlos, dejando sus cuerpos en la calle con las muñecas rotas y varias heridas de cuchillo. A partir de allí, Jeff descubre el placer de infligir dolor sobre los demás.

Este maniático joven mutiló su rostro cortándose los párpados para así nunca poder dormir y las mejillas, retratando una sonrisa permanente. Después de asesinar a sus padres y a su hermano Liu a puñaladas, Jeff desapareció completamente y hasta el día de hoy se desconoce su paradero.

Dicho esto, con respecto a la imagen usada en relación con esta leyenda, en realidad solo estamos viendo lo que comenzó como un selfie, pero luego se aplicó un filtro para «borrar» las características faciales y exagerar los ojos y la sonrisa. Pero, aún así, incluso hay una leyenda sobre eso: se dice que la imagen original era un selfie sacado por una chica que luego se suicidó, después de lo cual alguien usó sus conocimientos de Photoshop para transformar su última foto en una caricatura grotesca.

¿Conoces alguna leyenda urbana? Cuéntanoslo en Facebook o Twitter y le daremos cobertura en el blog…